viernes, 12 de junio de 2015

USAID, NED y WHA buscan cargarse de dinero para subversión contra Cuba.



Lo cierto es que no existen garantías de que este proyecto de ley prospere de manera definitiva y se convierta en ley, pero lo cierto es que se definen claramente las intenciones de la parte norteamericana de actuar tras bambalinas contra Cuba, mientras muchos extienden la mano en un hipócrita gesto amistoso. Queda, pues, a Obama vetarlo para evitar que este gesto malsano e inamistoso ensombrezca las futuras relaciones entre Cuba y EEUU.

http://biendateao.com/wp-content/uploads/2015/06/76859b-620x300.jpg
 
El Comité de Asignaciones de la Cámara aprobó ayer un proyecto de ley que mediante el cual coloca en manos de la National Endowment for Democracy (NED), del Departamento de Estado y de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) el nada despreciable monto de 30 millones de USD en fondos para “promover la democracia en Cuba”, lo cual significa un aumento por parte del Congreso de 10 millones de USD para el año fiscal 2016 –recuérdese que en el año fiscal se aprobaron 20 millones de USD-, lo que significaría más dinero para mantener o implementar nuevas acciones subversivas y planes desestabilizadoras contra el gobierno cubano.

De acuerdo con el proyecto de ley, las subvenciones superiores al millón de USD o cuyos programas se extiendan por un año, serán adjudicadas sólo para organizaciones con experiencia en la promoción de la “democracia” dentro de Cuba, con lo cual saldrían agraciadas aquellas organizaciones como la FNCA y otras cuyo accionar contrarrevolucionario ha sido más permanente.

Está claro que la intención de aumentar la cifra destinada a la subversión contra Cuba representa la otra cara de la política norteamericana hacia la Isla, la cual implica actuar paralelamente a los esfuerzos por reestablecer los nexos diplomáticos con la parte cubana. No hay nada oculto tras los gestos amistosos de los funcionarios norteamericanos quienes han predicado su interés por un acercamiento con Cuba, por supuesto no para cultivar una sana relación sino para legalizar todos sus mecanismos de intromisión y violación de nuestra soberanía.

Esta aprobación del mencionado proyecto de ley –Fiscal year 2016 State and Foreign Operations Appropriations bill-, reparte el dinero a manos llenas, asignando ocho millones de USD a la NED, y el resto será repartido entre   la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental (WHA) y la USAID, con lo que esta última adquiere un rol significativo en el apoyo a la actividad contrarrevolucionaria dentro de Cuba.

 El Comité de Asignaciones de la Cámara alienta tanto a la NED como a la USAID para implementar programas encaminados a fortalecer la llamada “sociedad civil” –entiéndase contrarrevolución interna-, apoyados en la sección 109 (a) de la Ley de Solidaridad (Libertad) de 1996 y la Libertad de Cuba y de la sección 1705 de la Ley para la Democracia Cubana (CDA) de 1992, excluyendo que los fondos sean destinados para la promoción empresarial, la reforma económica, la iniciativa empresarial o cualquier otro tipo de asistencia que no es la consolidación de la “democracia”. En otras palabras, esos dineros solo serán usados para subvertir el orden institucional cubano.

Un desmembramiento de estos fondos desnuda el interés de mantener los programas subversivos de la Oficina de Transmisiones a Cuba (OCB), mediante la asignación de 28,13 millones de USD para mantener la agresión radioeléctrica y de transmisiones de Radio/TV Martí contra nuestra patria, así como 17,5 millones para promocionar las agresiones anticubanas en Internet, fortaleciendo a diversos sitios web y a la blogosfera contrarrevolucionaria y al discurso anticubano en las redes. En este sentido, el citado Comité de Asignaciones trata de impulsar aquellos programas que, supuestamente, “proporcionan acceso sin control y sin censura a Internet para un gran número de usuarios, así como la investigación y desarrollo de tecnologías nuevas y existentes.”

Lo cierto es que no existen garantías de que este proyecto de ley prospere de manera definitiva y se convierta en ley, pero lo cierto es que se definen claramente las intenciones de la parte norteamericana de actuar tras bambalinas contra Cuba, mientras muchos extienden la mano en un hipócrita gesto amistoso. Queda, pues, a Obama vetarlo para evitar que este gesto malsano e inamistoso ensombrezca las futuras relaciones entre Cuba y EEUU.

Percy Francisco Alvarado Godoy

Fuentes:
https://drive.google.com/file/d/0B6Mo1c2bIFLWOGhyWjk4N2k5cVk/view

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...