viernes, 13 de febrero de 2015

Chapuzas del espionaje militar israelí




La actividad de AMAN demuestra, por tanto, un alto nivel de preparación de sus operativos, capacidad de monitoreo y eficacia de sus redes en el exterior, así como una alta coordinación con agencias y secciones del Mossad y el Shabak para cumplir sus misiones. La experiencia alcanzada en materia de estudios de perfiles de su posible agentura, la agresividad de sus katzas (espías) en la búsqueda de información, los niveles de compartimentación entre sus oficiales, así como su relación directa con los altos puestos gubernamentales y del ejército, le hacen un servicio dinámico, de alta eficiencia y suma peligrosidad. Sin embargo, el AMAN cuenta con páginas muy oscuras que ensombrecen cualquier autocomplacencia de sus jefes y agentes, pues no todo ha sido color de rosa para ellos.

 NO TODO HA SIDO GLORIAS PARA LA DIRECCION DE INTELIGENCIA MILITAR AMAN

Una de las chapuzas del AMAN tuvo lugar en 1973 cuando disponiendo de información suficiente sobre las intenciones egipcias de realizar un ataque contra ellos, usando los Segundo y el Tercer ejército, mediante un movimiento de penetración de cerca de 10 kilómetros por los pasos de Mitla y Gidy, cruzando el Canal de Suez, para despejar el avance de las tropas, así como información sobre el ataque de paracaidistas y fuerzas navales por Sharm-el-Sheikh, Sinaí, menospreciaron esta información, al igual que los planes que estaba elaborando Siria al mismo tiempo. Esta subestimación de la información por parte de los analistas de AMAN no les permitió preparar una respuesta militar a tiempo. En esta oportunidad, AMAN sucumbió ante la labor desinformativa de sus enemigos.

http://www.ausairpower.net/PLA-N/C-802-ASCM-Iran-2S.jpg
En julio de 2006 AMAN sufrió otra sonada bofetada en relación con el misil iraní C-802, al desconocer totalmente la existencia de esta nueva arma fabricada en un absoluto secreto que no pudieron vulnerar

En julio de 2006 AMAN sufrió otra sonada bofetada en relación con el misil iraní C-802, al desconocer totalmente la existencia de esta nueva arma fabricada en un absoluto secreto que no pudieron vulnerar, lo que trajo como consecuencia la destrucción de una de sus naves misilísticas por parte de Nasrallah. Esto ha colocado al AMAN en la coyuntura de reforzar desde ese tiempo los estudios y análisis sobre los arsenales de sus enemigos, particularmente Irán, Siria y la organización Hezbolla.

Una operación conjunta entre el AMAN y el Shabak en 1984 relacionada con el rescate de rehenes en un autobús, conocida como KAV 300, como señalamos con anterioridad, colocó a ambos órganos en una situación de crisis y su actividad fue duramente cuestionada por los propios políticos que muchas veces les apoyaron en sus oscuras actividades. La ejecución extrajudicial de las dos personas que secuestraron el autobús y el intento de ocultar el hecho mediante falsificación de testimonios, conllevó a que el jefe del Shabak, Avraam Shalom, fuera obligado a renunciar a su cargo. Tanto el AMAN como el Shabak fueron reprendidos a espaldas de la opinión pública, aunque mantuvieron sus métodos de represión, secuestro y violencia descontrolada con posterioridad.

Como ya señalamos, el AMAN tiene entre sus segmentos estructurales a la  División de Seguridad, encargada de  la protección de las instalaciones gubernamentales. La que fue seriamente cuestionada en 1995 luego del asesinato del primer ministro israelí Isaac Rabín, a manos de  Yigal Amir. No escapó tampoco el Shabak, cuyo jefe, Carmi Gillon, tuvo que dimitir por las fallas evidentes de seguridad en la custodia del premier Rabín.

 La aureola de crueldad que ensombrece al AMAN, al Shabak y a la propia Mossad, denunciadas públicamente en múltiples ocasiones, ha conducido a un constante cuestionamiento en todo el mundo. Incluso, dentro de sus filas, hay muchos oficiales que son reticentes al empleo de métodos crueles e inhumanos.

En este sentido, fueron tales los escándalos sobre la forma de ejecutar criminalmente las operaciones y el salvajismo de los asesinatos cometidos por el Sayeret Matkal del AMAN que, el  21 de diciembre de 2003, varios reservistas pertenecientes al mismo, dirigidos por el mayor  Rav Seren, escribieron una carta al primer ministro israelí negándose a cumplir sus servicios en territorios ocupados. El sentir expuesto en la carta es evidente: “Hemos venido a decirle, señor Primer Ministro, que nosotros ya no seremos cómplices en el reinado de la opresión en los territorios y la negación de los más elementales derechos humanos de millones de palestinos, ni vamos a ser el escudo de los asentamientos erigidos en tierras confiscadas”. 

Sobran, pues, los comentarios.

Percy Francisco Alvarado Godoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...