lunes, 1 de febrero de 2016

Ahora los estados guerreristas se llaman “Small Group”



"Son siempre los mismos compañeros de merienda. Crean alianzas excluyentes y beligerantes, en realidad antagónicas de la comunidad internacional y altamente nocivas. Se ponen nombres bonitos, se reúnen con frecuencia en los países miembros, toman decisiones tóxicas y luego, esperando que nadie las recuerde, archivan los nombres que resultaron ridículos ante las tragedias provocadas.  Ahora es el Small Group. En 2011, cuando empezaron los bombardeos de la OTAN, los mismos sujetos (OTAN/Golfo, satélites y “rebeldes locales”), se reunieron en varias ocasiones como Grupo de contacto sobre Libia. Luego de la conquista de Trípoli se renombraron Grupo Amigos de Libia. Pero simultáneamente, de 2011 a 2013 once países también se reunían bajo el nombre de Grupo Amigos de Siria, que más tarde devino Grupo de Londres." Una cuadrilla de asaltantes y asesinos.

Ahora los estados guerreristas se llaman “Small Group”

La Farnesina (Ministerio de Relaciones Exteriores italiano) informa a la prensa sobre la próxima reunión en Roma (el 2 de febrero) del llamado Small Group of the Global Coalition to Counter Daesh, es decir: Pequeño Grupo de la Coalición Global para Enfrentar al Estado Islámico.

http://dfat.gov.au/news/news/PublishingImages/global-coalition-against-daesh-news.jpg

La nota para los medios enumera los 24 miembros de Small Group que es supuestamente la crème de la crème, el núcleo duro y puro de la lucha contra el Estado Islámico. Y bien, en orden alfabético, casi de manera irónica encabeza la lista Arabia Saudita. Le siguen (aparte de Iraq como país víctima y otras naciones árabes, sin incluir a Siria, ni Rusia, ni Irán) entidades como Emiratos Árabes Unidos, Francia, Kuwait, Qatar, Reino Unido, Turquía, Estados Unidos. En fin, precisamente aquellos sujetos, digamos OTAN / Golfo (más los satélites) que solos o en grupo han sido determinantes a la hora de desencadenar el atroz fenómeno autoproclamado Estado Islámico o Califato (ISIS, IS o ISIL, por sus siglas en inglés).

Las petromonarquías lo han alimentado desde pequeño con dólares y armas cuando quizás tenía otro nombre (los flujos de dinero desde el Golfo continúan). Turquía apoyó el paseíto facilitando el ir y venir de “combatientes” en Siria. La OTAN le ha servido de fuerza aérea con la guerra en Libia en 2011, regalándole la entrada al país nordafricano y a muchas zonas sahelianas. Estados Unidos y otros países de la OTAN le han servido de maestros de armas, entrenando por un alto precio a grupos armados en Siria, luego devenidos Estado Islámico o igualmente demoníacos.

Alguien dirá: el que rompe paga y el que creó (o contribuyó a crear) el problema debe solucionarlo o al menos a no seguir pecando. En este sentido podría parecer lógica la participación de varios Frankenstein en la Coalición Global para Combatir el Estado Islámico.

El punto es que: a) son reincidentes, tanto que parecen zorros asechando el gallinero; b) no hacen lo que dicen (por ejemplo, ¿Cómo terminó el Grupo de enfrentamiento económico al Estado Islámico, creado en Roma en marzo de 2015 por estos mismos zorros?); c) nunca reconocen sus errores y nunca pagan por ellos; d) se hacen pasar como “comunidad internacional”.

Sin embargo, son siempre los mismos compañeros de merienda. Crean alianzas excluyentes y beligerantes, en realidad antagónicas de la comunidad internacional y altamente nocivas. Se ponen nombres bonitos, se reúnen con frecuencia en los países miembros, toman decisiones tóxicas y luego, esperando que nadie las recuerde, archivan los nombres que resultaron ridículos ante las tragedias provocadas.

Ahora es el Small Group. En 2011, cuando empezaron los bombardeos de la OTAN, los mismos sujetos (OTAN / Golfo, satélites y “rebeldes locales”), se reunieron en varias ocasiones como Grupo de contacto sobre Libia. Luego de la conquista de Trípoli se renombraron Grupo Amigos de Libia. Pero simultáneamente, de 2011 a 2013 once países también se reunían bajo el nombre de Grupo Amigos de Siria, que más tarde devino Grupo de Londres.

Los compañeros de merienda siempre le ponen nombres lindos incluso a sus devastadoras guerras de agresión disfrazadas de cordero. “Operación Policía internacional” (Iraq, 1991), “Operación Fuerza Aliada” (Serbia, 1999); “Enduring Freedom” (Afganistán 2001), “Iraqi Freedom” (Iraq, 2003); “Protector unificado” (Libia, 2011)… Por el contrario, los saudíes le dieron un nombre bello y decidido a su operación de aniquilación de Yemen, junto a otros estados sunnitas que están afiliados a ellos. Las bombas que llueven sobre los yemenitas desde el 26 de marzo de 2015, acompañadas de un bloqueo naval para rendir por hambre, se llaman de hecho Decisive Storm.

Esperemos que esta tormenta sea decisiva para el fin del reinado de los saudíes.

Marinella Correggia 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...