jueves, 20 de junio de 2019

Proyecto Rebelión Nacional: una trampa para incautos


Dos contrarrevolucionarios de poca monta radicados en el exterior, Lázaro Mireles Galbán y  Wilfredo Beyra, –devenidos en  fantoches de turno dentro de la desunida contrarrevolución anticubana que los ha marginado en varias oportunidades  y envenenados por el apego al protagonismo mediático y búsqueda  de reconocimiento–, se han propuesto a lanzar un descabellado y utópico proyecto: convertir el venidero 13 de julio en una supuesta movilización nacional contra el gobierno cubano. A tanto demérito y deshonra acumulados suman hoy dos detestables actos: incitar desde lejos a otros para que asuman protestas desde la comodidad de sus hogares y el mentir al mundo sobre la connotación de un show con cuatro gatos que será desinflado por la cólera y reprobación de todo nuestro pueblo.
Mireles Galbán y Wilfredo Beyra, auto titulados líderes de Acciones por la Democracia y el proyecto opositor Rebelión Nacional, radicados en España y EEUU respectivamente, son los convocantes del llamado “Día R”, lo cual ha sido visto con duda por otros cabecillas recelosos de que les mellen su protagonismo y han puesto en entredicho el éxito o conveniencia del mismo, lo que cualquier gente con lógica puede predecir.
Aunque dicen contar con el apoyo de otros contrarrevolucionarios –algunos desde el exterior y de otros que no acostumbran a movilizarse directamente– lo cierto es que el prometido apoyo de CubaDecide, Somos+ y del llamado  Partido Nacionalista Cubano (PNC), parece que se esfumará antes del sonado día R. Algo parecido sucederá con las provocaciones que planean montar simultáneamente para ese día en Estados Unidos, Canadá, Chile, Perú, Uruguay, Inglaterra, Alemania, España y Suecia.
Aunque pretensiosamente dicen cuidar bajo el anonimato a los organizadores de este show dentro de Cuba, puedo garantizarles con un 100 % de certeza que las autoridades ya  los conocen y ninguno de ellos asomará la cabeza en una calle cubana. Estos cuatro gatos están sobre aviso.
No quiero entrar en detalles sobre los organizadores de este show, salvo decir que Mireles Galbán busca lograr su añorado sueño de entrar en EEUU luego de su frustrado periplo por Alemania y su actual estancia irregular en España, donde realizó un show mediático en el consulado cubano a principios de año. Por su parte, el Beyra residente en Arizona y todavía mal visto por gran parte de la contrarrevolución en Cuba y en el exterior, poco empuje movilizador parece tener. Ahora mismo tiene una ojeriza con el caudillito José Daniel Ferrer quien teme por ver afectado su protagonismo y por haber sido acusado por el citado Beyra de ser agente del G-2 cubano, artilugio que él mismo usa contra sus enemigos o contrincantes.
Lo cierto es que el 13 de julio nada pasará en Cuba, salvo otro día de esfuerzo denodado por parte de nuestro pueblo por seguir venciendo las constantes amenazas de la actual administración yanqui que no tiene escrúpulo de usar payasos para conseguir su utópico sueño de vencer a la Revolución.

miércoles, 12 de junio de 2019

La trama contrarrevolucionaria en el Congreso argentino


Ledezma en el Congreso argentino
El pasado 28 de mayo de 2019  se celebró un encuentro entre miembros de la Cámara de Diputados del Congreso argentino con la llamada embajadora venezolana del títere Juan Guaidó, Elisa Trotta Gamus, quien estuvo acompañada por dos diputados de la derecha integrantes de la AN, José Manuel Olivares Marquina y Ángel Alvarado. Como anfitriones participaron los diputados Waldo Wolff –jefe del grupo parlamentario de amistad con Venezuela–, Cornelia Schmidt Liermann –titular de la comisión de Relaciones Exteriores y Culto de la Cámara baja–, así como Astrid Hummel, Pablo Torello, Ezequiel Fernández Langan, Brenda Austin y Paula Urroz; Lilia Puig, legisladora del Parlasur; Darío Ramírez, coordinador internacional del Plan País de Venezuela; el embajador Carlos Cherniak, director de Asuntos Parlamentarios de la Cancillería Argentina; y Juan de Dios Cincunegui, director general de Diplomacia Parlamentaria, Cooperación Internacional y Culto de la Cámara de Diputados. Les acompañó el actual secretario de Salud argentino, Adolfo Rubinstein, así como un personaje que parece ser la nueva estrella de las conspiraciones contra Venezuela, Cuba y Nicaragua: Luciana Mariel Termine, Directora de Diplomacia Parlamentaria y Cooperación Internacional.
La señora Termine, según fuentes confiables, sirve de apoyatura dentro del Congreso a todo show que se organice en el mismo contra las naciones progresistas antes mencionadas, sirviendo de enlace con otras fuerzas de la derecha en el continente. Ella estuvo implicada en la visita de la ex representante de la mafia anticubana a la Argentina, a principios de mayo pasado, Ileana Ros-Lehtinen, y organizó todos los encuentros de la misma  con diputados de derecha. Asimismo, ha sido la encargada de coordinar con CADAL la actual visita del contrarrevolucionario Ángel Santisteban y de gestionar una frustrada visita al congreso argentino. Ella apenas aparece en las redes sociales como buena conspiradora.
La Termine tuvo a su cargo, a petición de Cornelia Schmidt Liermann,  de preparar una visita del ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, a principios de año, con vistas a procurar una denuncia contra el presidente Nicolás Maduro ante  la Corte Penal Internacional, En este recibimiento participaron los diputados Marcela Campagnoli, Paula Oliveto, Carmen Polledo, Miguel Bazze, Fernando Iglesias, Lucas Incicco, Juan Manuel López, Pablo Torello, Marcelo Wechsler, Waldo Wolff y Facundo Suárez Lastra.
Ya yo había denunciado en un artículo titulado “En Argentina se fragua una conspiración contra Cuba y Venezuela”, fechado el 5 de octubre de 2018, un plan de la derecha argentina dentro del Congreso de la Nación, particularmente integrada por diputados del partido gobernante PRO –dirigidas por el diputado Fernando Iglesias, con la venia del propio ministro de Justicia German Garavano, del gobierno de Mauricio Macri, del  presidente de la cámara de diputados Emilio Monzó y la presidenta de la comisión de relaciones exteriores, Cornelia Schmidt Liermann– cuyo siniestro plan es formar una Corte Penal Latinoamericana y del Caribe (COPLA) según aparece el sitio web de la misma.
Alerto sobre estos planes, a cuya cabeza está la derecha argentina con cuyos representantes se reunió el presidente brasileño Jair Bolsonaro, en su visita al país austral, con vistas a conspirar contra los gobiernos de Venezuela y Cuba.

lunes, 27 de mayo de 2019

Embajada USA en Cuba: otro traspié cargado de hipocresía


La embajada de Estados Unidos en Cuba tuvo un triste papel durante la realización desautorizada de la marcha alternativa de la comunidad LGBTI en La Habana: primero el haber sido uno de los instigadores de la misma y, por otro lado, su hipócrita denuncia en la red social Twitter sobre las acciones de las autoridades cubanas para evitar el desacato de varios de sus organizadores a mantenerla a toda costa desoyendo las peticiones de las fuerzas del orden.
Hipócrita es el contenido de su tweet  donde acusa a Cuba de negar " al pueblo cubano sus derechos fundamentales” en relación con la detención de varios contrarrevolucionarios provocadores como Boris González Arenas, a Óscar Casanella, Iliana Hernández, Ariel Ruíz Urquiola, entre otros, cuyo objetivo era crear un show mediático basado en una falsa victimización contra esta comunidad.
Hipócrita han sido también la aludida embajada, los provocadores, los entes contrarrevolucionarios radicados en el exterior y los medios que han satanizado a Cuba por este evento y han sido incapaces de levantar su voz contra las acciones de la administración Trump contra esa misma comunidad en EEUU.
¿Alguno de ellos cuestionó el desmontaje de los logros alcanzados por la comunidad LGBTI durante el gobierno de Obama por parte de la administración Trump? ¿Alguno de ellos ha criticado la narrativa de odio actual impulsada dentro del Pentágono contra los gays y transexuales dentro del Army, así como dentro de la sociedad? ¿Alguno de ellos ha criticado la decisión del Departamento de Salud y Servicios Humanos de echar abajo la identidad sexual e implementando acciones de diversa índole contra la comunidad LGBTI? ¿Quién de ellos ha repudiado la decisión de ese mismo departamento de prohibir a las agencias gubernamentales la adopción de niños por parte de parejas homosexuales en otras naciones y la negación de la ciudadanía norteamericana por parte del Departamento de Estado?
A los involucrados en este ataque contra Cuba, particularmente a la Embajada USA en La Habana, toca primero mirarse por dentro y no atacar a otros cuando se tiene tejado de vidrio.

domingo, 26 de mayo de 2019

¿Permitirá en gobierno de Costa Rica la entrada de un terrorista a su territorio?



Un nuevo show mediático anticubano se organiza en Costa Rica bajo el nombre de "Adoctrinamiento de los pueblos a través de la educación castrista cubana" y organizado por la mal llamada Justice Cuba. El llamado foro tendrá lugar el próximo 30 de mayo en el Salón de Ex Presidentes de la Asamblea Legislativa. A todas luces esta maniobra está dirigida contra la labor solidaria cubana para erradicar el analfabetismo en otras naciones.
De acuerdo con la convocatoria participan varios terroristas y provocadores anticubanos como Luis Zúñiga Rey, Pedro Corzo, Orlando Gutiérrez-Boronat y Berta Antúnez,  residentes en Miami, así como el abogado del derechista partido español VOX y uno de los patrocinadores de la lawfare anticubana a través de Justice Cuba, así como el escuálido venezolano Martín Paz.
De sus integrantes tomaré un solo caso pues las historias de los participantes son harto conocidas dentro la mafia anticubana. Me refiero a Luis Zúñiga Rey, reconocido terrorista implicado en los atentados con bomba contra instalaciones turísticas cubanas en la década de los 90. El FBI dispone de abundantes elementos sobre el historial de este bandido.
En un artículo publicado por mí hace algunos años bajo el título "Luis Zúñiga Rey, el terrorista que yo conocí”, expongo suficientes elementos sobre la larga data criminal de este criminal. Algunos de los pasajes de este artículo son elocuentes:
"Aún lo recuerdo frente a mí aquella noche de noviembre de 1993, cuando me impuso de los tenebrosos planes de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), radicada en Miami, para hacer explotar poderosas bombas en el Hotel Nacional de Ciudad de la Habana y en un famoso restaurante de esta ciudad. No había en él ni pena ni preocupación por las consecuencias de la propuesta que me acababa de formular. ¡Hágalo, dijo, y será bien recompensado!
Acepté a cooperar con él en sus funestos planes en mi condición de colaborador secreto de la Seguridad cubana. Esa era mi misión: conocer y contribuir a desarticular los planes terroristas organizados por Zúñiga y sus socios de correrías desde Miami, territorio de los Estados Unidos. Sin embargo, escondiendo mi repulsa en lo más hondo de mí,  soporté su presencia y la larga verborrea contra su propio pueblo. No podía entender cómo este camaleón, capaz de presentarse en diversos sitios, como lo hace hoy en Ginebra, para clamar «por su sufrida Cuba», era capaz de organizar asesinatos y atentados sin el menor pudor.
Zúñiga me dijo entonces, cara a cara, que era necesario ser violento y frío, calculador y despiadado, para derribar a Fidel y a la Revolución. Había que organizar un abastecimiento de armas y explosivos para que mi pretendida célula colocara las bombas en los hoteles y sitios visitados por turistas en la Habana. Me darían además, insistió, ocho cápsulas de fósforo vivo para incendiar también cines y teatros atestados de cubanos inocentes. Aquellas  noches de noviembre y diciembre de 1993 no había piedad en él, sólo odio irracional y sed de venganza. Supe, pues, sobre la necesidad de detenerlo en nombre de la cordura y la razón, y eso hice con plena convicción.
 No le bastó a Zúñiga sólo eso. Después que desarticulamos sus tenebrosos planes, continuó involucrándome en otros planes no menos dañinos y peligrosos. Había que estudiar la vulnerabilidad de los principales hoteles, termoeléctricas y refinerías cubanas para atentar posteriormente contra ellas. Había también que introducir dinero falso para caotizar a la circulación monetaria;  había que golpear a la dañada economía cubana y propiciar con ello la caída del gobierno y el fin de la Revolución.
En muchos planes contra Cuba estuvo comprometido Zúñiga Rey. No fue sólo el contrarrevolucionario involucrado en actos de subversión  que lo llevaron a la cárcel en 1970. No fue, exclusivamente, el infiltrado capturado aquel 1 de agosto de 1974, cerca de Boca Ciega, en la Habana, cuando venía cargado de explosivos y armas, junto a otros dos terroristas, a atentar contra su propio pueblo. Fue también el reclutador de  otras personas, de manera sistemática, para realizar actos terroristas contra ciudadanos  inocentes en Cuba. Eso hizo con un canadiense nombrado Trepanier en 1992. Eso mismo intentó hacer con el cubano Olfiris Pérez Cabrera en 1993, a quien encargó volar el cabaret Tropicana a cambio de 20 000  dólares, y que fue la misma oferta que repetirían conmigo unos meses después. Eso mismo siguió haciendo desde su cargo de director de la FNCA y desde su actual cargo de director ejecutivo del Consejo por la Libertad de Cuba, organización que reúne a lo más intolerante de la mafia miamense. "
Ante estos antecedentes, me pregunto, ¿permitirá en gobierno de Costa Rica la entrada de un terrorista a su territorio?



ShareThis