sábado, 28 de marzo de 2015

La conspiración oculta en el derribo del vuelo de Germanwings


Una nueva teoría de la conspiración está circulando por las redes sociales. Según la misma, el derribo  del vuelo 4U 9525, de Germanwings, en el sur de Francia, fue “resultado directo” de una prueba fallida de la USAF norteamericana, como resultado de una falla de su Sistema de Defensa de Área Láser Líquido de Alta Energía (HELLADS). El incidente fatal se produjo cuando trataban de derribar  un vehículo ICBM y desviarse el láser hacia el avión comercial, provocando la muerte de las   150 personas que iban a bordo.

Según estas especulaciones se pudo detectar  anomalías eléctricas atmosféricas de gran extensión sobre el sur de Francia, el occidente de Italia y el suroeste de Suiza, sobre todo en el   área operativa del 510 Escuadrón de Combate de la Fuerza Aérea Estadounidense, el cual opera desde la Base Aérea de Aviano, en Italia.

El incidente puede haber sido provocado por la acción equivocada de un bombardero Lancer B-1 británico, dotado con el Sistema de Defensa de Área de Láser Líquido de Alta Energía.

Ya no es un secreto que las acciones de "juegos de guerra" desarrolladas por EEUU y la OTAN en el escenaqrio europeo han puesto muchas veces en peligro a los vuelos civiles en el espacio aéreo europeo, ejemplo de los cual fue la desaparición simultánea de 50 aviones de los radares el año pasado.

En este sentido, los servicios de tráfico aéreo de Eslovaquia declararon sobre ese bloqueo de radar: “La desaparición de objetos en las pantallas de radar estuvo conectada con un ejercicio militar planeado que se llevó a cabo en varias partes de Europa… cuyo objetivo era la interrupción de frecuencias de radio comunicaciones. Esta actividad también causó la desaparición temporal de varios objetivos en la pantalla del radar, mientras que los aviones estuvieron en contacto por radio con los controladores de tráfico aéreo y continuaron su vuelo normalmente”.

También se sabe que, sospechosamente, en este contexto de juegos de guerra,  el 3 de marzo pasado se vio afectado el   vuelo LH 1172 de Lufthansa, un Airbus A321, el cual perdió altura inexplicablemente mientras operaba  a altitud normal de vuelo, tal como lo comprobaron sus cartas de radar. En un artículo del Airline Reporter, titulado “Rápido Descenso en Vivo del Airbus A221 de Lufthansa”: “Hubo momentos en los que pensé que podría estar viendo un estrellamiento de algún tipo en tiempo real, a miles de millas de distancia. Pero, gracias a Dios, los pilotos actuaron rápidamente y se desviaron a un aeropuerto cercano. (...) Lufthansa confirmó a Airline Reporter.com que el LH1172 tenia 151 pasajeros a bordo y el capitán decidió hacer una escala en Nantes (NTE) Francia “debido a una emergencia médica (un pasajero enfermo)”.

Contrariamente a la feliz solución del  vuelo LH1172 de Lufthansa,  el vuelo 9525, de Germanwings,  no pudo recuperarse de su rápido descenso y cayó sobre la ladera de una montaña en el sur de Francia.

Otro elemento sospechoso fue que el pasado  3 de febrero fue empleado el  HELLADS en  una prueba cuyo blanco fue uno de sus viejos sistemas de satélites atmosféricos, al que el láser hizo explotar en  plena órbita.

Expertos han declarado que estos sistemas láser como el HELLADS son extremadamente difíciles para lograr un enfoque de  objetivos de largo alcance, ya que sucede un esparcimiento de sus efectos en la  la atmósfera, afectando a todo lo que encuentra a su paso.

En tal escenario del "juego de guerra" -cuya misión era destruir la reentrada de un misil balístico intercontinental (ICBM), disparado desde unas instalaciones de la Fuerza Aérea estadounidense en California, momentos antes del derribo del vuelo 9525 de Germanwings, bajo la simulación de un ataque con una ojiva nuclear contra Rusia-, las fallas del HELLADS destruyeron a la nave sobre territorio francés.


Se sabe que actualmente está creciendo un sentimiento de inseguridad en los pilotos de la aviación comercial, luego de las versiones manipuladas sobre la suerte de los vuelos MH-370, MH-17 y el vuelo 9525 de Germanwings.
La verdad aparecerá algún día, aunque venga ante nosotros teñida de sangre.

De la OTAN y EEUU no puede esperarse nada bueno.


Percy Francisco Alvarado Godoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...