domingo, 9 de noviembre de 2014

Genocidas en EEUU padecen genocidio del abandono



http://www.pressenza.com/wp-content/uploads/2013/04/pobreza-eeuu.jpg

Hipocresía y olvido rodearán el homenaje de EE UU a sus veteranos este día 11 de noviembre, cuando se celebre en todo el país el Día del Veterano.

Solo discursos y actos cargados de falso simbolismo servirán para esconder la penosa suerte de aquellos enviados por las administraciones para cumplir dudosas misiones fuera de su país, muchas de ellas condenadas por sus motivaciones y encaminadas a mantener el hegemonismo USA en el mundo.

En un comunicado de la Casa Blanca leído por el teniente coronel Francisco Leija se honró a todos aquellos que han servido como carne de cañón en cuestionables conflictos bélicos como Vietnam, Afganistán e Irak. Parte del mensaje dice: “Mientras damos la bienvenida a nuestros nuevos veteranos, honrémoslos dándoles las gracias y mostrándoles el respeto que se merecen. Y asegurémonos de apoyar asimismo a sus familias e hijos, porque ellos también han hecho grandes sacrificios por los Estados Unidos”.

Palabras manidas, frases encomiables de un discurso hipócrita, son parte del forzado ceremonial que se realiza por estos días. Sin embargo, la respuesta del gobierno norteamericano a las necesidades de los veteranos, las fallas en la seguridad médica, el atraso en las solicitudes por discapacidad, las fallas en el programa de inserción en la sociedad, así como otros males, han afectado la vida a muchos ex combatientes.

La ayuda gubernamental a través de la Agencia de Veteranos (VA) se ha visto puesta en tela de juicio en más de una ocasión. Un ejemplo de ellos es la muerte de 35 de ellos en espera de ayuda médica solicitada, mientras que cerca de 120 000 aún esperan por sus reclamos. Muchos padecen secuelas físicas y se ven afectados por depresiones y otros síndromes psíquicos, como el trastorno por estrés postraumático (TEPT).

Otros padecen secuelas provocadas por su propio país. El Pentágono reconoció que más de 600 militares estadounidenses estuvieron expuestos a agentes químicos en Irak desde 2003, según informó el diario estadounidense 'The New York Times'.

No bastó entonces que Obama sustituyera a su director y colocara en el cargo a Robert McDonald. Las cosas siguen igual.

Lo cierto es que una enorme cantidad de veteranos enfrentan aún situaciones críticas de desempleo, falta de viviendas y cuidados de salud, integrando una parte considerable de aquellos homeless que deambulan sin techo en las principales ciudades del país.

Solo en 2010, 75 mil soldados involucrados en las guerras de Irak y Afganistán vivían en las calles, mientras cerca de un millón estaban sin empleo.

La tragedia ha crecido. Cada día 22 veteranos de guerra estadounidenses se quitan la vida, es decir uno cada 80 minutos comete suicidio. 

El Departamento de Asuntos de los Veteranos de Estados Unidos (VA) se ha visto presionado por el incremento de la narco dependencia de muchos veteranos, según un informe de Human Rights Watch, titulado “No Time to Waste: Evidence-Based Treatment for Drug Dependence at the United States Department of Veterans Affairs”. Son miles de veteranos los que abogan a las drogas y al alcohol para evadirse de sus tragedias y del abandono social.

Hoy por hoy, 60.000 veteranos carecen de hogar en una noche dada y nada menos que 400.000 veteranos pueden encontrarse en la indigencia o sufrir problemas de inestabilidad de vivienda en algún momento cada año. 

Obama enfrenta esta dura brecha en su administración. Los discursos sirven para hacer poco y, a pesar de que se ha planteado solucionar este problema social antes de finalizar su mandato, se sabe que aquellos que marcharon a realizar guerras genocidas en otros lugares del mundo, hoy son víctimas del lamentable genocidio de la pobreza, el hambre, el abandono y la hipocresía de un sistema que los usa y luego los olvida.



Percy Francisco Alvarado Godoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...