lunes, 2 de noviembre de 2015

Justin Trudeau: Comienzo de una leyenda canadiense



http://www.aljazeerah.info/images/2015/November/2%20p/Justin%20Trudeau,%202015.png

Canadá acaba de vivir una década de cuento de hadas, con los genios del mal y héroe juvenil. Piense en "Jack y las habichuelas mágicas", protagonizada por naif juvenil, Justin Trudeau y el mal la lluvia gigante sobre Jean Pier de las nubes, Stephen Harper. Justin sube con valentía en la escala política resbaladizo, peligrosa para luchar contra el gigante... y gana contra todo pronóstico, el ahorro de su humilde casa de los genios.

El primer ministro de Canadá durante los últimos nueve años, Stephen Harper, llevó una vida encantada hasta el 19 de octubre, cuando se llevaron a cabo las elecciones federales. A pesar de que nunca obtuvo más del 39% de los votos (en los parlamentos minoritarios anteriores que tenía sólo el 34%), su gobierno fue más parecido a la de un dictador, con políticas que alarmaron cada vez más a sus seguidores hasta que su apoyo cayó a 30% y unió al resto de los votantes contra él, dando a los liberales una mayoría arrolladora.

Para el pro-israelí, pro-guerra, anti-medio ambiente, anti-ciencia, tipos anti-cultura, era perfecto. Pero para las personas preocupadas por los derechos humanos, el medio ambiente, la promoción de las artes y el mantenimiento de la reputación de Canadá como una nación que promueve la paz en el mundo, un paraíso para el desarrollo científico, ha sido el peor primer ministro en la historia.

Los canadienses, finalmente despertaron alarmados este verano, y los liberales -bajo el carismático Justin Trudeau, hijo de Pierre Trudeau-, produjeron un milagro, moviéndose desde el tercer lugar, con 19% a 37% en la última semana, a un 40% en la jornada electoral.

Horas después de su victoria, Trudeau dijo a los periodistas: "Yo quiero decir esto a los amigos de nuestro país en el mundo: muchos de ustedes se han preocupado de que Canadá ha perdido su voz compasiva y constructiva en el mundo en los últimos 10 años. Bueno, tengo un mensaje simple para usted en nombre de 35 millones de canadienses. Estamos de vuelta."

Los seguidores de la "tercera vía" del NDP soltaron la nave en la última semana, horrorizado ante la posibilidad de dar a Harper otro mandato. A pesar de la resistencia obstinada de su líder Thomas Mulcair, hicieron lo más sensato, optando de forma individual a votar "estratégicamente" en circunscripciones donde la división liberal-socialista podría permitir a los candidatos pro Harper a deslizarse en una vez más.

La devastación de la década de Harper va a ser muy difícil de revertir. Será esencial para los liberales y el NDP -y no olvidemos el valiente líder del Partido Verde Elizabeth Mayo- para trabajar juntos en un espíritu "Batalla de Inglaterra" para salvar algo de la herencia Harper.

Sus pecados internacionales son bien conocidos, especialmente su retirada del tratado ambiente de Kyoto en 2011, y su belicismo y el doblegarse ante Israel: En 2010 se otorgó una nueva identidad y el pasaporte a un agente del Mossad que había participado en el asesinato del líder de Hamas Mahmoud al-Mabhouh en Dubai, en 2010. De repente rompió relaciones diplomáticas con Irán, en septiembre de 2012, en correspondencia con la histeria sionista por atacar a ese país. La lista es interminable.

Fue el turno de Canadá para unirse al Consejo de Seguridad de la ONU en un asiento en 2010, pero los miembros de la ONU la tomaron contra Canadá, reconociendo la afrenta de Kyoto y el escandaloso sesgo pro-israelí de los conservadores.  Harper redujo Canadá, en el mejor de los casos en un hazmerreír, y, en el peor, en un paria internacional.

Fue odiado por el 65% de los canadienses -hacen el 70% a partir del día de las elecciones- no tanto por estas humillaciones, pero sí por sus muchas políticas internas, que incluyen destripar programas de investigación y de asistencia social, científicos, socavando las leyes de protección del medio ambiente, el voto masivo de rigging en las elecciones de 2011, prorrogando el Parlamento dos veces para evitar la necesidad de llamar a nuevas elecciones, convirtiéndose en el primer premier en ser encontrado culpable de desacato al Parlamento.

El discurso islamófobo y cínico de su campaña de reelección se derrumbó este verano, bastando recordar que él pregonó los peligros de dejar que las mujeres musulmanas se tomaran el juramento de ciudadanía llevando un niqab, que más tarde incluiría como "prácticas culturales de barbarie".

A favor de Harper

Me gustaría poder decir algo positivo a favor de Harper...

¡Espera! Su fanatismo y belicismo inspiran a nuestro héroe Justin a desafiar la norma penal del mal de genios y para reunir a los canadienses. El ogro inadvertidamente galvanizó los Canucks y el parlamento transformado, dándole un rostro más inclusivo, y un nuevo compromiso de hacer valer Canadá en el escenario mundial en su imagen tradicional de un refugio para los perseguidos, un defensor de la paz y el medio ambiente.

El 12% de los musulmanes que apoyó a los conservadores en 2011 cayó a cero en esta ocasión. Harper ni siquiera se molestó en responder a la solicitud del voto de los canadiense-musulmán por un mensaje conservador (los otros líderes políticos cumplan).

Banda intrépida de Justin incluye 10 musulmanes, la mayor cantidad en la historia de Canadá, incluyendo la primera somalí canadiense MP, Ahmed Hussen, y el primer afgano canadiense, Maryam Monsef. Los diputados musulmanes canadienses son todos los recién llegados a la política, con la excepción de Omar Alghabra y Yasmin Ratansi.

Esto podría convertirse en la nueva carretera de los liberales a los gobiernos de mayoría, así como para que los canadienses abracen el multiculturalismo y los musulmanes sigan inmigrando. También puede asegurarse que los musulmanes tengan una voz fuerte en Parliament Hill. Ganar-ganar.

Cambio histórico musulmán

El primer MP musulmana de Canadá, Rahim Jaffer, irónicamente fue elegido por los conservadores en Edmonton en 1997. Wajid Khan fue elegido como liberal en 2003, pero cambió a los conservadores en 2007 en protesta por la ley del matrimonio homosexual. Yasmin Ratansi fue elegida como la primera mujer musulmana MP del 2004 hasta el 2011, y Omar Alghabra desde 2006 hasta 2008, ambos liberales. En 2011 queda sólo un musulmán, NDP Sadia Groguhe, en Quebec, que perdió en 2015.

Así que la nueva lista de diez musulmanes en Parliament Hill es un momento histórico para Canadá. Los números más altos tienen sentido, teniendo en cuenta los cambios demográficos en las últimas cuatro décadas.

En 1971 había 33.000 musulmanes en Canadá. En 1981, hubo 98.000, en 1991 había subido a 253.265 y, en 2001, más de medio millón. A partir de 2013, había más de un millón de musulmanes, el 3,2% de la población, y el Islam es la religión de más rápido crecimiento en Canadá.

En contraste, hubo tres diputados judíos antes de la elección 2015, ahora cinco, y al igual que sus primos semitas, todos ellos liberales y todos ellos nuevos en la Cámara de los Comunes. Los canadienses judíos comprenden el 1% de la población nacional.

La estrella es sin duda Omar Alghabra, un inmigrante sirio nacido en Arabia Saudita, el ex presidente de la Federación Árabe Canadiense. En 2008 fue derrotado por Bob Dechert, un aliado cercano de Harper, así que la victoria de Alghabra es particularmente alentadora para los matadores de dragones. Alghabra es un amigo y ahora un asesor principal de políticas de la PM.

Alghabra también proporcionó los más entretenidos anuncio de campaña de vídeo, una historieta inspirada en un cuento de HBO de la traición, la venganza y la magia, "Juego de Tronos".

"Omar, tienes que ayudar", declara un campesino pobre. "Las personas se están preparando para asaltar la capital. Ellos quieren cambiar, pero escucha nadie”.

Dice un propietario de una posada, "Hemos sido ignorados durante mucho tiempo. Cada año se pone más caro de mantener mi posada. Apenas puedo darme el lujo de mantenerla abierta”.
"Lo que realmente necesitamos es alguien que va a luchar por nosotros", exhorta a un fraile.

Los insurrectos triunfantes establecen derecho al trabajo. Trudeau informó a Obama a pocas horas de su victoria de su intención de retirar de los aviones de combate de Canadá de la campaña anti-ISIS. Se ha invitado a toda la oposición y los líderes provinciales a unirse a él en la conferencia climática de la ONU en París, a principios de diciembre para tratar de reparar algunos de los daños que Harper infligió a esa parte de la imagen de Canadá. Las aventuras de Justin y las habichuelas mágicas continúan.

By Eric Walberg

2 comentarios:

  1. hi percy, thanks for your translation. i will publish chapter 2 of the 'adventures of justin and his hearty band' shortly. i would be delighted if you can do it the same honor.
    eric

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. here is part II http://ericwalberg.com/index.php?option=com_content&view=article&id=582:justins-band-cleans-up-harper-holocaust&catid=39:europe-canada-and-us-&Itemid=92

      Eliminar

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...