viernes, 26 de diciembre de 2014

Cuba: entereza y solidez


 http://www.elpais.com/recorte/20090330elpepuint_1/XLCO/Ies/20090330elpepuint_1.jpg

Cuba se alista para el reinicio de relaciones diplomáticas con Estados Unidos y se dice “abierta” para que Barack Obama pase de los dichos a los hechos, es decir, del “pondremos fin a un enfoque caduco que durante décadas ha fracasado” a los resultados tangibles sobre su “intención de crear más oportunidades para los pueblos estadunidense y cubano”. Desde luego que el primero de ellos, ni duda cabe, debe ser el fin del bloqueo.

Mientras ello sucede –cuando menos eso se espera–, la Cepal ofrece, por medio de su versión ampliada del Balance preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2014, un breve paseo temático sobre la realidad isleña en el año que está por concluir. Va pues.

Se estima que en 2014 su producto interno bruto registre un crecimiento de 1.1 por ciento, contra 2.7 en 2013). Si bien el sector agrícola se mantuvo dinámico, al igual que el de la construcción, la industria manufacturera (excepto la azucarera) y la explotación de minas y cantera, muestran decrecimientos. La industria azucarera creció por debajo de lo planeado debido a bajos rendimientos industriales, condiciones climáticas adversas y problemas logísticos.

La falta de financiamiento para ejecutar inversiones necesarias para la modernización tecnológica, así como el bloqueo económico, financiero y comercial, agravan la restricción externa al crecimiento y se presentan como factores estructurales que impiden a la economía cubana alcanzar su potencial.
A partir del segundo semestre del año entró en vigor la Nueva Ley de Inversión Externa con el fin de atraer ese tipo de capitales. Así, puso a disposición de inversionistas foráneos una cartera de 246 proyectos de inversión por un monto de 8 mil 700 millones de dólares.

Con la aplicación de los lineamientos de la política económica y social, y atendiendo a la necesidad de aumentar la participación del sector no estatal dentro del empleo total, hasta septiembre se encontraban en marcha 314 cooperativas no agropecuarias (CNA), concentradas en los sectores comercio y reparación de efectos personales, hoteles y restaurantes y construcción. La participación del empleo no estatal dentro del total es de 26 por ciento.

De la misma manera, continúa el proceso de racionalización del gasto público y el apoyo hacia la capitalización de empresas, así como la separación de las funciones empresariales de las estatales dentro de los ministerios.

Dentro de las prioridades presupuestales se cuentan el apoyo a la actividad agrícola (incluida la azucarera) y la reducción del gasto destinado a las unidades presupuestadas. En este sentido, el subsidio para asegurar la disponibilidad local de alimentos (arroz, frijol, carne de cerdo, leche, azúcar, entre otros) aumentó 24.6 por ciento entre 2013 y 2014.

Se mantiene el proceso de descentralización que busca la autonomía financiera de los gobiernos locales. Para este fin, la contribución territorial para el desarrollo local se empezará a aplicar a todos los municipios en 2015 (actualmente sólo se aplica en tres). Para 2015 se espera que la contribución impositiva de los trabajadores por cuenta propia y de las CNA se incremente dentro de los ingresos brutos en 11 por ciento.

Respecto al otorgamiento de crédito, al cierre de septiembre se habían otorgado más de 378 mil créditos por un monto de 3 mil 231 millones de pesos, de los cuales 63 por ciento se destinaron a acciones constructivas en las viviendas.

En octubre de 2014, el Grupo de Acción Financiera Internacional excluyó a Cuba de sus mecanismos de vigilancia, en reconocimiento a la labor del país para prevenir el blanqueo de capitales y el financiamiento del terrorismo.

El servicio de la deuda externa y el hecho de que Cuba no es miembro de las instituciones financieras internacionales han obligado a que su balance en cuenta corriente como proporción del PIB se mantenga en los últimos años en alrededor de uno por ciento.

Por otra parte, si bien la llegada de turistas se mantiene positiva, tendrá que dinamizarse en el último trimestre del año para alcanzar la meta de 3 millones de visitantes en 2014.

La exportación de servicios médicos y biotecnológicos se mantiene al alza (en 2014 los ingresos por servicios rondarán los 12 mil millones de dólares) y se avanza en la diversificación de mercados receptores, en tanto que las exportaciones de bienes alcanzarán 5 mil 500 millones de dólares. Por su parte, las importaciones de alimentos, que representan alrededor de 20 por ciento de las totales, sumarán 2 mil millones de dólares.

El crecimiento del sector agrícola (en el cual emplea alrededor de 20 por ciento de la población ocupada) y la construcción no compensaron los decrecimientos en la industria manufacturera y de canteras y minas. Si bien la inversión mantuvo tasas positivas de crecimiento, su participación en el PIB es baja (14 por ciento).

El sector agrícola recibió especial atención tanto por cuestiones de seguridad alimentaria como para sustituir importaciones. En 2014 se destinaron más de 2 mil millones de dólares para la compra de alimentos del exterior. Cifras oficiales indican que en el primer semestre del año, el índice de volumen de la producción agropecuaria –que excluye la caña de azúcar y la producción de patios y parcelas– ascendió a 17.6 por ciento en comparación con igual ciclo anterior. En cuanto a la leche se mantuvo la misma producción. Otros productos cayeron, como el tomate, la cebolla, el pimiento y los cítricos. No se estima para el segundo semestre un dinamismo del sector agrícola tan elevado como durante el primer semestre, pues en septiembre empieza la época de siembra.

En 2014 se espera que la tasa de desempleo se mantenga entre 3.3-3.5 por ciento (3.3 por ciento en 2013). Al mismo tiempo, continúa el aumento en el número de trabajadores por cuenta propia. Al cierre de septiembre de 2014 se estimó en más de 476 mil las personas bajo este régimen laboral, alrededor de 10 por ciento más que en 2013.

En cuanto al comportamiento de los precios, en la medida en que se reduce la lista de productos que se incluyen en la libreta de racionamiento, los cuales son subsidiados, y se ajuste la oferta y la demanda de productos, sobre todo agrícolas, surge una situación de incremento de precios que se espera se estabilice en el corto plazo. De esta manera, se estima que la inflación en 2014 termine cercana a 3 por ciento.

Las rebanadas del pastel

Y lo mejor del caso: en Cuba ni un solo niño padece hambre.

Carlos Fernández-Vega, La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...