lunes, 14 de mayo de 2018

La bochornosa hora de bendecir al criminal sionista


Realmente no puedo callarme y permanecer impasible ante tanta indolencia. Tal parece que los herederos de las víctimas del holocausto judío han olvidado su propia historia de sufrimiento y se han convertido las FDI –por obra y gracia de la vileza humana– en los nuevos fiduciarios de las SS nazis. ¿Es posible, pues olvidar simplemente el viejo dolor y transformarlo en detestable criminalidad?
Israel ha celebrado su 70 aniversario de existencia como colofón del despojo y con el alma ensangrentada. Nació por mandato de naciones poderosas provocando la Nakba –la expulsión inicial indiscriminada de 800,000 palestinos, que ha alcanzado la cifra de 6 millones de desplazados forzosamente de sus tierras en décadas posteriores– y fue el preludio de una de las mayores injusticias conocidas en el siglo pasado. También el mundo ha olvidado la Resolución 194 de la ONU, del 11 de septiembre de 1948, y particularmente el Artículo 11 de la misma, que refrenda el derecho del pueblo palestino al retorno a sus hogares y ser indemnizadas. Esta es ignorada deliberadamente por Israel a pesar de su vigencia. Lo mismo ocurre con la Resolución 3236 de la ONU, fechada el 22 de noviembre de 1974 que reafirma el “derecho inalienable de los palestinos a regresar a sus hogares y recuperar sus bienes desde donde quiera que se encuentren desplazados y desarraigados y pide su retorno” y el derecho de la autodeterminación del pueblo palestino.
Miles de palestinos protestan hoy al recordar este vejamen hecho contra ellos a lo largo de la valla de seguridad que separa la Franja de Gaza del territorio israelí, así como la impensada decisión de USA de colocar allí a su embajada, en alianza con repudiadas naciones cómplices como Guatemala y Paraguay, a los que piensan imitar otros pocos serviles partícipes y de dudosa actitud como El Salvador.
Cerca de 40 nuevos mártires, incluyendo a niños y adolescentes, como el caso de Az-Adin Asamak, un niño de 12 años, se han sumado a las víctimas de la violencia sionista y cerca de 2,000 heridos ha provocado la brutal represión bendecida por Trump y sus socios. Ya han sido asesinado 91 desde el 30 de marzo. 
¿Podremos dormir tranquilos cuando se comete tanto crimen y se ultraja a todo un pueblo hermano? ¿Podremos permitirles a nuestros gobiernos que se sumen a la vil componenda de abrir embajadas en Jerusalén dando un espaldarazo al criminal? Nosotros tenemos la palabra

sábado, 12 de mayo de 2018

Mi madre: breve retrato de cómo nos nace el antiimperialismo.


data:image/jpeg;base64,/9j/4AAQSkZJRgABAQAAAQABAAD/2wCEAAkGBxMSEhUTEhIVFRUXGRgYFxcXGBcXFxUVFRcXFxUXFRcYHSggGBolHRcVITEhJSkrLi4uFx8zODMtNygtLisBCgoKBQUFDgUFDisZExkrKysrKysrKysrKysrKysrKysrKysrKysrKysrKysrKysrKysrKysrKysrKysrKysrK//AABEIAKMBNgMBIgACEQEDEQH/xAAbAAABBQEBAAAAAAAAAAAAAAAEAAIDBQYBB//EAEgQAAECAwUEBgcECAILAAAAAAEAAgMEEQUhIjFxEkFRgQYjMmFysRMkdJGhs8EzQoLwFCU0NVJistFTZAcVQ0RUc5Kio8Lh/8QAFAEBAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAP/EABQRAQAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAD/2gAMAwEAAhEDEQA/APWei7qWfKn/AC8E/wDiajBCDW8ED0aP6ulvZoXymqyikbBpQXIMxbE0Q5t6N/SjtDQKmt5+NqniOxjQfk8UB0edoCSfvAcyiYEydvPcqeM7CfEp4ETHyQHRJ07WaJbNE0VBFiYlOJm7NBawLQ8ynRJurhes5ZscnP8AiKshExBBNGnM9UrJmSYbuaqpiN2tURYjupPNBcw41WqCBGuco4LsChl8nICv0i7NC2pNUYL9643JBWx2GoLITGGvcF2FMIRvZGgToQQDPmyK6rkhOmkS/eq+05lsJjnuNwPvO4DvKwce2ozw4F5DXGpaLhod5GqDXdIulsPsQyXkZkdmvAHfyUkl03hOAD9qGQKZFwPMD6Lz8u4BR17yg9YhWu2I0Fjw4VGRr7+CsYs2dkX714zKxg14JLwN5YaOp3LW9HekfpOoiOLiD1bzm9u4O/mp+a5huoMyS7NRTM2QTfvQcGJj5ISbi3u1QaWRmCRWqOEW/NZ+zYuEK1hmpQQ+nP6RSu5KZmKE3of/AHnkopw3nVBdyUerU2ZmKFDyHZTJx16CaBM4X3qSUmSWlV8r2X6qaSGEoCoUweO9N9PUqCEfNND7yg7aUZzWrstihmvBC2rEOwKImzSXQiDwPDggJsw7MRw7q86hJchs2X17j5hJBzo8aWbL+ywvktVlNCkM37s0B0a/d8t7NC+U1WE92HIMRbBxtRjmYhyUFsNxsRcftjQIB5t2G7+JTS4xnQKCbbg/Ep2OoTogBn4tD3pssaglDTJq5FybcJ5oIrJNx8RVqCaqtsduH8RVoAgopuNQu1VtYj+oPNZ6ffRztSr2x3eroLSXdgTJbJy7KHAnS4ucgY3JCWwMLUbD3oS2BhagmYMPIJ0ELrG4RoFwxQxrnG4NBJPcBUoMH07meywHJxLgNBTzPvWRu3I+0pnbiPc2oDnFwDjeCfrl7lWPccsybkDtsjK/+yJlZWLGrsMrQX3LYWN0ThiGTGG06l4JDWsreau+C0/R58uB6OHCAA+8HNcHHUf2QeSTMjFhmjmu9yigkggtuIIINL6i8Fes9JJ6G1wZsN73EOdsm7JrRU+8LzO3ILWRSWEFrrxQECuRu3X7kG+sWcEcNiDeKOHBw7Q9/wACE2bzdqs30CmKRXMqaFu1TvaQK+4/ALSTObtUFzZrBshWTM0FZow80cM0AJPrB8KgmReUQB6wfCopkXlBZSIwqKdN4RMllkoJ4XoB5Tsv1RMqMCHlBgdqiZXsIOQhcoiM1JDiblHVALaBw0KuLLaDDy3fRVVpi4K9stmDJBFMQcQJNLj/AOq6pbQF45/RJAP0eFLPlxwl4Xymqwnew7RV9g/sEv7PC+U1WM4MBQZC1h1jeSIjNxhRWw3rGckVGGMIA7RuYNVHDvPIKS0OyNVJAZ5BBTTAxIySbhKjm2YkVJjAeaCCx24OZVoGoKx24BqVZFqDE2s7G7VX9kn1fks9bAxu1WmsserDRAZIHAERAFzkPZ4wBEwRc5ByFkUJbJuai4IzQttC5qCcDCNAhp+ZbChPiPFWgXi6+t1L9UaGYBoFX21Z5jQjDrSuYrSovur3Gh5cEHkcYGLFGzc57gAK3Ak0FUXDst8KZhhwJAc013EVz0uPuQk3C9HELQ5t1MTSLiDcbsiOC3bOkEpGhDbqyPRjCNk0JDtzhds1cSK0peg0kOzGRQC4bQz2T2SabxvRBlWwwKAClw0rXPUn3p9iHAERaewW4ohh94IHxO9BU+iBixGOGZDweNBT4EfFYPptZmxVzdxqT4jTzW4iTcMRG9eIjqUzFaaNuqsZ0zivixmQGmgcQS7hSoH1KAToDBrHc7c1lCa73OH0B9xWomRefEEzo/ZzYGBtTdUuObj+cgnxu0fEEF7Z4u5o8G8ISSAvvRraXUQBNHXnwpkwL+anH258KhjZ80FrItuUE8L0ZJNwoafbegGlBgdqV0vo0DiuywwHUoiBABbU7kDYbbskMIasmtuUDYaAK0G5BaCSFGBU1oAXK6lTgCCK0XUArekm2pkLl1AJYDqWfLnhLwz7oTVYzhrDOirLFH6ug+zQ/lBWE42kM6IMza4xs5IqP2whbUPWN5IyIMQQDTrMI5qaXh+QTZtuFTS48ggqpyHep5RuA80pxqllW9WeaCKyGYG81Z0QllNwNVgGoMBbbcbtStLZjPVhoqC229Y7UrS2c31ZuiCeRbgCJhNucmSQwBTw6UcgjhNuKAtv7uisIORVfbmbdEBo7A0C5uTtnCNAm7NyDxO0GH00SrSCXuw7wS43Din/AOq4rm7TWOrcSBeRyWxtmTZ+k+mFCQLuFeI43JkGd2XbTmtI33AEc0Ft0ctosaGxqA0FXbq038FdlrIxDhsOOQNx9yzLZ2BF+82+6t7XtPA1F+iaY7Jd2MFgOURhOw4/zAdl2t3egsrel2w6PcW4b60AovPJy0vTTAeBvaG1vOdxpxqa00Vr0ynBELGtfVvbOImoyBrrVdsDo6W0jRN17WjfwJP0QaqUGM6BCxu1+IIuTGM6BCRu3+IILz9G9IwtrTK9GyUt6NobUlRSQvRwGSAVo64+FDRM+aJd9qfCgYj/ADQaGSGFQTwvREi7CFDOm9BFJDqzqUVBFGqGRb1fMov0eFBG3JNa1PbcEzbogFn4JJCt4Io0clXxiC4KzAuQC2mbgkmWg3JcQQWEaWfA9nhfKajJ+KDDNFX9H/3bL+ywvlNR880ejKDPT7cbeSMjNxhDzvbbyREeINsIIZ83IiW+gQs+7yRcoLhoEAc23NSQW9UdCuzLbipGDqjoUDLObgaj2hC2eMDdEc0IMDbw6x2q08iPVm+ELN9IR1jtVqZX9mb4QgmlbmBP3OUcp2QiGsucgHgm4oC28xorOC3CdVW24MQ0QWTewNAs7bE4Yh9G00hjtH+OmY8Pmp7UnzQQm8BtEd4qAqqI+ppuGf0CBTEMEVH55KocyppXI1PffUD3UVo6JTRU8i7aLie/4klApyRa41GE8QipWcGz6ONQg3Bxva7uPA/kJRBfy+IQ0VgcCCKg3EIILUsAdqAcs213VrUK9sqf9JC2HjZiNGWQcBcXNpdwqN1RuIWagTkWC8NvcwEXkVOySBmM1ezTRAjNe1uCKQHCldkkUa+u4itK8HFBcSbcZ0QcQdaPGrCVbj5IEs60eJBoZfNHNCEhC8I1qAOIOsPhVa41PNHzgdtnZoDS+vCt4VdXzQaaRbhCZOMREj2QmTu5AyQZ1fMo2G25QSLerHNGMFyAJ0MkkbJ1uoh47KK2oojBBzCCmiZil9471eNFwUL5e8UCJQAWhu5rqbaDqkDuJ8l1AH0db+rpYf5aF8pqLtU0h+aE6OH9XS3s0L5TUXa46s8kGfnjjbyU0UdY1RzDcbeSMiMxhAJPjyR8kLhoEPOt8kXKNwjRANMi4p7R1R0K7MtuKe0dUdECkRhbojFBJjC3REEIPPekLutOq10Mert8IWQ6SDrTqtc26Xb4QgdJdkI0ZOVdKvwhGDIoHQDhKqra7XJWEv2Tqqm3XULjwCCoJFXOO8kpjG3X6nVQbVSBu/spIj7rt6Aa0Y2yxx7iq6zjhAGdGn3iqgtuYq0t41+NymswYS7LayH8oub8EBrHVNcxRNezio5N+JzD4hocx76nmiojwM3NB4EiqAOYbQeY7ijpaeLGNc6haTsuNAHA5DaFKEb+aG2wRU3UuvuFe4nMd6cS1zIkPabjB2cjjbeMtB7kGis6NtRHDeAK87wUO37ceJQ9E4BAaXghxY0kHvAI/PeiYDfWBqfJBoBmEW1Bu3IqGEA0yDtGnBVI+qt5kXnRVLQg1EicI0SmhknyYwjRNmtyCaSGAIkKCUGAKYIEml3ALtFzZQIkpxXKJFBXThO1UA0v+nFJPm6l4uIFDf31HBJAF0c/dstT/hYXymo+0Wn0RGZoFX9Hj+rJf2WF8lqNtBnUm6+iCpdCo4VPDP6IuLTaFFWzHabyRT+23RB2a+iMkxhGiBmszoj5DsjRBFNNuKdTquSdNNuK677LkgdKDC3RE0UEvk3QIhqDzfpO3rjqta4ert8I8lmOlDeuOq10aH1DfCPJAJJnCFYbjogZaFcL0c1txQRy4wnVUnSOpcGtzcfgL6+SvJcYeap4o25l/BmEa7/z3IKw2K+ldu7+UUI/6qqgjxIsJzmRHBwIrDfQAmmbXAXVW7momyFhulcVuzU5hw2db6/CqDPTUUucBv7/AP6rIQn0AZMciGqvseFtOLnX8VcxrMY4VFQdxCCJkB5+0cCLxtNwub31U0MMYMNO85k81WR5eJDI2quHEf2Usu+v9kBrHNreK+V+ahmII2muhgVB3XZJGJStyhhuJyzQa2yLQLosGGD915eTnUDC0eegREsPWfes3YjnGPAcM9qh5Eh49xK1MkPWTzQXEbNuqLYEPHF7dUbDCASYzOiqGq5mm3nRVTBkg1EqMITJvcpZfIKKb3IJ5TsBTKGU7A0UyBLgK6uBAqJLq4ggmhlz+iSbPOoAkgq+jo/Vkvv9VhfJajbQiAwSQg+j37sl/ZYXymom1CBANMqBBSx+03kjSMY0QMXtN5Ky2MY0QQzDcXJH2e3CNELHZfyRkiMI0QNmsiuRAfRck6aFxTnDq+SDkIXN0RDCmtFANFOwIPOelH29O8LYx/sR4R5LIdKv2jmFs446oaIBJRtwRYyKglsgjBkUA0Fwawk5CpOgvVJZJq3bPacS46k1PmirbiUgtbWge8NOlHOpz2UHBcAA0VCCC1Zm4lYabaZiMWGoEPcbiSt1NQWviQoe5zhXvAxEe4fFZXp3YD5eI+ZhuwRX330c17quLQN4NCRTLkgfKSoYLhenGEQcJuWQgTsUU2nvAqK7sz+dyNM9EZm97hdeC2vxFCg0T2k3OCGjSp3EDRqq2Wttf7ZzfEwebQUnTbzlHaeYHmAgJfAeN9fwkfVEyrzW+gA4AqsbFiHJ9fcfiE5kOITRrw4mgAHeae9BqrIjM9NCruJpqQWgfFXdnD1l2hVVYPRsw4jHxYm0ReGtFACMqk58dyuLKbWZf3BBbRu03VHMQc5QFmqKbEO5BFOtpXRVLW5aqzm60NeCr2N7OoQaaBkEPOnJTwhchLQOSAyVOBuil2hlvUMl2G6KZwQIFNqnBIBAkt66uIBp0Vpz+iS5Og1bwoffdT6riCv6Pfu2X9lhfJanz8Qfo9KUuH3XAeSZ0bvs2WrvloPymo22qehcgz7yNpt/BWre1yVbHGJvJWQGLkg7GF/JFSIwjRQvZfyRcmMI0QQzQuKe4dXyXZkXFJwwckEkMZKQFRsOSkaEHnnSpvrQ1HmtrMM6safRY/pUz1pv4fNbaMMHJADLNyRDcnLkAKSmaDKdMD1EMj/FH9D0PCjbTRciemH2EP8A5o/oeq+AKBARJP8AWYQ73e7Ycqv/AElzO2+BLg5bUV3PCzyeuvtMwXvitG08M2YbeMWIQGjSm0dGlObZnpRtR+siHtOcKkHgP4QOAQYWbgDK+oNd3BMYSxnpYMTbupEYWgFrCab6hwNRlx1V10jsYQGlzXOFbqVrc4EHNUEF4GG+gB99L/JASyznRmviw2HZZTbuNAXVpTjkU+Xl2sG1Wp7txOQ1oFb2dbRhSbpeGzac8kuO+poMqbgB8VTQRe5ovNbqGtwqgtJYFwdVtQWuANPvAB2fG7zVl0UA9PDcW3Fr2gn/ABMRuPhuVbJQHtcC5jw3fhNKOFCfip7Je9joZqdlsVppQbw5rzxFwy76oPQ4Vzm6KGx/2iKe5ENF7UPZDax4vJBZTQq5uqPhw6IR7cTdVYBiAObFx0QEJt7dQrKabc7RAQRibqgvmZIG0NyPYEDaTUBckerbop6oaR+zboiQg6kkkgS5RdSQCzOY5/RJNmjiA7j8CP7pIK3o2f1ZLeywvlNRltO6koPo3+7Jb2aD8pqKt4dQUFFEfVzOSu4YxclQntM5K9gm/kg7HNCALrkZInCEBNm8aFHSBwBA+YyScMPJKYyK6/soHALoKQCcAg8+6WH1tnLzW1iV2Fi+lY9cYNPNbaKMKAeVKl/iUEq4HLiVO0dpBnOlMPalvC9p9+EfEhUcCtAO5bGflfSS72b3NdTxUq34gLHQXbTA8bwgr5eFtR3ON7WUoN22a36gG7xFXkGMRleqizW3F+e2SeW74UVtBgVvBpdkgqulrPSwHAXObiF2dLyF59Lwi94AIFaVJyFSBfResPgupe0OC81tqX9DMPa0UFezwrQgXckDJ+UdLxDDLgSA11Wk0xAObmAa0IuIVlYLdpz4rryTQUHNxp7lRGhDnE33Xa55rZ2ZK+jgtBA2gP8AuN/w+iC+hvBaHNPwQ0ehOSUF2yKFNhtq9o4uCDUS7TssrnQeS5YretjahSt+6u2C3HGP8yA6IMQ1VgxAxBiGqsGhAHOZOVfAGJuqs5sXOVdLjG3VBetCCtBHgoSfyQPkfs26IgKCRPVt0RAQJJIlcqg6kkkgEmu0ND5tSUcy/rWj+R3m1JAB0c/dkt7LC+U1EdIPsDyXUkGfriZyV9CF/JdSQQT5xNR8l2QupIHRzcnu7K6kglCcEkkGA6Wj12H+HzW0j9jkuJIBpVEs+9+dy4kgignJeebWzDi0u2TFA7gC6iSSDlhtHoW6M/pCtIGZ/PBJJAa28Aarzbpj+0RO7Z/pC6kgp5FoMRgOW23zC3MI4lxJATRT2aOuaNfgCUkkGog/d1XbDzi+JJJBYDNuqPCSSAaeydoqyX+0bzSSQXzckHaBu96SSCaz/s26IhJJAguJJIHLhSSQVVOu/C7+pqSSSD//2Q==
Si pudiera hablar conmigo mismo del costo de ese tiempo, no sólo en seres amados que se nos fueron, sino en lastimaduras, bien valdría recordar algunos hechos significativos que nunca se apartarán de mi memoria. El primero ocurrió el 26 de junio de 1954. Ese día las tropas mercenarias casi llegaban a la capital. El ejército había traicionado al pueblo negándole las armas. Mi padre intentó detenerlos en Chiquimula con unos pocos hombres, pero su esfuerzo fue en vano. Los invasores dejaban destrucción y muerte tras su paso. Con indolencia masacraron a mucha gente humilde que sólo quiso amasar un sueño puro por primera vez en su vida. Nada se pudo hacer para evitarlo. Tal vez sólo morirse en el empeño por impedirlo.
Llegó el momento, pues, en que mi padre supo que sólo le quedaba una cosa por hacer: ir a buscar a su mujer y a sus cinco hijos pequeños y salvarlos de la amenaza enemiga. Cuando logró hacerlo, la huida fue difícil. En un pequeño camión de volteo nos metió a todos y tomó el rumbo a Ciudad Guatemala. Un avión enemigo, piloteado quizá por un norteamericano, comenzó a disparar sus ametralladoras contra el vehículo en fuga. No les quedó a mis padres otra opción que detener el camión y escondernos debajo de unos equipos pesados ubicados a un lado de la carretera. El piloto, entonces, se ensañó con mi familia. Disparó sus balas sin piedad sobre quienes permanecíamos ocultos entre las moles de hierro y la tierra húmeda. Los niños llorábamos de miedo, aterrados ante la muerte y el peligro. Mi madre no pudo contener la rabia que le estallaba dentro del pecho. Demasiado odio contra el invasor le inundó el corazón e, imitando a una fiera acorralada con sus cachorros, tomó en sus brazos a mi hermana más pequeña —de apenas cuatro días de nacida—, y corrió hacia el camino desprotegido. No le importó la muerte que nos acechaba, ni los desesperados gritos de mi padre ordenándole que se ocultara.
Con lágrimas en los ojos, lágrimas de puro rencor, la vi alzar su crispado puño hacia el cielo y la escuché gritar desesperada:
—¡Yanquis hijos de puta! ¡No nos rendiremos!
No sé si fue ese gesto heroico de mi madre el que impactó al piloto invasor o se hartó de tanta muerte que ya había provocado. Lo cierto es que desistió en su empeño de asesinarnos y regresó a la base tripulando su máquina de muerte. Entonces todos salimos al camino y nos abrazamos a mi madre. En los ojos de papá alcancé a percibir tanta desolación y tristeza que ese instante marcó mi vida para siempre. A papá nunca lo había visto así, adolorido y taciturno, abrumado por la impotencia como lo vi ese día. Se le habían derrumbado, de repente, los sueños acariciados desde la misma infancia de miserias y platos vacíos. De pronto, la frustración le carcomió el alma, cual un gusano voraz e insaciable. Era como si la propia vida amamantara —para mi viejo— sólo malas jugadas.
Siempre admiré a mi madre, desde el minuto mismo en que no le importaron las balas criminales impactando al lado de sus hijos indefensos y la vi lanzarse ante el peligro con el dolor temblándole en cada milímetro de su fogosa sangre. En su pecho de mujer se había acrecentado el odio a la injusticia y, sobre todo, un naciente antiimperialismo que marcaría para siempre al resto de mi familia. Con ese fuego nos alimentamos diariamente a partir de ese día aciago para Guatemala. Con esa amarga pero estimulante pasión justiciera sobrevivimos, desde entonces, convirtiéndola en brújula de nuestros actos del futuro.
(…)
Durante los días de Girón mi madre se enfrentó, de nuevo, a los aviones enemigos que atacaban a Ciudad Libertad. En esta oportunidad le tocó otra vez defender a sus hijos de la muerte y a los hijos de la tierra cubana que nos acogió como a hermanos. Con un pequeño revólver calibre 38, enardecida por la misma rabia de antes, mamá disparó a esos aviones sin temor a morir. De su garganta salieron unas pocas palabras que resonaron cual una premonición:
—¡Gringos, hijos de puta, aquí no harán lo que nos hicieron en Guatemala!
(Fragmentos de Confesiones de Fraile: Una historia real de terrorismo)

miércoles, 9 de mayo de 2018

Sucias pretensiones anticubanas con respecto al Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas


Al igual que se hizo en la VIII Cumbre de Las Américas de Lima, los enemigos de Cuba se preparan arduamente para demonizar a nuestra Patria y buscar la manipulación del tema de los derechos humanos, esta vez en el marco de las sesiones del Consejo de Derechos Humanos en de las Naciones Unidas, donde se analizarán los informes sobre esta materia en 14 naciones, entre ellos Cuba, como parte de la revisión anual  de 42 países para hacer recomendaciones al respecto. El mecanismo del Examen Periódico Universal (EPU) –devenido en  uno de los principales mecanismos del Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, Suiza –tendrá en cuenta un informe nacional con información entregada por el gobierno, una recopilación de reportes de expertos y grupos de trabajo independientes y entidades de la ONU, así como un resumen de los actores interesado que incluye instituciones  nacionales y ONG. El 16 de mayo Cuba se presentará al EPU por tercera ocasión y mostrando su avance en DDHH durante el quinquenio que expira.
El Examen Periódico Universal (EPU) fue creado en el año 2006 y al mismo deben someterse todos los Estados Miembros de la ONU, sin excepción, cada cuatro años y medio. Cuba ya lo hizo en febrero de 2009 y en mayo de 2013. El EPU trata de hacer valer la realidad sobre este controvertido tema evitando la selectividad, politización y dobles raseros, tan usual con anterioridad en la desaparecida Comisión de Derechos Humanos.
No obstante, como era de esperarse, los enemigos de Cuba tratarán infructuosamente de convertir al EPU en un mecanismo para juzgar maliciosamente a Cuba, sobre la base de mentiras y distorsiones manipuladas.
Varias organizaciones contrarrevolucionarias enviarán informes portadores de fabricadas denuncias al organismo internacional, entre ellas, la Alianza Mundial para la Participación Ciudadana y la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, el Instituto PATMOS de Cuba y  el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, con sede en Madrid. Todos estos informes manipulados y tendenciosos desvirtúan la realidad cubana a favor de sus pretensiones de derrocar al socialismo cubano y abrir las puertas hacia el capitalismo. Asimismo se valen de otras instituciones al servicio de los enemigos de Cuba como Reporteros sin Fronteras (RSF), Amnistía Internacional, el CIDH, Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), Civil Rights Defenders, Christian Solidarity Worldwide y World Evangelical Alliance, entre otros. De la misma forma se pretende llevar  a varios contrarrevolucionarios al evento, algunos de ellos fuera de Cuba en estos momentos y otros residiendo en el exterior. Asimismo marcharán allá los miembros de los grupúsculos anti cubanos radicados en Miami. Detalles de estas participaciones maliciosas, conspiraciones y planes daremos a conocer en los próximos días.
Por su parte, el auto titulado Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) trató de acusar a Cuba de enviar informes ajenos a la “sociedad civil” reducida y fabricada por USA, que ellos pretenden aupar, desconociendo la presencia de las representaciones legítimas de organizaciones que en Cuba sí la representan. Una de las tretas que tratan de impostar es la supuesta falta de valoraciones independientes en materia de derechos humanos y la falta de requisitos en los informes de varias de las organizaciones cubanos, tratando de impugnarlas e invalidarlas. Para ellos, los informes de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), la Unión de Juristas de Cuba, la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), la Asociación de Pedagogos de Cuba y las demás –independientemente de su rol social en la Isla, señalando absurdamente casos como los del Centro Oscar Arnulfo Romero, el Seminario Evangélico de Teología de Matanzas y el Consejo de Iglesias de Cuba, por citar algunos– responden a un criterio estrictamente oficialista.
De la misma manera cuestionan la presencia de grupos y organizaciones de amistad con Cuba, supuestamente manipuladas por la inteligencia cubana a través del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).
Cuba acude al EPU, como señala en un artículo el colega Lázaro Barredo,  desprejuiciada y transparente,  porque toda su política ha sido la de perfeccionar su sociedad, su propio modelo, donde el derecho a la vida ha sido el primero que defiende, no obstante las afectaciones globales provocadas por el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos. Las mentiras no triunfarán.

viernes, 4 de mayo de 2018

USA y el colmo de la hipocresía.


Heather Nauert, Secretaria de Estado Adjunta para la Diplomacia Pública y vocera del Departamento de Estado, mostró ayer una hipocresía sin parangón al acusar a Cuba como uno de los países que propagan información falsa sobre Estados Unidos. En un acto de desfachatez convirtió a la víctima en victimario, cuando es ya harto sabido que EEUU gasta millones de dólares en una guerra mediática contra la Isla, basada en las fake news, la manipulación deliberada de la realidad y en el sostenimiento de grupúsculos de detractores en materia de derechos humanos y democracia.
El miércoles, la propia Nauert había anunciado, previo al Día de la Libertad de Prensa, la creación del  Global Engagement Center’s (GEC) Technology Series, suerte de medidas, acciones y otros recursos para enfrentar la creciente ola de verdades que muestran a EEUU en su verdadera realidad: un estado represor e injerencista, violador sistemático de los derechos humanos y promotor de guerras y ataques a naciones soberanas. Cuba está preparada para defenderse de este tinglado sofisticado.
Cuba nunca ha sostenido ataques contra la democracia en EEUU, ni ha pagado a mercenarios para subvertir el orden constitucional en esa nación, así como tampoco ha dirigido emisoras con mensajes antinorteamericanos. Tampoco ha faltado el respeto a los asuntos internos de ese país.
Todo lo dicho por la Nauert es pura especulación –como lo fueron los supuestos ataques sónicos– y esto es parte de una sistemática campaña de hostigamiento y satanización de nuestra Patria.

ShareThis