martes, 30 de septiembre de 2014

Cómo crear la contraseña perfecta

Después el ‘celebgate’, el robo y publicación de decenas de fotos personales de famosas, o las continuas filtraciones de contraseñas, como la que tuvo lugar el mes pasado en un foro ruso y que afectó a los usuarios de Gmail, parece que hoy es el mejor momento para cambiar de password.

La del correo, Facebook, iCloud, Google, Amazon… Tenemos que darle una vuelta a todas estas claves para proteger nuestros datos, nuestra intimidad y por supuesto, nuestro dinero. Y para hacerlo, nada mejor que crear la contraseña per-fec-ta. Sí, existe y la puede crear cualquiera que siga estos consejos.




Evita lo típico

Si eres un madridista empedernido, no utilices ‘halamadrid’. Si tu pasión es Catalunya, no pongas ‘Catalunya1714’. Y si lo que más quieres en el mundo es a tu perro, no uses su nombre para acceder a tu correo electrónico. Todas estas palabras son muy fáciles de recordar, pero también son muy fáciles de adivinar, sobre todo por alguien que nos conozca. Muchos de los asaltos de seguridad son realizados por conocidos que o bien quieren cotillear en nuestra vida, o directamente hacernos daño.

Lo mismo ocurre con las palabras tipo ‘fútbol’, ‘naranja’, o la peor clave de todas, ‘contraseña’. Los hacker pueden lanzar un ataque de diccionario (un programa que prueba todas las palabrasde una lengua, hasta que da con la correcta) para asaltar nuestro mail.

Convierte las frases en passwords

Por ejemplo, coge tu libro favorito y mira cuál es la primera frase. Utiliza las primeras letras de cada una de sus palabras y añádeles un número, por ejemplo el número de palabras que tiene dicha oración o el año en el que se publicó el libro. Así conseguirás crear una contraseña fantástica, muy compleja y que encima siempre tendrás a mano: si te cuesta recordarla, solo tienes que coger el libro. Pero vamos, tampoco es tan difícil: solo hay que recordar una frase.

Por ejemplo, la primera frase de ‘El mundo según Garp’, de Jhon Irving: “Jenny Fields, la madre de Garp, fue arrestada en Boston en 1942, por herir a un hombre en un cine”. Se convertiría en: “JFlmdGfaeBe1942phauheuc”. Ni la KGB junto a la CIA podrían descubrirla.

Mezcla letras y números

Lo solemos hacer, sobre todo porque las grandes compañías de Internet ahora nos obligan a ello, pero todos tendemos a poner los número o al principio, o al final. ¿Por qué no mezclarlos? Por ejemplo, podemos sustituir la letra i por el número 1. Así, si nuestra contraseña es ‘Pirelli’ la cosa quedaría en ‘P1rell1’ mucho más compleja. Lo mismo pasa con la o, podemos cambiarla or ceros y así aumentaremos exponencialmente la seguridad de nuestras cuentas. [Relacionado: Ocho consejos para mejorar nuestra red Wifi]

Utiliza 12 caracteres o más

Ok. Una contraseña corta se recuerda mejor. Pero es mucho más vulnerable. Según los expertos en seguridad, la longitud deseable es de 12 caracteres. Así que estira tu imaginación y crea una así. Los trucos que vimos en la sección ‘convierte frases en passwords’ nos vienen que ni pintados.

No recicles

El grandísimo pecado que no podemos cometer: utilizar la misma clave en dos sitios web diferentes. Si la utilizamos en Amazon y Facebook, no va a haber problema. Pero si la utilizamos en un pequeño foro en el que hablamos sobre nuestra pasión sobre las hortensias y en Gmail, es probable que si un hacker ataque nuestro humilde foro, que tendrá una seguridad peor, se haga con la contraseña de nuestro correo electrónico, con el peligro que eso conlleva.

Personaliza

Eso sí, podemos tener una clave maestra y añadirle algún sufijo dependiendo en la web en la que estemos. Por ejemplo, si nuestra contraseña ‘maestra’ es PericoDelgado88, podemos añadirle al final FBK para facebook; GMAIL para el correo de Google; o AMZ, para Amazon.

Deslogueate

Cada vez que dejes de usar una web, pulsa en ‘log off’. Así la próxima vez que quieras entrar te pedirán la contraseña y evitaremos sustos como que la siguiente persona que use nuestro ordenador se haga con toda nuestra información personal.

Activa la verificación en dos pasos

Esta opción, cada vez más disponible en Internet, hace que además de meter nuestra contraseña para acceder a un sitio tengamos que escribir un código que la web nos ha enviado a nuestro teléfono móvil. Como este aparato está siempre a nuestro lado, activar este sistema es una opción de lo más razonable.

Guarda una copia de seguridad

Si el desastre ocurre, mejor tener una copia de todos nuestros datos, para que el daño no sea tan grande. Porque hay una cosa peor que adivinen nuestra contraseña: que la cambien y que de esta forma no tengamos acceso a toda la info que teníamos almacenada. Así que backup al canto: por lo menos uno a la semana. 


Tomado de  https://es.finance.yahoo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...