jueves, 10 de julio de 2014

EE UU amenaza con violar derechos de niños inmigrantes.


Una demanda alega que una gran mayoría de menores en procesos de deportación carecen de representación legal.
Una demanda alega que una gran mayoría de menores en procesos de deportación carecen de representación legal.



Barack Obama evitó visitar la zona conflictiva, durante su visita a Texas, donde se encuentran retenidos cerca de 57,000 niños inmigrantes, procedentes de varias naciones centroamericanas y México.

Reunido con el gobernador de Texas, Rick Perry, Obama prometió buscar una asignación de fondos para enfrentar la creciente crisis humanitaria. Se sabe que, hasta el momento, el presidente ha solicitado al Congreso la cifra de 3.700 millones de USD para paliar el reto que ha levantado la inusual ola migratoria.

EE UU debe de estar consciente que la causa principal del flujo migratorio obedece a la pobreza, la violencia y a la falta de expectativas para los menores, cuyo principal responsable ha sido la dependencia histórica de esas naciones a la explotación neocolonial y las políticas implementados por Estados Unidos en esos países. 

Es por ello que implementar programas para reducción de la violencia y la pobreza siempre serán simples paliativos, mientras no se resuelvan las crisis estructurales y la exclusión social generadas por la explotación y la dependencia al capital extranjero.

A pesar de ello, el gobierno estadounidense mantiene su férrea posición con respecto a estos niños desvalidos, al negarles cualquier beneficio, lo que implicaría su inmediata deportación.

La crueldad aumenta cuando estos miles de niños carecen de protección legal adecuada para presentar sus casos en cortes migratorias.  Esta situación ha provocado que una coalición de grupos de defensa de derechos de los inmigrantes –integrada por el Proyecto de Derechos de los Inmigrantes del Noroeste, Defensor Público, la Unión Americana de Libertades Civiles, American Immigration Council y K & L Gates LLP-, demande  al gobierno federal por no ofrecerle la debida representación legal a los menores. Estos grupos solidarios argumentan negar acceso legal a los niños viola la Constitución, al no garantizarles el derecho a un debido proceso según lo estipula la Quinta Enmienda.

Matt Adams, director legal del Proyecto de Derechos de Inmigrantes del Noroeste, con sede en Seattle, declaró: “Es simplemente inaceptable que los niños se vean obligados a estar solos frente un juez de inmigración, enfrentado contra abogados capacitados por el gobierno federal”.

Dicha demanda fue presentada en la Corte de Distrito de EE.UU. en Seattle, en nombre de ocho demandantes de entre 10 y 17 años, y que cuestiona directamente al Secretario de Justicia, Eric Holder, al Director de Seguridad Nacional, Jeh Johnson,  y a otros funcionarios federales.

La demanda explica que muchos de estos niños huyen por amenazas de maras, actos de violencia contra grupos sociales y otros riesgos para sus vidas.

Hasta el momento, Obama solo ha conseguido 2 millones de USD para contratar a un centenar de abogados, a través de AmeriCorps, lo que resulta realmente insuficiente.

La indiferencia generalizada promovida por las altas esferas del poder en USA, ha generado la condena de muchas personas que se preguntan: ¿Qué puede esperarse de un gobierno que ha sido genocida y apoya hoy a la masacre de niños en Gaza?


Percy Francisco Alvarado Godoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...