jueves, 30 de julio de 2015

Klaus Barbie, el socio nazi de Pablo Escobar

 El socio nazi de Pablo Escobar

Pablo Escobar no podía creer lo que veía: en medio de la selva boliviana se erigía el único lugar del planeta en donde se creía a rajatabla que Hitler había triunfado. Las paredes del recinto tenían insignias con los colores rojos y negros en donde destellaba la esvástica. Afiches de cuatro metros con la imagen del Fuhrer se erigían en cada rincón.  Decenas de hombres rubios, altos y pálidos, vestidos con los negros y elegantes uniformes de las S.S, saludaban alzando en línea recta el brazo y pronunciaban las palabras que se creían nunca más iban a ser dichas: Heil Hitler!. Al lado de Escobar un anciano de setenta años, calvicie pronunciada, bajo y rechoncho, lucía un vampirezco gabán negro. Le dio la mano y se presentó diciendo que había sido el comandante máximo de la Gestapo al sur de Francia durante la Segunda Guerra Mundial. El Patrón, su primo Gustavo Gaviria y Gonzalo Rodríguez Gacha, supieron entonces que el maratónico viaje que habían hecho desde Colombia había valido la pena.

En 1976 no había una sola hoja de coca plantada en Colombia así que Pablo Escobar, pocos días después de salir por primera vez de prisión, viajó a Bolivia a entrevistarse con Roberto Suárez, terrateniente, ganadero y narcotraficante conocido como el Rey de la coca. En sus inconmensurables tierras de la Sierra Baja, Suárez, además de establecer el pacto por el cual sus avionetas atestarían de hojas de coca los laboratorios en donde se consolidaba el alcaloíde, le hablaría por primera vez a Escobar del hombre encargado de cultivar las cientos de miles de hectáreas de coca en la amazonía boliviana: Klaus Barbie.

Había llegado a Bolivia en 1951, huyendo del gobierno francés que lo buscaba por los innumerables crímenes que cometió cuando era, como comandante máximo de la Gestapo en Lyon, el encargado de torturar, chantajear y apresar a la resistencia anti-nazi en el sur de la Francia ocupada.

Una de las cualidades que le hizo ganar el respeto de sus copartidarios fue el gusto que encontraba en matar. Barbie era un asesino despiadado al que le daba igual mandar a cientos de niños a las chimeneas de Auschwitz o hundirle a botazos el rostro a los “miserables insurgentes franceses” que tenían la desgracia de caer en su poder. Su crueldad le hizo ganar el apodo que lo haría famoso: de ahora en adelante sería conocido como El carnicero de Lyon.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, en 1945, intentó huir pero fue rápidamente apresado por los norteamericanos quienes, previniendo que su nuevo enemigo sería la Unión Soviética, decidieron dejarlo libre y proponerle que trabajara para ellos haciendo espionaje. Le dieron una confortable casa en Hamburgo y le cambiaron el nombre. En 1950 los franceses supieron que Barbie era un protegido de la CIA y le exigieron al gobierno de Truman que le entregaran al criminal nazi. Temiendo que se destapara un escándalo lo pusieron, junto con su familia, en La ruta de la ratas, el corredor por donde se iban de Europa cualquier agente secreto durante la guerra fría.

Klaus Barbie en su reclución
Klaus Barbie en su reclución

Lo embarcaron en Génova y llegaría a Buenos Aires en donde estaría por unas semanas hasta llegar a Bolivia, su destino definitivo. Gracias a sus conexiones con el Vaticano pudo conseguir un pasaporte falso que le reportaba un nuevo nombre: de ahora en adelante se llamaría Klaus Altmann. Durante diez años vivió en el completo anonimato. Con la plata que le entregó la CIA por sus servicios creó la compañía Transmaritima y por debajo de la mesa iba formando una red con los más de cincuenta mil nazis que empezaban a poblar las tierras baldías de Paraguay, Chile, Argentina y Bolivia. Sin embargo su personalidad, avocada al protagonismo, lo terminaría traicionando. Cada vez se vería más cercano a los gobiernos de derecha que manejaron Bolivia entre las décadas del sesenta y setenta. Su nombre se vio vinculado en la captura y posterior ejecución del Ché Guevara. Después de una breve estadía en Perú, regresó a Bolivia cuando su amigo, el general Hugo Banzer, tomó el poder después de un golpe de estado.

Allí Altmann-Barbie se convertiría en asesor de las fuerzas armadas bolivianas y se movería con absoluta libertad en La Paz, teniendo su base de operaciones en el café Bavaria, famoso por su decoración basada en esvásticas y fotos del Fuhrer. En ese lugar se planearon los golpes de estado que sacudirían el sur del continente durante la década del setenta. El camino que uniría al criminal nazi con el mafioso más sanguinario del mundo, se terminaría de trazar cuando el general Luis García Mesa fuera Presidente de Bolivia y creara, durante el año y medio que duró su mandato, un narco-estado.

En su guarida en la Amazonía boliviana, Barbie volvía a ponerse su uniforme de S.S. El ocho de enero de 1981 le mostró a Pablo Escobar, Gustavo Gaviria y Rodríguez Gacha las miles de hectáreas de coca que irían a parar a los laboratorios en Colombia. Los nazis bolivianos pactaron entregarle al Cartel de Medellín el 90 por ciento de la pasta base con la que inundarían de cocaína las calles de Estados Unidos. Además, Barbie sería el contacto del jefe del Cartel con el banco Ambrosiano, propiedad del Vaticano.  Luego de las formalidades hubo una pantagruélica fiesta en donde los cerdos asados y el Dom Perignon corrían de mesa en mesa. Allí un Pablo Escobar eufórico le prometió a Klaus Barbie financiar sus Amigos de la muerte, el grupo paramilitar creado por el Carnicero de Lyon para limpiar a Bolivia de la estela comunista.

El pacto no duraría mucho. El dictador García Meza caería a comienzos de 1982 siendo reemplazado por Hernando Siles Suazo y con la llegada de la democracia se le derrumbó el imperio a Barbie quien fue detenido en La Paz y extraditado a Francia. Allí debía responder por el envío a Auschwitz de 44 niños. Escobar no sufriría con la detención de su socio, en Colombia se había aprendido a cultivar la mata y en el sur del país (Putumayo, Nariño y Caquetá) se convertirían en los nuevos grandes proveedores. Colombia se había erigido en el mayor reino de coca del mundo y Pablo Escobar en su emperador.

Por: / La 2 Orillas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...