viernes, 6 de febrero de 2015

Archivo: Algunas acechanzas del Mossad en América Latina (II)



Para nadie es desconocido que los Estados Unidos han establecido en los últimos años una fuerte alianza de participación compartida y ayuda mutua para encontrar soluciones a los problemas internacionales que enfrenta el imperialismo a nivel mundial. Incondicional aliada del sionismo, la Casa Blanca está enfrascada en una guerra genocida en Irak y Afganistán, en promover la desestabilización y las tensiones en el Oriente Medio, apuntando sus ataques contra las naciones árabes, fundamentalmente contra Siria y, en especial, contra Irán.

 http://www.contrainjerencia.com/wp-content/uploads/2012/05/isreal_usa.jpg

Los apetitos hegemónicos de Estados Unidos, sumergido también en una crisis interna de enormes proporciones, requieren de la ayuda de sus más cercanos aliados internacionales, particularmente de Israel, para atender los inciertos escenarios del Hemisferio Occidental, donde sus intentos por reverdecer la doctrina de la Seguridad Nacional se les hacen cada vez más tortuosos y complicados, a causa del surgimiento de gobiernos que han apostado por posiciones independentistas y antiimperialistas  -alineándose en torno a  la desde hace mucho tiempo aislada Cuba-, como Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia, así como la aparición de gobiernos cada vez menos dependientes y con ciertas posiciones progresistas en Argentina, El Salvador, Brasil, Chile y Uruguay.

Solo le han quedado a la Casa Blanca, como socios con diferentes niveles de incondicionalidad hacia sus fines hegemónicos, los gobiernos derechistas de Panamá, Perú, México y Colombia.

Las últimas administraciones norteamericanas han  echado mano al ultraderechista gobierno sionista de Israel y a su velada mano injerencista, el Mossad, para desestabilizar a las nociones progresistas de América Latina, apoyándolas en un  complicado sistema de agresiones en que se conjugan la guerra ideológica, el espionaje, el fomento del armamentismo de sus peones y aliados en el continente, la fabricación y exacerbación de conflictos entre las naciones, el apoyo al paramilitarismo y la contrarrevolución interna, el financiamiento, así como el entrenamiento y organización de ONGs  que le sirven de pantalla a la CIA y al Mossad para promover la subversión y la indisciplina social, el caos y la desinformación, la confusión y el desaliento en  las bases sociales de esas naciones.

PERU EN LA MIRA DEL MOSSAD.

El derechista gobierno del Perú acaba de realizar un cuestionable acto de acercamiento hacia Israel, luego de la reciente visita del canciller sionista, Avigdor Lieberman, a ese país, el pasado 27 de Julio de 2009. Dentro de las negociaciones secretas entre el Ministro de Relaciones de Israel con  el presidente peruano Allan García y su Ministro de Defensa, Rafael Rey,  estuvo la aprobación por el  Ministerio de Defensa sionista para que Global CST, empresa pantalla del Mossad, penetrara abiertamente en la nación andina con vistas a fortalecer el aparato militar y los servicios de espionaje del Perú,  entrenar a las FF AA en la  lucha antisubversiva y en la creación de  una sofisticada red de inteligencia electrónica. 

Con la justificación de adiestrar al ejército peruano para combatir el narcotráfico y el terrorismo, se dio a conocer el pasado 8 de noviembre que el gobierno de Perú había contratado, a un costo de 9 millones de USD anuales, los servicios de Global CST, la empresa israelí dedicada al entrenamiento a varios ejércitos latinoamericanos en técnicas de lucha anti subversiva y espionaje.

El acuerdo entre Global CST y el gobierno de Alan García, fue confirmado por el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (CCFFAA) de Perú. Aunque como argumento  para dicho convenio se usó el interés de capacitar al ejército peruano para enfrentar la actividad de varios grupos de Sendero Luminoso y otros vinculados al narcotráfico en la vasta región  que comprenden el Valle de los Ríos Apurímac y Ene, se sospecha que esta alianza está dirigida a fortalecer la capacidad operacional de las FF AA de Perú y su disposición de combate, lo que puede ser usado posteriormente como una potencial amenaza contra las naciones progresistas del continente.

Hoy se destapan poco a poco los entresijos de esta macabra alianza entre Israel y Perú: en primer lugar, el CCFFAA desarrolló un proceso de negociación, con la venia de Israel y de los Estados Unidos, desde hace casi seis meses, el que culminó el pasado día 2 de septiembre. En segundo lugar, el general Israel Baruch Ziv, dueño de Global CST, se encuentra dirigiendo directamente el proceso de selección de los militares que participarán en el entrenamiento.

Global CST llega a Perú con la gloria de sus éxitos dudosos en la lucha del gobierno colombiano contra las FARC. en los que el antiguo Jefe de Planes del Estado Mayor del Ejército de Israel,  general Israel Ziv, y Yosi Kuperwasser, ex jefe  de inteligencia militar de Israel, dirigieron algunas exitosas operaciones encubiertas como la operación de rescate de 15 rehenes de las FARC, así como el asesinato del dirigente de esta organización Raúl Reyes, en territorio ecuatoriano.

OFENSIVA ISRAELÍ EN AMERICA LATINA.

La pasada visita de Avigdor Lieberman a varios países latinoamericanos y el periplo por Brasil y Argentina que  inició hoy el presidente Shimon Peres, son parte de una campaña sionista para mejorar la imagen de su país en la esfera de las relaciones internacionales. De acuerdo con este concepto de realizar un turismo de imagen, así como satanizar a Irán y a Palestina, vinculándolos a una supuesta diseminación del terrorismo islámico en América Latina, hoy se encuentran también en el exterior la tercera parte de los ministros del gobierno israelí, así como la cuarta parte del parlamento de Israel,  realizando labores de lobby en Estados Unidos y Europa. Dentro de esta campaña se enmarca la visita del primer ministro sionista, Benjamín Netanyahu, y de su ministro de defensa, Ehud  Barack, para asistir a la  Asamblea Anual del Judaísmo Norteamericano. Esta visita será el marco propicio para coordinar acciones sobre América Latina con la Casa Blanca. 

El presidente de Israel, Shimon Peres, lleva un extenso paquete de propuestas a los presidentes de Brasil y Argentina, entre ellas detractar las relaciones establecidas por Venezuela y Bolivia con Irán y subvertir la influencia del alejamiento de estas dos naciones con respecto a Israel como protesta contra los ataques del ejército israelí contra la franja de Gaza entre  diciembre de 2008 y enero de 2009. Asimismo, Peres tratará de atizar el sentimiento anti islamista en la región,  previo a las próximas visitas de los presidentes de Irán y de la Autoridad Nacional Palestina a  América Latina,   Mahmud Ahmadineyad y Mahmud Abás. 

Otro de sus propósitos es fomentar el armamentismo en la zona, exacerbando la desconfianza entre países latinoamericanos, para lo cual se hace acompañar de la flor y nata de los fabricantes y exportadores de armas y tecnología de guerra en el país sionista.
Hoy, día 11 de noviembre, el presidente de Israel, Shimon Peres, trató de comprometer a Brasil en relación a un posible alineamiento del mismo as sus supuestas campañas anti terroristas contra Irán, al declarar ante el Congreso de ese país: "Hace falta una voz contra el terror, contra la destrucción, una voz por la coexistencia y por la paz. Yo sé que Brasil rechaza el terror y su voz clara y positiva tiene un eco muy alto en el mundo entero".

Las declaraciones del  ministro brasileño de defensa, Nelson Jobim, luego de un encuentro con Peres, debieron caerle como un cubo de agua fría a los visitantes sionistas, quienes trataron de seducir a Brasil con un potencial acuerdo sobre desarrollo de tecnología nuclear: "Brasil se reúne con quien quiera y negocia con quien quiera”, en referencia a la próxima visita del presidente Ahmadinejad a su país.

EL GOBIERNO PERUANO COMO AGENTE DESESTABILIZADOR AL SERVICIO DE ISRAEL.

Desde que en 1957 se establecieron relaciones diplomáticas entre Perú e Israel, el gobierno sionista ha contado con una solapada aprobación de los gobiernos del país andino, involucrándose los peruanos en el envío de efectivos dentro de las misiones de paz de la ONU en 1973, en las Alturas de Golán, y en 1974, en la Península del Sinaí.

En el transcurso de las relaciones entre Israel y el Perú se han firmado los siguientes acuerdos: (Año 1959)  Modus Vivendi sobre Trato de Nación más Favorecida. (Año 1962)  Convenio Cultural. (Año 1965) Convenio de Cooperación relativo a Energía Atómica. (Año 1970)  Notas sobre Pasaportes Diplomáticos y Especiales. (Año 1975 Acuerdo de Cooperación Técnica, Desarrollo Rural y Proyecto de Colonización en el sur del Perú. (Año 1995) Notas Reversales sobre el establecimiento de la Comisión Mixta encargada de la aplicación del Convenio de Intercambio Cultural de 1962. (Año 1996 Memorándum de Entendimiento entre los Ministerios de Agricultura del Perú e Israel. (Año 2001)  Acuerdo de Cooperación en Protección de Plantas entre el Plant Protection and Inspection Services (PPIS) del Ministerio de Agricultura de Israel y el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA) del Ministerio de Agricultura del Perú. (Año 2003) Memorándum de Entendimiento para el Establecimiento de un Mecanismo de Consultas Políticas. (Año 2005) EL Programa para la Cooperación Cultural y Educativa, Convenio de Cooperación en materia Agropecuaria, Convenio de Cooperación en Ciencia y Tecnología, Acuerdo en el campo de Turismo, Acuerdo de Cooperación entre Prompex y el Instituto Israelí de Exportaciones. 

Las visitas de altos funcionarios sionistas a Perú han tenido relativa frecuencia en las dos últimas décadas : (1996) Visita del Ministro de Agricultura de Israel, señor Yaacov Tzur (1997) En el marco de la Liga Parlamentaria de Amistad Perú-Israel, el señor Harel, miembro del Parlamento israelí. (2001) Visita del Vice Primer Ministro y Canciller del Estado de Israel, Shimon Peres, con motivo de la transferencia de mando presidencial en julio de ese año. (2003)  Visita a Lima del Director General para Asuntos de América Latina y el Caribe, Embajador Pinchas Avivi, en el mes de enero. (2006) Visita a Israel del Ministro de la Producción David Lemor en el mes de febrero. Visita de la Directora General Adjunta para América de la cancillería israelí, Señora Dorit Shavit en el mes de agosto. (2009)  Visita de Avigdor Lieberman, canciller del estado de Israel

 Muchos han sido los ardides de los gobiernos peruanos de derecha para no comprometerse abiertamente con Israel en su agresión genocida al pueblo palestino, pretendiendo apoyar a una solución pacífica, pero sin condenar a los sionistas por sus agresiones.

El embajador de Israel en el año 2006, Walid Mansour, fue el centro de varios homenajes por parte del gobierno peruano, tales como el ofrecido por el líder de la bancada parlamentaria de Amistad Perú-Israel, el congresista Aníbal Huerta Díaz, en ocasión del primer aniversario del " Día de la Amistad" entre ambos países, celebrado en la sala Mohme del Palacio Legislativo. Tres años después, el 12 de agosto de 2009, el vicecanciller de Perú, Néstor Popolizio, homenajeó a Mansour por el fin de sus funciones diplomáticas.

El sustituto de Mansour en la embajada sionista en Israel Yoav Bar- On, declaró a  la Agencia Judía de Noticias, que su gobierno está sumamente preocupado con la próxima visita del presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, a Brasil. 

LA COMUNIDAD JUDIA DE PERU COMO BASE DE APOYO DEL MOSSAD.

Representantes de la Asociación Judía del Perú, dirigida por Fred Reich Bohem y el rabino Guillermo Bronstein, y que cuenta con cerca de 3000 integrantes, fue recibida por Alan García en el propio Palacio de Gobierno, en ocasión de las celebraciones por un aniversario más de Constitución del estado de Israel. En ese acto, el presidente peruano alabó al gobierno sionistas por “su capacidad para preservar la democracia y evitar el camino de la dictadura”.

La labor de lobby judío está integrada por el grupo de diputados dirigido por Aníbal Huerta Díaz y por David Waisman, quien fuera vive presidente del Perú en el gobierno de Alejandro Toledo y hoy es congresista del partido Perú Posible.

El empleo de la comunidad judía en labores de espionaje a favor del Mossad es una práctica en Perú, tal como ocurre en todos los países de América Latina. En numerosas oportunidades la comunidad dirigida por Fred Reich Bohem y el rabino Guillermo Bronstein, ha sido usada para atacar a los países del ALBA, tal como ocurrió el 9 de febrero de 2009 frente a la embajada venezolana en Lima, para protestar por una falsa imputación al gobierno de Chávez de profanar la sinagoga Tiferet Israel en Caracas  y que fue un montaje realizado por agentes desestabilizadores financiados por el Mossad

Durante su pasada visita a Perú, Lieberman se reunió con la comunidad judía peruana en la sinagoga Sharon de la Unión Israelita de Perú, en el mayor secreto y compartimentación, y donde Danny Danon, miembro del  Partido Likut, del primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu, llegó a expresar: “Queremos hablar y decir a estos amigos que hay que trabajar juntos contra las peligrosas conexiones entre Irán y Venezuela; por eso nos hemos reunido con líderes de Argentina, Brasil, Perú y mañana Colombia”.

 De este encuentro salió la firme disposición de los líderes judíos en Perú de colaborar en las campañas contra las naciones progresistas de América Latina, compromiso que se logró con las comunidades de los otros países visitados.

El  estrenado embajador de Israel Yoav Bar- On, inició contactos de inmediato con la comunidad judía de Perú, a la que reconoció por su activismo a favor de Israel. En uno de estos eventos destacó que en este mes se está realizando un encuentro latinoamericano en Perú, entre el 10 y el 13 de noviembre, en el que están participando varios centenares de ex becados del continente y que, en realidad,  se han convertido en agentes potenciales del Mossad

 ISRAEL VENDE ARMAS A PERU.

Aunque la mayoría de los informes del gobierno peruano destacan que los  componentes de las exportaciones del Israel a Perú se limitan a  maquinarias y equipos eléctricos, productos químicos y productos plásticos para la agricultura y otros, así como a la promoción de inversiones en la infraestructura agrícola de su país y a los campos de la cooperación científica y tecnológica entre ambas naciones, una fuente importante de las exportaciones sionistas al país andino son el armamento y tecnologías militares muy sofisticadas.

Los negocios del abastecimiento militar hebreo a Perú se iniciaron a través de Enrique Tsudit, muy vinculado a los altos estratos militares del país andino, quien se convirtió en distribuidor exclusivo de armas dado que sirvió en las filas del ejército sionista y en Mossad. Las relaciones de Tsudit con el  Ministerio de defensa de Israel (SAHAL)  y su comercializadora conocida como el SIBAT,  le permitieron abastecer a la Policía de Perú con 102 vehículos para transporte de tropas, 300  carros comando para el MININT peruano, equipos de transmisiones, ametralladoras, equipos de campaña y fusiles Galil, mediante las gestiones de Tsudit.

En los nuevos negocios de armas, entrenamiento militar, traspaso de tecnología de inteligencia y contrainteligencia en Perú, cobra hoy un especial rol Global CST, la que  es una firma supuestamente privada, ubicada en Petah Tikva, 49516, Israel, aunque en realidad es una pantalla operativa del Mossad.

 Su misión es asesorar en materia de seguridad, análisis y diseño de sistemas de lucha anti subversiva, implantación y diseño de sistemas de inteligencia, gestión de proyectos de seguridad, formación de unidades de élite y de entrenamiento en técnicas avanzadas de combate y en respuestas antiterroristas, evaluación de amenazas y riesgos, capacitación en técnicas anti disturbios, técnicas de interrogatorio, etc.

Según el SAHAL, Global CST ganó 10 millones de dólares por el trabajo que llevó a cabo en Colombia el que incluyó la capacitación de las FF AA  de Colombia, abastecimiento y entrenamiento en equipos y tecnología de espionaje, creación de infraestructuras operativas, asesoría en operaciones especiales contra insurgentes como la operación de rescate de rehenes conocida como operación Jaque, así como en el asesinato del segundo jefe de las FARC, Raúl Reyes,  en Ecuador.

LA ALIANZA DE PERU CON WASINGTON Y SU PAPEL CONTRA EL ALBA.

 Desde que los presidentes de Estados Unidos, George W. Bush, y de Perú, Alejandro Toledo, se declararon el 24 de marzo de 2002 como aliados en la  lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, precio pagado por el país andino para que EE UU ratificara la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas (ATPA), si inició un maridaje bochornoso entre ambos países que convirtió a Perú en una zona abierta a la presencia militar estadounidense en su territorio.

A partir de ese momento, destacamentos militares de EE UU han actuado a sus anchas en territorio peruano y los barcos de guerra norteamericanos tocan puertos peruanos frecuentemente. También la US Air Force  ha realizado maniobras conjuntas con la Fuerza Aérea del Perú. Lo mismo ha hecho la US Navy  con las fuerzas de la Marina de Guerra Peruana.

Como fruto de esta alianza, los Estados Unidos han pensado construir una base militar en el norte en Perú, luego de la negativa ecuatoriana de mantener la base de Manta, con vistas a mantener su presencia militar en la región y sumarse a las ya negociadas seis bases militares  que han logrado  imponer a Colombia. 

Ante supuestas amenazas de sus países vecinos como Chile y Bolivia, exacerbadas por los propios Estados Unidos, así como el infundado temor de que Venezuela pretende desestabilizar al país,  el gobierno de Alan García autorizó la realización del ejercicio “Nuevos Horizontes 2006”, logrando igualmente en noviembre de ese año que el Congreso aprobara la modificación del Artículo Quinto de  la Ley de requisitos para la autorización  y consentimiento para el ingreso  de tropas extranjeras en el territorio de la República, con lo cual se dio un espaldarazo a  la injerencia de militares yanquis en el territorio peruano.

Hoy es común la presencia de efectivos del Comando Sur de los Estados Unidos (USARSO), Comando de la Flota del Atlántico (LANTFLEET), Reserva de la fuerza Aérea (AFRES) y Fuerzas de Infantería de Marina del Atlántico (MARFORLANT).  

No hace mucho, se dio a conocer que el   Comando  Conjunto de las Fuerzas Armadas está en conversaciones con el Army  de los Estados  Unidos  para construir un aeródromo en la zona de Pichari, en Ayacucho, así como se está analizando la   la instalación de tropas norteamericanas  en las zonas más pobres de Perú. Otro hecho alarmante de la genuflexión  peruana fue la firma por su gobierno de un Memorando de Entendimiento para establecer el Centro Regional de Capacitación para el Cumplimiento de la Ley (ILEA) en mayo de 2008, con se abrió otra bochornosa puerta al injerencismo yanqui.

 Otra noticia publicada el 31 de mayo 2008 destacaba que   la IV Flota de los Estados Unidos operará en Perú bajo la anuencia del mandatario peruano Alan García, quien permitirá que 14 buques norteamericanos  atraquen libremente en el 2009 en los puertos del Callao y Salaverry.

Junto a su sucio papel de permitir la presencia militar de EE UU en América del Sur, creando un serio foco de tensiones. Otros hechos demuestran el  papel reaccionario de Alán García en la región.

  Perú se abstuvo dentro de los debates de la OEA durante la búsqueda de consenso para restituir las garantías constitucionales violadas en Honduras, el pasado  19 de octubre de 2009, plegándose tácitamente a la maniobra yanqui de bendecir las inconstitucionales elecciones de noviembre de 2009 en Honduras.  Mientras tanto, las fuerzas de la resistencia habían sido reprimidas con gases lacrimógenos salidos de los almacenes de la policía peruana y se mantenía la presencia del embajador del gobierno de facto, aunque fuera de los predios de la embajada, realizando encuentros con las más altas autoridades del Perú.

  Perú concedió asilo político a golpistas y contrarrevolucionarios venezolanos como el reaccionario Manuel Rosales y a tres ex ministros bolivianos acusados de genocidio, mientras analiza en la actualidad el ingreso de los escuálidos y desestabilizadores venezolanos  Nixon  Moreno, Didalco Bolívar y Oscar Pérez.

  Mientras se ha armado hasta los dientes, el gobierno peruano inició en octubre de este año una fuerte campaña contra el armamentismo en la región, enviando varias delegaciones a otras naciones del continente, con el amañado propósito de contrarrestar los esfuerzos de Venezuela, Ecuador y Bolivia por incrementar sus capacidades ofensivas ante el aumento de la presencia militar norteamericana y la carrera armamentista iniciada por otros países, potenciales enemigos del ALBA.

  Perú ha acusado a Bolivia en octubre de 2009 de querer desestabilizar a su país, según falsas declaraciones del ex mandatario boliviano Jorge Quiroga, con la bendición del gobierno de Alan García, creando un artificial foco de tensiones entre ambos países. En realidad, Perú se ha convertido en un ente provocador al azuzar tensiones contra las naciones vecinas, dirigiendo sus ataques contra Perú, Chile, Venezuela y Ecuador.

Los enemigos del ALBA nos descansan. Israel y los Estados Unidos han encontrado en Perú un aliado incondicional cuyo bochornoso papel debe ser denunciado sin tapujos.


12 de noviembre de 2009.
 
Percy Francisco Alvarado Godoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...