lunes, 8 de septiembre de 2014

Obama prepara un ataque al ISIS que no incluirá tropas

Foto: AP

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, muy criticado los últimos días por decir que no tenía una estrategia contra el grupo terrorista que se expande por Siria e Irak, anunció ayer que el miércoles presentará su “plan de acción” para luchar contra el Estado Islámico (el ISIS, en sus siglas en inglés), aunque aclaró que no prevé enviar tropas terrestres ni pretende lanzar “el equivalente a la guerra en Irak”.

En una entrevista con la cadena NBC news, un día después de su regreso de la cumbre de la OTAN en Gran Bretaña, Obama señaló que “la próxima etapa es pasar a una forma de ataque (…) Me reuniré con los líderes del Congreso el martes. El miércoles daré un discurso y describiré cómo será nuestro plan de acción”.

Obama intenta tomar la iniciativa en este tema, sobre todo luego de la decapitación de dos periodistas estadounidenses secuestrados en Siria en 2012, James Foley y Steven Sotloff, que fueron difundidas en sendos videos que horrorizaron al mundo. A poco de las elecciones legislativas de noviembre, su liderazgo en temas internacionales es cuestionado y, según las encuestas, se lo percibe como un líder dubitativo y sin determinación. En una de sus últimas apariciones ante la prensa, el presidente admitió no tener “una estrategia todavía” para enfrentar la amenaza del ISIS, lo que hizo que le cayera una lluvia de críticas.

Se estima que Obama podría anunciar el miércoles la eventual extensión a Siria de los ataques contra el ISIS, que ahora está llevando a cabo en Irak, a la vez que posiblemente pida más dinero al Congreso para la lucha contra esta milicia terrorista. Pero el presidente no quiere lanzarse solo a esta aventura.


Según Obama, el Ejercito Islámico para Siria e Irak “representa una amenaza debido a sus ambiciones territoriales en Irak y Siria. Pero la buena noticia que viene de la última cumbre de la OTAN es que el conjunto de la comunidad internacional entiende que se trata de una amenaza que hay que enfrentar”.

En esta reunión que mencionaba Obama, Estados Unidos y otros nueve países –Gran Bretaña, Francia, Italia, Dinamarca, Alemania, Turquía, Canadá y Polonia– hablaron de la creación de una coalición para luchar contra la banda ultraislámica pero que excluye cualquier ofensiva terrestre, algo a lo que la Casa Blanca se opone de manera terminante porque no quiere volver al trauma de la guerra en Irak lanzada por la administración anterior de George W. Bush.

Es por eso que en la entrevista de ayer en el programa “Meet de Press” Obama insistió en que “no se trata de enviar 100.000 soldados estadounidenses”. “Formaremos parte de una coalición internacional, realizando ataques aéreos para apoyar el trabajo que las tropas iraquíes y kurdas hacen sobre el terreno”, explicó el jefe de la Casa Blanca. “Vamos a debilitarlos. Reduciremos el tamaño del territorio que controlan. Y al fin de cuentas los venceremos”, añadió el presidente, que estima que necesitará más recursos de los que habitualmente consagra a la región.

Obama anunciará su plan justo el día antes del 13° aniversario de los atentados del 11 de septiembre, pero intentó tranquilizar a la población al decir que hasta ahora no tiene información de amenazas de ataques del ISIS en territorio estadounidense. Sin embargo, advirtió que si este grupo terrorista logra “controlar franjas importantes de territorio, recaudar más armas y recursos y captar más combatientes extranjeros” podrían convertirse en una amenaza real para Washington.

Desde el 8 de agosto, Estados Unidos lleva a cabo ataques aéreos contra posiciones del ISIS para frenar su avance en el norte de Irak. Este fin de semana abrieron un nuevo frente en el oeste del país para proteger a la represa de Haditha, la segunda más importante del país para la producción de electricidad y, según algunos informes, en el ataque murieron decenas de combatientes del grupo terrorista. La represa estaba en peligro ante los ataques, explicó el vocero del Pentágono, John Kirby (Ver EE.UU. extiende...).

Esta represa, ubicada a 200 kilometros de Bagdad, es un lugar estratégico para el abastecimiento de agua y electricidad en Irak. Por los bombardeos de EE.UU. el mes pasado, las fuerzas del ISIS tuvieron también que replegarse de otra represa que controlaban en Mosul, la más importante del país.

Fuente: Clarín
 
Tomado de  http://arroyodiario.com.ar

1 comentario:

  1. El objetivo importante es Siria, más claro ni el agua, además de impedir que Irak levante cabeza.
    Vicente Feliú

    ResponderEliminar

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...