martes, 15 de diciembre de 2015

Dos reacciones ante una amenaza terrorista



Editorial:  Dos reacciones ante una amenaza

El propósito del terrorismo es sembrar el miedo entre sus víctimas. Crear un clima de inseguridad suficiente como para aterrorizar a la gente, de manera que interrumpa sus actividades diarias por el temor a un ataque en el momento menos esperado. A las autoridades locales les queda la responsabilidad de evaluar la seriedad de una amenaza, lo que requiere un delicado equilibrio entre la seguridad máxima o continuar la vida regular.  


Un ejemplo de ello es el cierre del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), como medida precautoria, ante la amenaza de que terroristas islámicos iban atacar varias escuelas con bombas y armas de asalto. El otro es la decisión de las autoridades escolares de Nueva York que aparentemente recibieron una amenaza similar a la de Los Ángeles, pero al interpretarla como “no creíble”, la descartaron permitiendo que las escuelas sigan su funcionamiento regular. El Comisionado de Policía de Nueva York, y ex jefe policial a en Los Ángeles, Bill Bratton, calificó la reacción del LAUSD como una “sobre reacción significativa”.

La decisión tomada en Los Ángeles está influenciada por el recuerdo fresco de la matanza de San Bernardino, a una hora de Los Ángeles, hace dos semanas. La tragedia que causó 14 muertos dejó un profundo sentimiento de inseguridad en la población. La narrativa dice que si los simpatizantes de los extremistas islámicos actuaron en algo tan local como una reunión de empleados condales, nadie estaría completamente a salvo de ellos.

El caso del LAUSD es una muestra también de las dificultades para garantizar una seguridad absoluta. La meta del superintendente escolar, Ramón Cortines, es revisar las instalaciones de las aproximadamente 900 escuelas, lo que significa, si se quiere hacer fehacientemente, revisar los casilleros de los casi 700 mil alumnos. Esta es una labor titánica, aunque con la loable intención comprensible de garantizar a los padres que sus hijos estén seguros en la escuela.

Apostar por la cautela suele ser una buena política. Es mejor estar tranquilo y seguro, aunque el terror haya logrado un éxito efímero, porque el temor nos hace cambiar de rumbo. Los acontecimientos de hoy mostraron dos decisiones diferentes tomadas rápidamente, aunque influenciadas por distintas circunstancias. Ambas son diferentes caras de la misma moneda que en estos tiempos es el combate al terrorismo.

Editorial de La Opinión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...