viernes, 28 de noviembre de 2014

Nueva bandera falsa del contraespionaje sionista



Hamas cell in West Bank (Photo: Shin Bet)
Supuestos miembros de Hamas capturados en el operativo (Photo: Shin Bet)


Es difícil creer a los servicios de espionaje y contraespionaje sionistas, reconocidos expertos en el uso de banderas falsas. Como nueva prueba de ello tomamos la reciente publicación en el sitio digital del diario Yediot Aharonot, en la cual el órgano de contraespionaje, Shin Bet, plantea haber desarticulado varios ataques de Hamas contra objetivos en Jerusalén, entre los que encuentra el estadio Teddy de fútbol, el sistema de tranvías en esa ciudad, el secuestro de ciudadanos israelíes y otras acciones violentas.

Todo ello aparece, supuestamente, al levantarse el secreto del sumario de instrucción elaborado por los expertos del Shin Bet.

Según el guion fabricado por el contraespionaje sionista, el grupo estaría integrado por cerca de una treintena de palestinos quienes se habrían concentrado en Cisjordania hasta el momento de su arresto. Varios medios especulan que algunos de los miembros de dicho comando recibieron entrenamiento en el exterior, sin precisar inicialmente en qué país se produjo el mismo, aunque no sería absurdo que piensen involucrar a  alguna nación que condena la política de exterminio sionista contra el pueblo palestino.

La supuesta captura de los integrantes de los comandos de Hamas, los que incluían a jóvenes palestinos entre los 20 y los 30 años de edad, se realizaron en el más absoluto secreto y fuera del escrutinio público, requisando una gran cantidad de explosivos y armas, dentro de los que se encontraban fusiles de asalto M-16, no tan usados por los palestinos de Hamas.

http://3-ps.googleusercontent.com/h/www.shalomlife.com/img/2014/11/27181/images_upimg_500_745206_/x400_300_images_upimg_500_745206_.JPG.pagespeed.ic.BR2UjffDW4.jpg
Teddy Stadium, uno de los supuestos objetivos
Tal como refiero en un artículo publicado en Rebelión bajo el título “Los sicarios del Shabak israelí” (1), con fecha 29 de mayo de 2011, “El Shabak, conocido también como Shin Ben o Servicio de Seguridad Interior (CGS), actúa tanto dentro de Israel como en los territorios ocupados, realizando tareas de contraespionaje y contraterrorismo que lo asemejan, en sus funciones, al Buró Federal de Investigaciones (FBI) norteamericano, en cuanto a que, dentro de sus atribuciones, están las de la protección de altas personalidades políticas (aunque esta función la realiza el Servicio Secreto en EE UU); la detección, monitoreo y neutralización de espías extranjeros y terroristas; la protección de edificios gubernamentales; ofrecer inteligencia sobre peligros y amenazas internas; infiltración de grupos hostiles dentro de los territorios internos; y otras otorgadas por el gobierno respectivo.

El SHABAK ha creado un estilo de sicariato para la neutralización de sus potenciales enemigos, para lo cual adiestra a sus elementos en las más increíbles técnicas de tortura que en nada envidiaría a la tenebrosa Inquisición; a la par también adiestra y entrena a numerosos agentes de penetración para infiltrarse en organizaciones como la OLP, Hamas, Hezbollá, la Yihad islámica y otras. Ya desde su interior planifican y organizan la desaparición de sus víctimas, como fueron los asesinatos selectivos, por citar algunos casos, del jeque Yassin o el de Abed Al-azziz Rantissi.

Los asesinatos cometidos por el Shabak se realizan sin escrúpulos y sin seguir reglas preconcebidas. Lo mismo se ejecuta en público, con total impunidad y atentando contra los testigos presenciales, como de manera solapada y sin testigos presenciales. En ocasiones el asesinato se disfraza como un accidente, suicidio o muerte natural.

Lo común de los exterminadores del Shabak es el trabajo en equipo, distribuyéndose entre ellos, en correspondencia de sus cualidades, las funciones de seguimiento, distracción y eliminación del objetivo.” 

El uso de banderas falsas por parte del Shin Bet ha sido frecuente. En este mismo artículo pongo ejemplos sobre esta manera de actuar:

La persecución contra miembros y simpatizantes del movimiento palestino y de las fuerzas progresistas en el Oriente Medio es una tarea permanente del Shabak. El pasado 15 de marzo de 2010 fue detenido por este órgano el fundador del ala militar de Hamás en Ramala, Maher Ouda, quien ha sufrido fuertes presiones físicas y sicológicas en sus interrogatorios.

Por otra parte, el Shabak trata de implicar a Irán con el abastecimiento de armas a Hamás, tal como lo dio a conocer el pasado diciembre, en que atribuye al gobierno iraní el abastecimiento de cientos de cohetes de corto alcance, unos mil proyectiles de mortero y varias docenas de misiles antitanque, según lo destacó el diario The Jerusalem Post. De acuerdo con el reporte, varios países como Irán, Sudán, Líbano y Siria, están implicados en el trasiego de armas y el entrenamiento a militantes de Hamás. 

Según el informe, publicado este jueves y recogido por el diario, Irán transportó las armas a través de Sudán y la península del Sinaí y también tuvo un importante papel en la financiación del entrenamiento de milicianos de Hamás en Líbano y Siria. En otras declaraciones expresadas el 19 de enero de 2011, el entonces jefe del Shabak, Yuval Diskin, acusó a AlQaeda de estar involucrado en el repunte de la violencia en la Franja de Gaza. Siguiendo esa dirección operacional y mediática, el Shabak inculpó a cinco palestinos residentes en el barrio de Sur Baher, en Jerusalén Este, acusados de pertenecer a Hamás, de planear ataques contra objetivos israelíes en el pasado mes de abril de 2011. Según la acusación, los implicados, Ahmed Dawiyat, su hermano Mahmet Dawiyat, Munir Marwat Atun, Jihad Atun y Ahmed Namir, participaron en la detonación de una bomba en una zona entre Jerusalén y Belén. 

Tanto al referirse a este caso, como a la detención de varios palestinos supuestamente implicados en el asesinato de una familia judía, el premier Benjamín Netanyahu elogió el 17 de abril de 2011 la labor del Shabak, al declarar eufórico: “El gran trabajo hecho aquí muestra el compromiso de Israel con la justicia.”
 
Dos días después, el 19 de abril de 2011, fue detenido por el Shabak un ciudadano australiano, de origen saudí, Iaad Rashid Abu Arja, acusado por el Tribunal del Distrito Centro de pertenecer Hamás y de planear un ataque contra Israel. No se hizo esperar la implicación de Abu Arja con el movimiento Hamás y el gobierno sirio, caldeando de esta forma la actual situación bilateral entre las dos naciones. Para acrecentar las tensiones con el nuevo gobierno egipcio, el Shabak acusó el 13 de mayo de 2011 a miembros del mismo y al movimiento Hamás por el contrabando de armas en la región de Sinaí. Detrás de estos hechos está la apetencia de Israel de ampliar su influencia en la región, tal como lo describió el recién sustituido jefe del Shabak, Yuval Diskin, el pasado abril: “En Egipto es muy difícil saber qué pasará en las elecciones de este verano. No es una buena idea descansar en nuestros laureles”.
 
Por último, para quienes ven al Shabak como un simple aparato de represión, capaz de colaborar aisladamente con otras ramas de la inteligencia israelí como el Mossad y el AMAN, vale la pena destacar que el mismo accede a valiosa información que comparte con sus congéneres de oficio. La duda sobre la implicación del Mossad en los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center se acrecientan cuando se maneja una información filtrada por el periódico israelí ‘Yadiot Ahranot’, en la que se expresa que el Shabak orientó al recién elegido premier israelí Ariel Sharon, a que suspendiera su primera visita a los Estados Unidos, apenas dos días antes del ataque contra las Torres Gemelas en Nueva York

Ante estos hechos es obligado hacerse unas preguntas: ¿Sabía el Shabak que el Mossad estaba tras los atentados al WTC? ¿Conoció el Shabak a través de algunos de sus detenidos sobre este macabro plan y prefirió callar?” 

Este nuevo descubrimiento de un plan terrorista de Hamas en Jerusalén huele a tufillo y todo apunta al uso de una bandera falsa con vistas a justificar las crecientes agresiones y represiones contra los palestinos en Cisjordania, así como dejar entrever una supuesta agresividad de irán y Siria contra Israel.

El inusual secretismo con el que se llevó a cabo el supuesto desmantelamiento de este comando de Hamas, así como la falta de información detallada sobre la operación de captura de sus integrantes, el país de entrenamiento y armas decomisadas, en contraposición del frecuente triunfalismo usado por el Shin Bet, apuntan hacia un complot y muestran la innegable presencia de una operación de distracción sicológica.


Según la poca información ofrecida, el premier sionista, Benjamin Netanyahu, felicitó al Shin Bet por esta operación, diciendo que: "Esta es una operación que se ha publicado, pero hay muchos más que permanecen en secreto".  .

Hasta el momento se trató de vincular a este grupo con dos dudosos atentados en Cisjordania realizados el 31 de agosto de 2014, diseñados con temporizadores retardados para afectar al personal de emergencia.

Otro elemento vincula a Jordania como país donde los comandos de Hamas recibieron entrenamiento, bajo la supervisión del ala militar de Hamas en Gaza, quien se encargó de la labor de inteligencia y logística para realizar estas acciones. Se involucró en este plan a países como Jordania, Siria y Turquía, lugares donde se concentraron y reclutaron los supuestos miembros del comando.


Los 34 hombres fueron arrestados en septiembre, incluyendo uno de los residentes de Jordania. Los palestinos fueron dirigidos desde la sede de Hamas en Turquía, liderado por Saleh al-Arouri, un operativo de Hamas con sede en ese país, dijo el Shin Bet. La mayor parte de ellos, según el Shin Bet, eran estudiantes.
 
Hasta el momento se ha dado a conocer la identidad de varios detenidos, entre los que se encuentra Mahmoud Malham, oriundo de la ciudad de Anabta, en Cisjordania, así como Abdallah Zitawi, ciudadano jordano.


Por su parte, el portavoz del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS), Hosam Badran, desmintió ayer la detención de sus militantes y acusó a Israel de fabricar estos hechos “con el fin de cambiar las ecuaciones y promover una imagen falsa de la realidad que se vive en los territorios ocupados palestinos”, según reporta HispanTV.

Pic
Hosam Badran
Queda claro que las acusaciones del régimen de Tel Aviv tienen lugar en un momento en que los territorios ocupados palestinos testifican grandes olas de protestas antisraelíes por las restricciones de acceso a la Mezquita Al-Aqsa y sus violaciones contra este lugar sagrado.



Percy Francisco Alvarado Godoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...