sábado, 20 de septiembre de 2014

Alan Gross demanda a USA por embarcarlo


http://cafefuerte.com/wp-content/uploads/2014/07/Gross29.jpg
El contratista Alan Gross (al centro) junto al abogado Scot Gilbert (izq.) y Judy Gross en una visita a la cárcel en La Habana.


Scott Gilbert, el abogado del espía estadounidense preso en Cuba, Alan Gross, no parece haberse sentido conforme con el hecho de que un juez de un tribunal menor del Distrito de Columbia, James Boasberg, haya desestimado en mayo de 2013, la demanda de su cliente contra el gobierno norteamericano –presentada en noviembre del 2012-, por haberlo embarcado en una aventura en la que, supuestamente, exculpa al gobierno, bajo el dudoso argumento de que “el Gobierno federal tiene inmunidad ante perjuicios causados en países extranjeros".

El fallo del juez Boasberg fue apelado ayer por el abogado de Gross ante la Corte de Apelaciones del Circuito de Columbia, tratando de evitar que el caso sea desestimado, así como buscando que los tres jueces actuantes no dejen a Gross ante un futuro incierto.

El caso Gross desnudó las sucias operaciones encubiertas contra Cuba en el año 2009 por parte de la USAID y otros servicios especiales norteamericanos, quienes han usado contratistas para llevar a cabo sus planes subversivos y desestabilizadores dentro de la Isla.

La demanda de Alan P. Gross, y de su esposa Judy, contra la USAID y Development Alternatives Inc. (DAI) solicita una compensación de 60 millones de USD, ya que ambas agencias parecen no haberle explicado claramente los riesgos que corría en su aventura en Cuba.

Se conoce que la DAI llegó a un acuerdo extrajudicial con la familia Gross para resolver el litigio, quedando ambas partes eximidas de responsabilidad, luego de desembolsar una millonaria compensación, lo que incluyó la desestimación de otra demanda en curso contra Federal Insurance Company (FIC), una aseguradora de Nueva Jersey.

Tras la solución del diferendo con la DAI y la FIC, el abogado de Gross centró sus demandas contra el gobierno norteamericano. Un falla favorable de los jueces pondría en evidencia la responsabilidad de EE UU en una guerra sucia contra un país extranjero.

No sabemos a ciencia cierta si el gobierno USA satisfaga las demandas de la familia Gross, pues es dudoso que un agente de su experiencia no conociera los riesgos que entrañaba su labor subversiva dentro de Cuba. Lo cierto es que, al menos moralmente, el gobierno debiera no dar una solución monetaria para exculparse, sino promover un entendimiento con La Habana, para lograr en intercambio del mismo por los tres antiterroristas cubanos, prisioneros aun injustamente en cárceles norteamericanas.

Aprenda Obama de los cubanos, quienes no descansaremos de hacer valer la justicia y el legítimo reclamo de no dejar nunca abandonado a uno de los nuestros.


Percy Francisco Alvarado Godoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...