viernes, 6 de enero de 2017

Crónica de un escape secreto en busca de Fidel



http://bohemia.cu/wp-content/uploads/2016/12/yo-soy-fidel.jpg
Lo confieso, debía verlo con mis propios ojos en la cotidianeidad del cubano común, en sus retos diarios, en su dolor callado y anónimo. Así, sin pensarlo dos veces  y sin contar con nadie, salvo con mis pies ya viejos y tambaleantes, puse rumbo a Sancti Spíritus y Trinidad. Por equipaje un bolsa de nylon, sin acompañante alguno y un poco de dinero en los bolsillos. Me fui a punta de dedo.
Apenas amanecía el primero de enero llegué a la bella ciudad espirituana y pasé un día entero. Conocí caras nuevas y hermosos seres humanos. Con ellos aquilaté la hermosura del cubano, su sentido solidario y respeto a mis ideales que ellos compartían con respeto. Encontré un plato de comida cuando me era indispensable y sacié mi sed. Hallé, más que todo, mucho calor humano.
Amaneciendo el día 2 de enero marché a Trinidad, aquella amada ciudad que un día me dio el alto honor de entregarme las Llaves de la Ciudad. Caras amigas y sencillas me resguardaron de la noche, me cuidaron y llenaron de cariño. Nombres no diré, pues fueron muchos. Con algunos compartí el luto empecinado que no quería irse de mi corazón y hallé un hombro solidario.
Simplemente comprobé que Fidel, mi Fidel, el de todos nosotros, estaba allí, junto a mí, junto a mis hermanos, más vivo que nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis