domingo, 31 de agosto de 2014

En Cuba también se ha sufrido en septiembre.




http://4.bp.blogspot.com/-p_GbSMcLrDI/TkTOrJQIB3I/AAAAAAAAARA/LzkvkOqK_dA/s1600/World-Trade-Center-Attack.jpg

Dentro de unos días, inevitablemente, los diferentes periódicos y cadenas televisivas del mundo recordarán los tristes y oscuros sucesos del 11 de septiembre neoyorquino, trayendo a la opinión pública imágenes aterradoras de aviones estrellándose contra el World Trade Center y el Pentágono, recuentos de las víctimas calcinadas y desaparecidas entre amasijos de concreto y acero, y las todavía vivas especulaciones sobre quiénes fueron los verdaderos responsables de tan brutal hecho. A las preguntas sin respuestas y al dolor de los familiares de los inmolados salvajemente, se sumarán las críticas dirigidas a la Casa Blanca y a su orquestado andamiaje antiterrorista por su incapacidad mil veces cuestionada de encontrar a los organizadores del crimen. Hoy por hoy, deambulando el odio y la irracionalidad yanqui por Afganistán, Libia, Siria e Irak, amenazado el mundo por la prepotencia, descubiertas patrañas y falsos argumentos para hacer guerras injustas, las heridas no han sanado.

Mucho sufrió aquel día el pueblo norteamericano, es cierto, y con él el mundo entero. Sólo entonces se tomó plena conciencia del dañino y tenebroso flagelo del terrorismo. Tenía que ocurrir ese ingrato holocausto para que la humanidad toda comprendiera la necesidad de acabar con él, aunque no haya tomado todavía plena conciencia de sus verdaderas causas. Sin embargo, el terrorismo no sólo ha dañado al norteamericano, ni los hogares de Washington y Nueva York son los únicamente lastimados. Cuba lo ha sufrido y son pocos los que han levantado un dedo para condenarlo. Es por ello que da mucha pena que sólo se lamente el mundo por unas víctimas y discrimine a las otras, que reclame venganza y justicia para unos muertos y soslaye la pena de tantas familias cubanas que lo han sufrido de forma cotidiana permanente. Tal parece que la exclusividad del dolor le pertenece a unos pocos y el de los otros, los marginados por estrechos raseros ideológicos del poder mediático, sea ignorado.

Para los cubanos no sólo ha habido un 11 de septiembre. Los miles de muertos y heridos ocasionados por el terrorismo en la Isla, paradójicamente financiado o permitido por los Estados Unidos, han sido víctimas en cada año, en cada mes, en cada día. Por eso es difícil para mí encasillarme en un período de tiempo para hablar de víctimas cubanas del terrorismo, aunque me lo imponga el propósito de establecer analogías necesarias para entender que no sólo en Estados Unidos se ha padecido ese flagelo, que no sólo allí se ha llorado a un muerto inocente asesinado por el terror desenfrenado de gentes sin escrúpulos.

Me limitaré, entonces, a citar algunos casos dolorosos, tomados al azar, pero capaces de hacernos entender la crueldad de la guerra sucia declarada contra Cuba durante más de cuatro décadas por Estados Unidos, haciendo uso de la mafia terrorista de Miami. Esos criminales se pasean hoy por las calles de ciudades norteamericanas y nadie los molesta. Estos casos explican por sí solos porqué en Cuba también ha habido septiembres tristes.

Una víctima de ese terrorismo criminal lo fue el joven maestro Fabric Aguilar Noriega, con 27 años de edad y en plena flor de la vida. No tuvo tiempo de vivir la casa nueva que le entregó la Revolución en la ciudad de Santa Clara. La madrugada del 5 de septiembre de 1963, dos aviones procedentes de los Estados Unidos lanzaron su carga de muerte sobre los inocentes moradores de esta urbe. Un artefacto que cayó sobre el apartamento 7-A, del bloque 1, ubicado en Avenida 7 de Noviembre y calle Nueva Gerona, Santa Clara, le cegó la vida y dañó salvajemente a tres de sus pequeños hijos. Los terroristas procedentes de la Florida asesinaron a un hombre joven e hirieron a los hijos de éste: Sofía (3 años de edad), Abraham (dos) y Francisco (cinco).

http://verbiclara.files.wordpress.com/2011/06/casa-de-fabric-bombardeada.jpg?w=500
Vivienda de Fabric

El salvaje asesinato de Fabric fue lamentado sólo por los cubanos. Ni el gobierno norteamericano ni los que hoy condenan el terrorismo, levantaron un solo dedo hacia los victimarios, entre los que se encontraba Orlando Bosch Ávila, residente en EE UU. En silenciosa complicidad, callaron.

Un año después, el 12 de septiembre de 1964, fue atacado por varias lanchas artilladas el buque español “Sierra de Aránzazu”, a sólo 75 millas de Maisí, Guantánamo. Dentro de su carga había un importante cargamento de juguetes. Como resultado del criminal ataque contra un barco extranjero, murió el capitán Pedro Ibargurengonitía y fueron heridos varios tripulantes. Las víctimas también fueron miles de niños cubanos, entre ellos los convalecientes hijos de Fabric Aguilar Noriega, que se quedaron sin muñecas y otros juguetes. Tampoco esta vez se persiguió a los terroristas, aunque se supo que procedían de los Estados Unidos.

El 11 de septiembre de 1980 fue asesinado en Nueva York el diplomático cubano Félix García Rodríguez, funcionario acreditado ante la ONU, mientras conducía su auto por una calle de Queens. Con independencia de que la organización contrarrevolucionaria Omega-7 se adjudicó el detestable asesinato y el propio FBI conoció los planes de la misma, el asesino Pedro Crispín Remón evadió la responsabilidad penal. Hoy este criminal se encuentra en Panamá esperando el inicio de un juicio por intentar asesinar, junto a Luis Posada Carriles, Gaspar Jiménez Escobedo y Guillermo Novo Sampoll, al presidente cubano Fidel Castro. Existen plenas evidencias de que pretende evadir nuevamente a la justicia en complicidad con la mafia terrorista de Miami y funcionarios panameños.

http://www.latinamericanstudies.org/belligerence/felix-garcia.jpg
Escena del asesinato del diplomático cubano Félix García Rodríguez
Los propios asesinos de Omega 7 se adjudicaron otros hechos terroristas ocurridos un año después en las ciudades de Chicago y Miami. Ni aún así la justicia norteamericana tomó cartas en el asunto. Eran, sin lugar a dudas, expresiones del doble rasero con el que los Estados Unidos interpretan el terrorismo.

Varios años después, el 4 de septiembre de 1997, fue detenido el terrorista salvadoreño Raúl Ernesto Cruz León, quien colocó varios artefactos explosivos en hoteles de la capital cubana. Las explosiones provocaron cuantiosos daños materiales en los hoteles Copacabana, Tritón, Chateu Miramar y la Bodeguita del Medio. En esta oportunidad murió el joven turista italiano Fabio di Celmo. Durante el juicio que se siguió a este criminal se pudo comprobar que estos abominables hechos fueron organizados por la Fundación Nacional Cubano Americana y Luis Posada Carriles. En esta oportunidad sufrieron los daños provocados por el terrorismo los cubanos y una noble familia italiana.

Muchos otros hechos terroristas pudieran haberse llevado a cabo, pero sus ejecutores fueron capturados en el momento de penetrar ilegalmente en territorio nacional. En septiembre, precisamente, se llevaron a cabo las siguientes detenciones:

· El 4 de septiembre de 1994 fueron detenidos dos contrarrevolucionarios cubanos procedentes de Miami, José Benito Menéndez del Valle e Irelio Marcelino Barroso Medina, quienes intentaban penetrar a territorio nacional por Cayo Palo Quemado, en el municipio de Caibarién, provincia de Villa Clara. Sus propósitos eran formar bandas contrarrevolucionarias y desarrollar acciones de corte terrorista.

· El 16 de septiembre de 1996 es capturado otro terrorista proveniente de Estados Unidos, el que penetró por Punta Alegre, provincia de Ciego de Ávila, con gran cantidad de armas y explosivos.

Septiembre pues, amigo lector, también ha aportado tristezas a Cuba y ninguno de los actuales adalides de la lucha internacional contra el terrorismo hizo algo por condenarlo o evitarlo. Cuba tuvo que defenderse por sí sola. Para ello contó con la valentía de un grupo de cubanos dignos que marchó a las propias entrañas del monstruo e infiltró a los grupos contrarrevolucionarios implicados en esta política criminal. Dentro de este destacamento de combatientes anónimos y heroicos descollaron Gerardo, Tony, Ramón, Fernando, y René, de los cuales los tres primeros aún guardan injusta prisión en cárceles norteamericanas por los únicos delitos de luchar contra el terrorismo y defender de éste a su glorioso pueblo. Estos Cinco Héroes fueron capturados en Miami el 12 de septiembre de 1998.

Percy Francisco Alvarado Godoy 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...