viernes, 7 de noviembre de 2014

Uno de cada cinco contagios por el ébola ocurre en funerales

 
Al menos uno de cada cinco contagios de ébola ocurre en funerales o en situaciones directamente vinculadas a este rito. Hace tres meses, era el foco de infección en más de la mitad de los casos en Liberia y Sierra Leona.
 
“Los cadáveres de personas fallecidas por ébola pueden ser hasta diez veces más contagiosos”
 
Así lo confirmó este viernes el jefe del equipo de zoonosis emergentes y epidémicas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Pierre Formenty, en la presentación de un nuevo protocolo sobre funerales seguros y dignos de fallecidos por el ébola.
 
Los casos de transmisión del virus en funerales han variado entre Guinea, Liberia y Sierra Leona, donde el ébola circula de manera intensa desde el pasado marzo, con más de 13.000 afectados y cerca de 5.000 muertes en total.
Según Formenty, el pasado agosto en los dos últimos países, los contagios en funerales habían llegado a representar el 60 por ciento de todos los reportados.
Sin embargo "esa tendencia ha disminuido", declaró el experto en una rueda de prensa en Ginebra.
 
Los estudios han concluido que los cadáveres de personas fallecidas por ébola pueden ser hasta diez veces más contagiosos que los infectados vivos.

África occidental recibiría vacunas experimentales contra el ébola en enero si resultan efectivas en pruebas.

El contagio puede ocurrir en varias situaciones del rito funerario, que en África, y en particular en los países de su región occidental, tienen un significado muy importante para las comunidades.
 
Según los expertos, esas costumbres tienen que ver sobre todo con tocar, abrazar o besar al fallecido, llorar encima de él, el lavado de su cuerpo, así como con la distribución de sus pertenencias entre familiares y amigos.
 
Por esa razón, la OMS y las organizaciones humanitarias que trabajan sobre el terreno consideraron prioritario establecer prácticas seguras en esos ritos y, sobre todo, aceptables para la comunidad y las familias, a través del protocolo presentado este viernes.
 
Formenty calificó de fundamental "la creación de una relación de confianza y respeto entre los equipos de enterradores y las familias y grupos religiosos", con iniciativas como la invitación a las familias a ayudar a cavar las tumbas, ofrecer la opción del lavado del cuerpo (o ablución) en seco y una mortaja para su envoltura.
 
Esas medidas "suponen una diferencia significativa en la curva de la transmisión del ébola", recalcó el experto.

Gobiernos de los países donde el ébola ha llegado buscan mecanismos para contener el virus mortal.

En general, el protocolo de la OMS promueve la inclusión de las familias y los clérigos locales en la preparación del entierro, respetando las especificidades de cristianos y musulmanes.
 
Este enfoque es esencial para detener la epidemia del ébola, ya que "si al dolor por la pérdida de un familiar se agrega el causado por un entierro que consideran indigno, la próxima familia rechazará al equipo de enterradores y la transmisión aumentará", explicó Formenty.
 
Los equipos de enterradores con equipamiento de protección adecuado para efectuar su tarea pertenecen a las sociedades nacionales de la Cruz Roja, entrenados por expertos de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, cuya sede mundial está en Ginebra.
 
EFE/Univisión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...