jueves, 4 de junio de 2015

Editorial: ADA/PARLADEM, Remedos de tangos anticubanos



http://i.ytimg.com/vi/tVaR9ytKdog/maxresdefault.jpg


Podrán llamarme crítico o demasiado exigente, pero soy de la opinión de que cuando uno se compromete con una empresa, debe hacerlo de lleno, sin subterfugios ni segundas intenciones.

A lo largo de todos los años en que la Revolución Cubana ha resistido los embates de la potencia más peligrosa de todos los tiempos y sus acólitos; esta una y otra vez ha demostrado la pureza de sus ideales, su compromiso desinteresado; mientras que los del otro bando, una y otra vez confunden ideales tan preciosos como la libertad, la democracia y los derechos humanos, con el brillo del oro y el aroma del dinero fácil.

Más de una vez, Cuba ha denunciado1 el negocio que es ser “opositor” en la Isla, y también en Miami; pero pocas veces vemos cómo desde otras tierras surgen “profetas de la libertad”, en busca del dinero gringo que brota en las fuentes de la política anticubana.

En la pasada VII Cumbre de las Américas, mal que dio un evento2 en el que, supuestamente, exponentes de lo “mejor y más puro” de los legisladores latinoamericanos se congregaron para atacar a Cuba y Venezuela y a cuanto les huele a progresista en la región.

Más allá de sus diatribas y lloriqueos, que redundan en lo mismo desde hace décadas, lo interesante es ver cómo esta gente lleva años intentando engancharse en el “tren del dinero”, quiero decir, el de la lucha por los “derechos humanos”.

El mejor exponente es la Diputada Nacional por el partido argentino Propuesta Republicana (PRO), Cornelia Schmidt-Liermann -una señora que sabiendo que como política es más bien mediocre, y con pánico justificado de no salir electa en las próximas elecciones-, está haciendo malabares por encontrar alguna fuente de financiamiento extra.

Inicialmente fundó el llamado grupo “Parlamentarios por la Democracia en Cuba” (PARLADEM), que antes se llamó “Grupo Parlamentario Latinoamericano por la Democracia en Cuba”, a raíz de la celebración en Santiago de Chile de la Cumbre de la CELAC3.

Al quitar “Latinoamericanos” del nombre de esta organización, imagino que está en busca de que parlamentarios europeos, africanos asiáticos, y, sobre todo, norteamericanos, se sumen a esta “lucrativa” iniciativa. A pesar del tiempo trascurrido, PARLADEM no ha logrado realizar ninguna acción que amerite su nombre, salvo intentar descubrir de dónde le sale la plata a los profesionales del anticastrismo en Miami.

Prueba de ello es el sitio4 que detalla la vista de la asistente de la Diputada Schmidt, Mariana Paula de Guili, a Miami, y cito: “Durante su estancia en la Florida, Srta. exiliados anticastrista; con la finalidad de obtener información respecto a las violaciones de los derechos políticos, civiles y humanos cometidos por el Castrismo; así como para recabar la colaboración de estos grupos sobre la mejor forma de implementar acciones parlamentarias en sus respectivos países para ayudar a la causa de los demócratas cubanos”.

En otras palabras, ¿cómo se le saca plata al gobierno de Estados Unidos para destinarlo a “luchar por la democracia”?

Este viaje, aparentemente no funcionó pues PARLADEM, si algún financiamiento obtuvo, lo invirtió en comprarle vestidos nuevos a Cornelia, pues esta es una organización que sólo recuerda que existe cuando tiene la oportunidad de hacer ruido, uniendo su nombre a eventos de importancia regional como las Cumbres de las Américas o de la CELAC.

Cornelia, sabiendo que no será parlamentaria por mucho tiempo, y por tanto ya lo de PARLADEM no tiene sentido, se ha sacado otra organización de debajo de la manga, la Asociación para la Democracia en las Américas (ADA), presentándola en Panamá3 como si de algo distinto se tratara; aunque la pronto ex diputada no se haya dignado a aparecer en el evento, enviando a su acólita Giuli en su lugar (para que las cosas funcionen tienes que hacerlo tú misma, Cornelia).

Y ustedes se preguntarán, ¿cómo es que uno llega a la conclusión de que PARLADEM y ADA no son más que intentos de vivir de la subversión contra Cuba? Pues, simple, maestro.

Porque la sabiduría popular nos enseña que “dime con quién andas, y te diré quién eres”; y más allá del detalle de ir a Miami a “empaparse del tema”, en este link3 vemos que el representante de EE.UU. de PARLADEM es, nada más, ni nada menos, que Marc Watchtenheim, denunciado5 como uno de los más destacados intermediarios entre el Gobierno de EE.UU. y sus peones en Cuba (y especialista en quedarse con una tajada de cada una de esas transacciones).

Con representantes (o asesores) como este, además con sólidos y demostrados vínculos con la CIA ¿qué podremos esperar de ADA/PARLADEM?

Y por otra parte ¿cuál será la “parte” de los líderes del PRO en este asunto? ¿Les toca una tajada del dinero que pagan los contribuyentes estadounidenses y que cómo en Miami, se queda en Buenos Aires sin llegar a La Habana; o dejan que Cornelia se enriquezca y ellos se limitan a mirar a un lado, ocupados en sus propios “affaires”?

El Editor del Blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...