domingo, 2 de noviembre de 2014

Lobbistas de los fondos buitres vinculados a Obama

https://fbcdn-sphotos-h-a.akamaihd.net/hphotos-ak-xap1/v/t1.0-9/p526x296/10649737_10152908447163816_3580609374483205795_n.jpg?oh=4855aa42b8dbdaf4e1e8ef8985b00501&oe=54F7BF91&__gda__=1423742506_0bc3d810c37a2c71d55e25885674830a

Nancy Sodeberg es dirigente de la American Task Force Argentina (ATFA), asociación de lobby a favor de los fondos buitre contra la Argentina. A pedido del presidente Barack Obama, dirige además la Junta de Desclasificación de Interés Público (PIDB) desde 2012, tal como denunció la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en una carta pública a su par estadounidense.

Nancy Sodeberg -la lobbysta de los fondos fuitre que desde hace dos años ocupa un cargo público en Estados Unidos- se convirtió en un nuevo punto de fricción en la relación con el país del Norte.


Soderberg fue nombrada por el presidente Barack Obama en noviembre de 2012, como titular de un Comité asesor del gobierno de Estados Unidos, que fue establecido por el Congreso norteamericano para garantizar el acceso a la información de seguridad nacional. 

Al mismo tiempo, la mujer se mantiene al frente de una organización de lobby que defiende a los fondos buitre, atacando a la Argentina y difamando a funcionarios nacionales desde hace 8 años.

El viernes, a través de una misiva, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner advirtió a Obama la afectación en las relaciones bilaterales que representa la promoción de Soderberg en un cargo público clave, de cara al rol difamatorio que cumple en contra de la Argentina en su tarea de lobby a favor de los fondos buitre.

Soderberg es copresidente de American Task Force (ATFA) desde sus inicios. Esta 'fuerza de tarea' es una organización de alianzas que fue creada especialmente para hacer lobby contra el país en Estados Unidos y a nivel internacional desde el 2006.

Esa organización, se descubrió con los años, era una pantalla de las operaciones casi exclusivas del fondo buitre Elliott en contra del país. Elliot pertenece al magnate Paul Singer.

El cargo de Soderberg como presidenta de la Junta de Declasificación de Interés Público (PIDB, por sus siglas en ingles) data de noviembre de 2012, pero la designación recién cobró difusión a nivel local en los últimos días.

Consta de nueve miembros y uno de ellos es designado por el Presidente de Estados Unidos. En ese sitio se indica que Obama nombró a Soderberg como presidente de la Junta, mientras que el resto de los miembros fueron propuestos por líderes de las minorías en el Congreso.

Casualmente ocurrió una semana antes de que se conociera el fallo del juez Thomas Griesa contrario a Argentina, que en la actualidad pone en vilo a la comunidad financiera internacional por la implicancia que puede tener sobre los procesos de reestructuración de deuda.

También para esa época Estados Unidos enviaba un "Amicus" a favor de la posición de Argentina en una causa lateral, en la que explicitaba la importancia de respetar la soberanía del país y fijaba una postura contraria a la posición del Paul Singer, el creador del AFTA.

Soberberg tiene un historial diplomático demócrata. Se destacó con un alto cargo en el Consejo Nacional de Seguridad, en tiempos de Bill Clinton.

Cuando Geroge W Bush perdió las legislativas en el 2006, Paul Singer ubicó en al cúpula del AFTA a reconocidos demócratas, previendo el futuro recambio de gobierno y la inminente llegada de un nuevo gobierno de otro signo.

De esta forma, en 2012, Soderberg acumulaba ya una extensa tarea en el AFTA defendiendo la postura de Singer. En ese marco visitó Argentina un par de veces. Una de ellas fue en 2008, cuando se entrevistó con el por entonces embajador norteamericano en el país, Earl Anthony Wayne.

En la Carta del viernes, la Presidenta recordó algunas de las actividades difamatorias, como cuando se mal utilizó el recuerdo del atentado de la Amia en una solicitada de la organización. Otra oportunidad fue cuando el AFTA infló un globo con la forma de "una rata" en la puerta de la Embajada de Estados Unidos.

Lo cierto es que el AFTA invirtió millones de dólares en lobby, para financiar campañas de legisladores demócratas y republicanos. Esa acción logró torcer el parecer de algunos congresistas, que primero votaron en contra y luego a favor de que al país se le apliquen sanciones comerciales y se le deniegue el voto a favor en los directorios del FMI y Banco Mundial.

Y hasta logró instalar la idea de que en el AFTA había maestros jubilados que perdían dinero por ser tenedores de deuda en default argentina. Es cierto que hubo fondos de inversión de jubilados que se quedaron con títulos en default tras la implosión de 2001. Pero es cierto que también los vendieron, o ingresaron al canje de 2010. Nunca lo aclararon y usaron la figura del maestro jubilado para hacer sendas campañas en los medios.

Fuente: Télam.

Estos son los lobbistas de los fondos buitres que trabajaron para Obama
 
 
En los Estados Unidos, el término "puerta giratoria" se utiliza para calificar a aquellos funcionarios que suelen estar en ambos lados del mostrador, beneficiando a los grupos económicos. Tal es el caso de Nancy Soderberg, la dirigente de la American Task Force Argentina (ATFA), asociación de lobby a favor de los fondos buitre, quien también dirige la Junta de Desclasificación de Interés Público (PIDB) desde 2012, a pedido explícito del presidente Barack Obama, tal como denunció el  viernes la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, en una carta pública a su par estadounidense.
 
Sin embargo, el caso de Soderberg es tan sólo la punta del iceberg. Según consignó Tiempo Argentino, el titular del fondo buitre Elliott Management, Paul Singer, ha contratado directa e indirectamente a un ejército de lobbiistas que ha costado U$S 1.830.000 en 2014 y U$S 8.420.000 en lo que va del conflicto con la Argentina, según reconocen los registros del propio Congreso de los Estados Unidos.

Robert Shapiro, el otro director de ATFA, también tiene múltiples interacciones con el sector público. Shapiro cumplió funciones como principal asesor económico en las campañas de Bill Clinton, Al Gore y John Kerry. Pero, atención: Shapiro también asesoró las campañas presidenciales de Obama de 2008 y 2012, y ha dado consejos al ex primer ministro de Gran Bretaña, Tony Blair. Entre 1997 y 2001, Shapiro fue vicesecretario de Comercio para los Asuntos Económicos, encargándose de todas las áreas estadísticas del gobierno. Actualmente, asesora a congresistas de EE UU y Gran Bretaña.

ATFA también contrata sus propios agentes de lobby. Bill Wichterman es un miembro de la firma de lobby Covington & Burling, trabaja para esa entidad y ha recibido un total de U$S 270 mil por sus servicios en el primer semestre de 2014. Wichterman conoce el manejo de la Casa Blanca a partir de su experiencia como asesor especial del presidente, cargo que le otorgó el republicano George Bush en 2008 y que continuó por un año durante la gestión Obama. Previamente, había sido asesor de políticas del líder de la mayoría del Senado, Bill Frist, y jefe del staff de los congresistas Joe Pitts y Bill Baker, todos ellos demócratas.

Otro conocedor del Poder Ejecutivo que se ha cruzado al lado de los buitres es Brian Gunderson, quien por su firma GPC Associates cobró directamente de Elliott Management U$S 120 mil tan sólo en 2014, pero además, en su currículum figura como jefe de Políticas con el Público de la propia firma Elliott. Antes de adentrarse en la vida del lobby, Gunderson tuvo una larga trayectoria en el sector público, fue jefe de staff entre 2005 y 2009 en el Departamento de Estado, habiendo sido designado por la entonces jefa del Departamento, Condoleeza Rice. Según la página del Departamento de Estado, Gunderson ayudó a cerrar diez tratados de libre comercio y comenzó las negociaciones con otros doce. 

El magnate dueño de Elliott Management, Paul Singer, ha contratado tanto a demócratas como a republicanos para lograr sus objetivos. Soderberg, por ejemplo, tiene un amplio conocimiento del partido demócrata, ya que ha sido asesora en las campañas presidenciales de Bill Clinton, con Al Gore, de John Kerry, y fue designada durante el gobierno de Clinton como embajadora ante las Naciones Unidas. Además, como presidenta de la asociación Connect US Fund, y ya siendo funcionaria pública y lobbista de ATFA, en 2012 escribió una carta a Obama reclamándole "soluciones globales y un liderazgo visionario para enfrentar los retos globales" en la agenda de la política exterior estadounidense.

El tercer miembro de ATFA es Robert Raben, quien también cobra de la asociación como su firma de lobby The Raben Group un total de U$S 280 mil en 2014. Su empresa fue ratificada en 2012 como una de las más importantes de su tipo. Conocido como "el asesor de Obama de los derechos de los gays" y un "lobbyista demócrata", Raben tiene pleno acceso a la Casa Blanca y puede desplegar allí todo su poder de lobby. Según su página web, "Robert conoce el ambiente de Washington y lo navega con sus clientes para atraer aliados,  evitar crisis, anticipar amenazas y, finalmente, lograr sus objetivos". Habiendo asesorado a diversos congresistas en asuntos legales, Raben también asesoró a la jefa de Fiscales, Janet Reno, en el Departamento de Justicia. 

Acompañan a Raben Larry Gonzalez, quien se desempeñó en la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados (NALEO) en Washington DC, y Michael Torra, quien, según su perfil "ha armado coaliciones de diversos interesados para avanzar en la confirmación de los nominados a la Corte Suprema de Justicia y al Gabinete del presidente" de los Estados Unidos.

Una firma relevante en el proceso de lobby es DCI Group, que en lo que va de 2014 recibió U$S 60 mil y tiene dos lobbistas al servicio de ATFA. DCI es considerada "la firma de relaciones públicas del Partido Republicano" y "una persistente negadora del cambio climático". La empresa ha asesorado a compañías como Exxon-Mobil, Boeing y General Motors, y al candidato presidencial republicano John McCain en 2008, aunque debieron renunciar ante la confirmación  de que la empresa había trabajado para el gobierno dictatorial de Myanmar en 2001. En esta firma trabajan como lobbistas, Frank Craddock y Carl Bentzel; ambos cuentan con amplia experiencia como asesores en el Congreso y un paso por el sector privado.

Más conocido es el caso de Connie Mack IV, ex diputado republicano por Florida que, luego de perder las elecciones de 2012 (financiadas por Elliott Management), se sumó a la compañía Liberty Partners Group (Mack Strategies) junto con su mujer, Mary Bono Mack, y su padre, Connie Mack III. En 2014, Mack cobró U$S 240 mil por sus servicios. Mack es también recordado por haber pedido en 2011 que Estados Unidos les retirará la ayuda a la Argentina, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

Otro lobbista que reporta directamente a Elliott, y que ha cobrado U$S 30 mil en lo que va del año es Gene De Santis, que tiene más de 30 años en experiencias legislativas y que, según su profile, "ha trabajado cerca de las asociaciones de comercio, grupos de consumidores y sindicatos para acordar políticas".

Por último, ATFA destinó U$S 100 mil más para un grupo de lobby llamado Shockey Scofield Solutions, en el cual trabajan John Scofield, Jeffrey Shockey y Mike Ference, todos con reciente actividad en la banca republicana del Congreso.

Singer ha invertido una gran cantidad de recursos para el ejercer presión y mantener sus influencias en la Casa Blanca, el Senado y la Cámara de Diputados, los Departamentos de Estado, del Tesoro y de Justicia, la Comisión de Comercio de Futuros y Commodities, y la Securities and Exchange Commission (SEC). 

La larga y visible mano del poder económico se ha infiltrado, por lo tanto, en todos los organismos que deberían frenar sus ambiciones.

Apoyo de la Mesa Ciudadana a CFK

La Mesa Ciudadana en Defensa de la Soberanía Popular-Argentina expresó su "solidaridad" a la presidenta Cristina Fernández y adihirió "comprometidamente" a la misiva enviada a su par Barack Obama, en la que cuestionó que Nancy Soderberg trabaje como copresidente de American Task Force Argentina (ATFA), entidad que defiende a los buitres, y a su vez sea presidenta del Public Interest Declassication Board, ente del gobierno de los EE UU. "El AFTA, fuerza de tareas norteamericana sobre Argentina, es un ente creado para atacar al pueblo argentino, a su presidenta y al gobierno, tiene como uno de sus principales miembros al fondo Elliott, del buitre Singer, viene desarrollado una virulenta campaña difamatoria contra nuestro país", señala Carlos Ferreyra, coordinador de la Mesa.(Especial El Intransigente)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...