martes, 27 de octubre de 2015

Un "accidente" en Francia, detenciones en Líbano y una conspiración en marcha



Foto de archivo


El sitio http://www.whatdoesitmean.com ha vinculado hoy al peor desastre de tránsito ocurrido en los últimos 33 años en Francia con una supuesta operación de contrabando cometida por ciudadanos sauditas, ya capturados en el Líbano,  y cuyo siniestro fue producto de una bomba termobárica colocada en un camión que impactó a un autobús –el pasado viernes, sobre las 7:30 a.m.-, en un tramo de carretera ubicada cercano a Puisseguin,  próximo a la ciudad de Libourne y situado al este de Burdeos. Todo ello sobre la base de un supuesto informe del Servicio de Inteligencia exterior de Rusia (SVR).

En el siniestro fallecieron 43 personas de tercera edad procedentes de Petit-Palais-et-Cornemps, y otras ocho resultaron heridas. No obstante, según la fuente, el supuesto accidente arroja serias dudas. En primer lugar, el camión parece no haber estado dedicado en ese momento a transportar madera, ni la colisión se produjo de manera accidental.

Según la fuente el citado camión traía un contrabando de anfetaminas procedente de Bulgaria y el mismo fue asaltado por cuatro sauditas, evitando que la carga llegara a su destino en el puerto de Burdeos. Tras el secuestro con éxito del contenido de camión, el citado comando colocó lo que parece haber sido una bomba termobárica, con vistas a destruir cualquier huella del ataque. Al detonar este artefacto provocó el siniestro que afectó directamente al autobús francés con la consiguiente muerte de decenas de personas.






Asimismo, la fuente destaca que dicha bomba emplea el oxígeno del aire circundante y generando una intensa explosión a altas temperaturas, lo que se evidencia en las fotos tomadas a ambos vehículos. El diésel que contenían los tanques de ambos vehículos era incapaz de provocar un incendio de tal magnitud.

Todo parece indicar que informes de inteligencia demostraron que los ladrones y terroristas saudíes abordaron un jet privado en el aeropuerto de Burdeos-Merignac, informando que su destino vuelo a sería Hail, en Arabia Saudita. Poco después dicho avión fue capturado en el aeropuerto internacional Rafic Hariri de Beirut, en Líbano, así como sus cinco ocupantes –tres terroristas, el piloto y el copiloto, entre los cuales se encontraba el príncipe Abdel Mohsen ibn Walid ibn Abdelaziz -, con dos toneladas de pastillas de anfetaminas Captagon (la droga de los yihadistas), sustraídas del camión en Puisseguin.

Según el sitio “… los expertos de SRV en este informe explican que las anfetaminas Captagon (Fenethylline) sirven para financiar la guerra contra Siria y está etiquetado como el "arma secreta" de los terroristas del Estado islámico, ya que genera cientos de millones de dólares en ingresos anuales, a la par que sirve para drogar a sus milicianos para que cometan actos bestiales.”

Los propios expertos han determinado la existencia de una ruta de tráfico de Captagon Bulgaria-Sur de Francia-Medio Oriente. A la par, el Servicio Federal de Control de Drogas (FSKN) estiman los terroristas islámicos están haciendo más de $ 350 millones de dólares de estos fármacos -que, además, corrompe a todos en su camino.

De ser cierta esta información, se pone claramente sobre el tapete los vínculos entre Arabia Saudita y el Estado Islámico, así como una ineficacia de las autoridades francesas en evitar el paso de esta droga por su territorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...