jueves, 2 de marzo de 2017

Oscuros planes anticubanos de Marc Wachtenheim y el CIPE



https://lapupilainsomne.files.wordpress.com/2013/01/img_3580b.jpg
Una fuente acaba de sacar a la luz el venidero viaje a México, el próximo día 6 de marzo, que se extenderá hasta el 10 de ese mismo mes, del contrarrevolucionario Roberto Díaz Vázquez, presumiblemente para participar en un proyecto sobre el desarrollo de nuevas tecnologías de la información, representado a la  fundación Logos Cuba, y cuyo patrocinador es nada menos que el Centro para la Empresa Privada Internacional (CIPE), una de las entidades financiadas por la NED. Detrás de este proyecto podría estar un controvertido personaje vinculado a la CIA y a la guerra sucia contra Cuba: Marc Wachtenheim.
Para entender la finalidad de este viaje es necesario recordar algunos datos esenciales de los actores de esta trama. En primer lugar, Díaz Vázquez dio a conocer su Fundación Logos el 30 de Mayo de 2016, buscando un espacio de defensa a ultranza de la defensa de la propiedad privada y el capitalismo para Cuba. A la par, su discurso está encaminado a manipular y criticar la política económica del gobierno cubano, alabando la creación de un Centro de Apoyo para la Inversión Privada y una Ley para la Inversión Privada.
Díaz Vázquez ha logrado que Logos colabore con fundaciones vinculadas a la derecha latinoamericana como lo son la Fundación Libertad, de Argentina, y la Fundación Libertad y Progreso, de Chile.  
Roberto ha estado estrechamente vinculado a los planes subversivos de la contrarrevolución interna, fundamentalmente desde que ha devenido como mercenario viajero, participando en eventos internacionales en Chile, Argentina, México y otras naciones, entre los que se destacan aquellos vinculados a la actividad anticubana de la ODCA, la KAS, CADAL y otras tapaderas de la NED y la CIA. No ha estado ajeno a las contradicciones internas de la contrarrevolución que dieron traste a infundadas e imposibles acciones “unitarias” como la MUAD, estando también involucrado en los planes de lograr representatividad de contrarrevolucionarios en las venideras elecciones de 2018 en la Isla. Aunque busca un protagonismo silencioso, se le ha visto emparentado oportunistamente a la figura de Manuel Cuesta Morúa, principalmente para obtener protagonismo y visibilidad mediática.
Ha usado también el llamado Centro de Apoyo a la Transición –creado el 4 de octubre de 2013 con Héctor Maceda– para consumar sus planes anticubanos. En noviembre de 2015 visitó Argentina, entre los días 21 y 25, para supuestamente adquirir experiencia en procesos electorales. Para ello contó con el financiamiento de CADAL y los partidos de derecha de ese país.
Ha participado en la organización de encuestas cuyos resultados son totalmente manipulados, como la que realizó entre febrero y marzo de 2015 a nombre del Centro de Estudios Socioeconómicos y Democráticos, y en cuyos amañados resultados se trata de impostar la preferencia de pluripartidismo, el desmonte de la gobernabilidad actual y la defensa de una economía de libre mercado.
Asimismo, participó el 23 de enero de este año en el tendencioso evento llamado  "Economía, Derechos Humanos y Migración. Foro para el intercambio de ideas y propuestas”, organizado por la Universidad Internacional de La Florida, en Miami, bajo el auspicio de la mal llamada Fundación por los Derechos Humanos en Cuba, y cuyo propósito es mantener el descarado robo de profesionales de la salud cubanos.
Otro sujeto de marras en esta secreta conspiración es Marc Wachtenheim, quien fungiera hasta el año 2010, como director del Programa Iniciativa para el desarrollo de Cuba de la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD), una conocida receptora del dinero del Fondo Nacional para la Democracia (NED). La FUPAD es un vil instrumento de la OEA y de las tapaderas de la CIA, particularmente de la USAID, encargándose de diversificar en la actividad intelectual y religiosa su accionar subversivo contra la Isla. También es receptora de la ayuda de grandes monopolios e instituciones, tales como el Banco Mundial, Chevron Corporation, Citigroup, The Hampshire Foundation y Phillip Morris Internacional.
Marc Wachtenheim ha devenido como activo actor de la guerra sucia contra Cuba –se sabe que visitó a la Isla en cinco oportunidades entre el 2002 y el 2009, para realizar actividades violatorias de la legalidad cubana– y otras naciones progresistas de América Latina. El 18 de abril de 2013 participó en un evento coordinado por la diputada argentina Cornelia Schmidt-Liermann, como presidente del Center for Freedom and Democracy,  y que fue desarrollado por el llamado Grupo Parlamentario Latinoamericano por la Democracia en Cuba, cuya intención es promover un cambio político en la Isla, en un descarado intento por presionar a nuestro gobierno y promover cambios institucionales en Cuba. Allí se codeó con personajillos como Carlos Alberto Montaner
Por su parte, la organización que invita al contrarrevolucionario Roberto Díaz Vázquez es el CIPE, estrechamente vinculado a la NED y encargado de desarrollar una guerra sucia contra Cuba, Ecuador, Venezuela y otras naciones progresistas. Cuenta con la complicidad de las derechas latinoamericanas, particularmente en Chile, Argentina, México, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador. El CIPE es uno de los principales beneficiarios de la ayuda del Congreso USA a través del Departamento de Estado y de la NED, así como de otras ayudas provenientes de la Smith Richardson Foundation, la John M. Ohin Foundation, la Lynde and Harry Bradley Foundation y Freedom House, financiadas indirectamente por contratos federales.
¿Qué sucederá tras esta visita de Díaz Vázquez a México donde conspirará con Marc Wachtenheim –aunque éste no esté presente, aunque mantienen comunicación telefónica–, quien es la cabeza de los proyectos anticubanos del CIPE? Obviamente, nada bueno debe esperarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis