lunes, 8 de agosto de 2016

Denuncia: FNCA presiona por un muerto entre huelguistas contrarrevolucionarios



http://razonesdecuba.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2014/11/Coco-Farina-300x187.jpg
Como ya señalamos en un artículo anterior, los principales enemigos de Cuba han continuado utilizando las llamadas “huelgas de hambre” como fenómeno mediático para satanizar al gobierno cubano. En tal sentido, varios mercenarios, entre los que se halla Guillermo “El Coco” Fariñas, se encuentran por estos días prestándose a mantener vivo el circo mediático en esta dirección. Sin embargo, tras bambalinas, hay otros intereses más sórdidos involucrados en este asunto en los cuales está implicada la organización con antecedentes terroristas denominada Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA).

Fuentes bien fundadas e informadas sobre el caso me han dado a conocer que Eulalia García (Laly) –directiva de la FNCA– ha estado insistiendo de manera oculta en la intención del Coco Fariñas, Carlos Amel Oliva y otros “huelguistas” de UNPACU de mantener a toda costa sus ayunos mediáticos, con la finalidad de aumentarles a sus organizaciones –entiéndase FANTU y UNPACU– tanto el financiamiento en dineros como visibilidad en los principales medios involucrados en la guerra ideológica anticubana. Además de la citada Laly, otros miembros de la FNCA, como José Antonio Blanco y Karina Álvarez, han sido designados para desarrollar toda una campaña en Miami y en otros países para  manipular la situación de los “ayunantes”, empecinados en comprometer a personalidades políticas, artísticas y de renombre en esta manipulada acción anticubana.

Tal exigencia de victimizarse y crear una falsa visión sobre Cuba en materia de derechos humanos es la condición planteada por la FNCA para financiar el dinero USA hacia las ya citados grupúsculos contrarrevolucionarios y a otros como la RCCC, las Damas de Blanco, la Junta Patriótica y el autotitulado Frente Nacional de Resistencia Cívica “Orlando Zapata Tamayo”. Sin embargo, a pesar de este esfuerzo, cada vez resulta más difícil para la FNCA y sus socios el lograr frenar el proceso de recomposición de las relaciones entre Cuba y EEUU, en validar sus acusaciones falsas en materia de DDHH y vender a los “opositores” como un ente unido y monolítico frente al gobierno cubano.

No soy yo quien reconoce una verdad de Perogrullo: USA emplea a la actual contrarrevolución interna –fragmentada, viciada y descalificada ante el pueblo cubano– temporalmente como instrumento para sostener el  ataque mediático anticubano. No la ve, empero, como los pretendidos sujetos para propiciar el cambio esperado en Cuba. Sus ojos apuntan en otras direcciones y ya han comenzado a mostrar las uñas en esa intentona. De tal forma, tanto el Coco como los otros contrarrevolucionarios son descartables a corto y mediano plazo.


Esta es la verdad sobre la manipulada intención de la FNCA y de otras organizaciones de extrema derecha radicadas en el exterior para alentar a sus ayunantes, empleando desde la promesa de dinero y fama hasta un apoyo total. No les importa la suerte o desenlace que tengan los mismos ya que, como hemos dicho, son descartables. No obstante, se sabe que apuestan por lograr que uno de ellos fallezca para ser usado como bandera para acusar a Cuba y por ello el empecinamiento de los implicados en el asunto. Los estimuladores de las huelgas buscan la satanización de nuestro gobierno a toda costa y a todo coste. Los implicados de adentro, como es el caso de Fariñas, buscan protagonismo al verse desbancados en la preferencia que han ido logrando otros mercenarios ante sus amos como son los casos de José Daniel Ferrer, Berta Soler, Antúnez y Oscar Elías Biscet, entre otros.

Por mi parte –si en algo logro coincidir con aquellos enemigos de Cuba que alientan a Fariñas a culminar su circo mediático– no creo que sus demandas sean respondidas pues no lo ameritan ni su catadura ni su finalidad. También considero que este actuar de la FNCA apoyando a Fariñas y a otros huelguistas a llevar sus actos hasta las últimas consecuencias, no es más que otra muestra de su actuar hipócrita: no se manifestado abiertamente contra la política de Obama de acercarse a Cuba como lo han hecho otros sectores de la ultraderecha anticubana, pero sí se involucra en dudosos actos como éste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...