viernes, 20 de febrero de 2015

Turbine y el nuevo escándalo de la NSA

Los esfuerzos de la NSA para implantar sus códigos maliciosos en objetivos específicos se remontan a 2004, cuando tenían una red de entre 100 y 150 computadoras hackeadas, sin embargo con la creación de la unidad de élite llamada Tailored Access Operations se masificó la vigilancia con la contratación de hackers para crear nuevas herramientas de infección y, en particular, el desarrollo de una solución llamada TURBINE.

http://cdn4.spiegel.de/images/image-584097-galleryV9-imwp.jpg 

La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) ha creado un sistema automatizado, conocido bajo el nombre clave TURBINE, que permite hackear miles de computadoras, de acuerdo con nuevas revelaciones del exanalista de esa institución, Edward Snowden.

Los fundadores de la revista electrónica The Intercept, Ryan Gallagher y Glenn Greenwald, tuvieron acceso a dichos documentos en los que se detalla el modelo que utiliza la citada agencia para tomar el control de las computadoras, pertenecientes a blancos calificados como “sospechosos de terrorismo o extremos”, aunque también vigilan a proveedores extranjeros de servicios de telefonía e internet.

Los esfuerzos de la NSA para implantar sus códigos maliciosos en objetivos específicos se remontan a 2004, cuando tenían una red de entre 100 y 150 computadoras hackeadas, sin embargo con la creación de la unidad de élite llamada Tailored Access Operations se masificó la vigilancia con la contratación de hackers para crear nuevas herramientas de infección y, en particular, el desarrollo de una solución llamada TURBINE.

Se trata de un comando inteligente con la capacidad de controlar la explotación de instrumentos de espionaje y vigilancia a nivel industrial, el cual fue presentado en una reunión de alto secreto en 2009 y comenzó a operar posiblemente en 2010.

TURBINE fue diseñado para hacer el despliegue de software malicioso mucho más fácil para los hackers de la NSA, reduciendo su papel en la supervisión de funciones”, revela el documento filtrado.

Entre las herramientas utilizadas destacan códigos maliciosos que permiten tomar el control del micrófono y cámaras de las computadoras infectadas para grabar conversaciones, así como registrar lo que se escribe, evitar páginas web determinadas y obtener archivos, entre otras acciones.

Por: Nancy De León

Tomado de  http://entrelineas.com.mx


De acuerdo con los fundadores de la revista The Intercept, Ryan Gallagher y Glenn Greenwald, quienes tuvieron acceso a dichos documentos sobre TURBINE, la NSA emplea el sistema de espionaje para poder intervenir los equipos de personas sospechosas de terrorismo. Pese a esto, advirtieron que también se realizan monitoreos sobre proveedores de servicios de telefonía e Internet.
"TURBINE fue diseñado para hacer el despliegue de software malicioso mucho más fácil para los hackers de la NSA, reduciendo su papel en la supervisión de funciones”, dicta uno de los documentos filtrados que respaldan las aseveraciones de Edward Snowden, quien afirmó que la vigilancia masiva también es invasiva e ineficaz.
Una de las aplicaciones más destacadas de TURBINE, el sistema de espionaje norteamericano, es la distribución de códigos maliciosos que permiten a los agentes asumir el control del micrófono y las cámaras de computadoras, una ventaja que se utiliza para la grabación de conversaciones o la obtención de archivos protegidos.

Sergio Noriega   

http://www.sexenio.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...