jueves, 7 de enero de 2016

Reto: 40.000 euros para quien descifre un código secreto de la II Guerra Mundial



La empresa catalana de software de encriptación ForYourEyesOnly (4YEO) se ha propuesto encontrar al Alan Turing del siglo XXI y por ello ha aumentado el premio y el plazo para quien consiga descifrar un código secreto utilizado en la II Guerra Mundial.

El joven empresario barcelonés Dídac Sánchez y director de 4YEO logró descifrar el pasado agosto el mensaje en cuestión y retó a cualquier persona a descubrir la estructura de este código a cambio de una recompensa de 25.000 euros.

El 31 de diciembre expiró el plazo propuesto por el empresario sin que ninguna de las 2.223 personas que han tratado de descifrar el enigmático código lo hayan conseguido. Pero Dídac Sánchez ha ampliado el plazo hasta el 30 de abril y ha aumentado la recompensa a 40.000 euros para quien emule el logro histórico de Alan Turing con la máquina Enigma alemana.

El impulsor del reto necesitó tres años de investigación y una inversión de 1,5 millones de euros para crear un software basado en la estructura del código encriptado y solo descifrado por él hasta hoy, que se comercializará a finales de este año y que permitirá encriptar cualquier texto o documento, correos electrónicos, conversaciones de WhatsApp, Messenger, SMS, Skype y Telegram, así como llamadas telefónicas.

El origen

En 1982 David Martin, un ciudadano de Surrey (Reino Unido), reformó su vivienda y encontró en el conducto de su chimenea el esqueleto de una paloma mensajera que llevaba una cápsula roja sujeta a la pata. El tubo contenía un mensaje cifrado que los servicios de inteligencia de todo el mundo no han conseguido descifrar hasta el día de hoy. Se piensa que este mensaje pertenece a las fechas del «Día D», cuando fue realizado el desembarco en Normandía, el 6 de junio del 1944.

Durante dicha jornada, Winston Churchill decretó silencio absoluto de radios y se utilizaron palomas mensajeras en muchos de los mensajes enviados al centro de inteligencia de Bletchley Park (precedente del actual GCHQ), donde trabajaba el matemático Alan Turing, principal artífice del desencriptado de los códigos nazis elaborados por la máquina Enigma. La paloma en cuestión, catalogada como 40TW194, murió misteriosamente en la chimenea de David Martin, al parecer exhausta. Provenía, seguramente, de la costa francesa. Diversas fuentes conjeturan que esta paloma iba acompañada de otra catalogada como 37DK76, que tampoco llegó a su destino.

Es muy probable que el ave - como otras similares- se dirigiera a Bletchley Park, donde los criptógrafos aliados dirigidos por Aland Turing tenían su base operativa, y donde también se encontraba una unidad de los servicios de inteligencia del M16, distante a sólo cinco millas de la vivienda de Martin. El mensaje que transportaba dicha paloma iba dirigido a X02 (supuestamente el Bomber Command) a las 16:45 horas. El mensaje escrito en un fino papel de cigarrillo contiene 27 códigos, cada uno de ellos de cinco letras o números. La firma el supuesto Sargento W. Stott.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...