martes, 30 de septiembre de 2014

Conspiración golpista contra Correa: verdades sobre el complot.



http://www.gentedehoy.com/site/wp-content/uploads/2013/09/Ecuador-recuerda-tres-a%C3%B1os-de-la-intentona-golpista-contra-Rafael-Correa.jpg

Examiné a su debido momento los acontecimientos que caracterizaron la intentona golpista contra el gobierno de Rafael Correa, hace ya 4 años en el artículo que desempolvo para mis  lectores.

El panorama y los riesgos siguen siendo los mismos.

Espero que su lectura y examen sirvan para alertar a los hermanos ecuatorianos sobre los latentes peligros que enfrenta la Revolución Ciudadana en Ecuador.

Los hechos en Ecuador fueron realmente una intentona golpista de visos militar, político y mediático, por parte de la derecha ecuatoriana y el imperialismo.

Autor: Percy Francisco Alvarado

Fecha de publicación: 01/10/10

Tras el demorado operativo de rescate efectuado por miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía, que condujo a la liberación del presidente de Ecuador, secuestrado en el Hospital Militar, culminaron cerca de 14 horas de tensión y de espera para el mundo entero que, temeroso por la suerte de Rafael Correa, se sumó a la condena casi unánime contra el intento de golpe de estado fraguado contra su gobierno.

Ya liberado y ante la presencia de millares de miembros del bravío pueblo ecuatoriano, fue recibido por una multitud ante la sede de Gobierno, donde se repudiaba a los conspiradores y a los solapados autores intelectuales de la revuelta policial. Conciliador, por un lado, expresó que entre los sublevados "no todos eran policías" y apuntó la responsabilidad del plan golpista hacia el al presidente Lucio Gutiérrez y su Partido Sociedad Patriótica. Luego, emocionado, agradeció a todos aquellos que desafiaron el ultraje y la fuerza bruta de los amotinados, encabezados por ministros, asambleístas, militantes de Alianza País, así como por hombres y mujeres sencillos del pueblo. Para ellos el elogio a su valentía y a su fe en la Revolución Ciudadana, cuando dijo: “A todo el pueblo, muchas gracias. Que esto les sirva de ejemplo a los que quieren, no a través de las urnas, sino a través de la conspiración, detener a la Revolución Ciudadana. Un agradecimiento también a los miles de compañeros que fueron a verme, a rescatarme a la policía, al hospital y cobardemente los recibieron con gas pimienta, gases lacrimógenos, con piedras. ¿Cómo coño van a ser policías los que se comportaron de esa manera?” 

Correa retrató el siniestro plan de la oposición y, sobre todo, alertó al pueblo sobre los peligros y la respuesta necesaria a los mismos, al expresar: “La Fuerza Pública obligada a mantener el orden, secuestra a su Comandante en Jefe y ataca a sus ciudadanos. Hoy es un día triste. Atentos. Hoy apoyar más que nunca a esas decenas de miles de buenos elementos de la Policía Nacional. Fueron unos cuantos que serán sancionados. No habrá perdón ni olvido aquí y por supuesto la ley no será revocada. Por el diálogo todo, por la fuerza nada.”

Por último, sin mostrar cansancio a pesar de ser sometido a múltiples amenazas y presiones, a la par que sometido a una dudosa operación, se le encaramó la esperanza en la mirada y en la voz, frente a su pueblo valiente y presto. “A ustedes, mirar al futuro. Nos ha tocado una prueba dura. El Hospital está destrozado, muchos enfermos han sufrido por culpa de irresponsables. Ahora a mirar adelante y con muchas más ganas, con mucho más valor hacer, que a nuestras Revolución Ciudadana no la para nadie ni nada.

El verdadero trasfondo de los acontecimientos.

No detallaré cada parte de los acontecimientos, los que son harto conocidos por el mundo. Sin embargo, hay sucesos que merecen analizarse y que comprueban que no se limitaron a una sublevación de escasos policías y militares en repudio a lo que veían como una ley que afectaba sus derechos. Fue realmente un ensayo de golpe de estado que sirvió a las fuerzas de la oposición para evaluar la capacidad de respuesta del pueblo y de las instituciones gubernamentales, incluidas las fuerzas policiacas y militares del país, así como la posición de otras naciones ante el ataque premeditado y violatorio de la institucionalidad. Esto por supuesto, merece ser analizado en cada una de sus particularidades.

Las naciones que han padecido los golpes de estado ven con sorpresa ciertos indicios putchistas que tuvieron lugar durante el día 30 de septiembre: la toma de instalaciones militares y el acuartelamiento sospechoso de las fuerzas armadas, el desconocimiento de las autoridades gubernamentales; el cierre de los principales aeropuertos del país y principales carreteras y vías de acceso a la capital; el establecimiento de un entarimado mediático para distorsionar los hechos, la supresión de los órganos de difusión vinculados al gobierno, como TV Ecuador; el ataque y toma de la sede de la Asamblea Nacional; la incitación al caos y a la indisciplina social, avalado por el abandono deliberado de los órganos policiales y militares de sus misiones de proteger a la ciudadanía y a la propiedad, incluida la guardia de seguridad legislativa, así como la creación de un ambiente de nociva confusión en casi todo el país.

Varios artilugios fueron preparados en este caso. Un hecho precedente y sospechoso, sin embargo, ocurrido días antes y que podría estar vinculado a las acciones del día 30, cuyo propósito podría haber sido inhabilitar a Correa en su capacidad de acción y movilidad durante la intentona golpista, fue que éste fue sometido a una inadecuada androscopía, cuando lo recomendable era realizarle una osteostomía, procedimiento menos invasivo y de mejores resultados de acuerdo a su padecer de la rodilla. Sospechosamente, muchos años antes, se utilizaron procedimientos quirúrgicos inadecuados en ex mandatarios como Juan Velazco Alvarado, en Perú, y Saddam Hussein, en Irak, para inhabilitarlos físicamente en medio de crisis políticas en sus países respectivos. No se descarta, pues, que esta haya sido una maniobra premeditada para incapacitar a Correa y hacerlo vulnerable en medio de la planeada crisis golpista.

Otra de las maniobras previas al golpe se realizó el 22 de septiembre de 2010, cuando grupos opositores trataron de recoger firmas para revocar al presidente Correa, según estipula la Constitución del 2008, para que el Consejo Nacional Electoral llame a la consulta popular. Los resultados de la firma privada Cedatos-Gallup indicaron, mediante sondeos, que la maniobra no prosperaría. Otras encuestadoras también favorecían a Correa. Es por ello que el camino de las urnas estaba cerrado para los planes de la derecha de derrocar a Correa por vía legal. Solo quedaba la opción golpista.

Asimismo, como antecedente a la intentona golpista, otra igualmente denigrante se llevó a cabo el 16 de septiembre de 2010, cuando varios legisladores de la oposición ecuatoriana acudieron a la Organización de Estados Americanos (OEA) para difamar el contenido de un proyecto de ley de comunicación en Ecuador, considerado por ellos como dañino a la libertad de expresión por parte del gobierno de Correa. La difamatoria comisión incluía a Fausto Cobo y Andrés Aguirre, ambos del Partido Sociedad Patriótica; César Montufar de la Concentración Nacional; Leonardo Viteri, del Partido Social Cristiano; Magali Orellana de Pachakutik; Andrés Páez, legislador de Izquierda Democrática; así como al independiente Fernández González.


Mientras los revoltosos atentaban contra el orden institucional, no se hizo esperar la primera reacción política de la oposición y de los autores de la asonada golpista: el cabecilla del Partido Sociedad Patriótica, el ex mandatario Lucio Gutiérrez, convocó a la disolución de la Asamblea Nacional y a realizar, de inmediato, nuevas elecciones presidenciales, dando por adelantado la caída del gobierno de Correa. Fueron momentos, incluso, en que se manejó la eliminación física de Correa cuando el mismo era custodiado por policías insubordinados en el Hospital de la Policía de Quito. Varios de los amotinados trataron de acceder agresivamente al local donde yacía el presidente para presumiblemente asesinarlo. El plan golpista alcanzó su clímax en esos momentos.

Poco a poco se fue desentrañando la verdad de lo que sucedía. Rafael Quintero, dirigente del Partido Socialista- Frente Amplio, calificó a la insubordinación policial de la siguiente forma: “esto no es un movimiento casual ni espontáneo de la Policía Nacional, es el resultado de toda una planificando por parte de la derecha oligárquica que viene planificando y conspirando desde el año 2007 para derrocar a este Gobierno que eles ha quitado las prebendas, latrocinios y negociados que estaban acostumbrados en la época de la partidocracia en contra de los intereses del pueblo ecuatoriano”.

Lo mismo hizo, el coordinador general del Movimiento PAIS, Orlando Pérez, quien llamó al pueblo a defender a la democracia y validó la constitucionalidad del gobierno ecuatoriano, al expresar: “No vamos a tenerles ningún tipo de medio, nosotros tenemos la Constitución en la mano y en el corazón para defender este proceso”.

Tal vez varios elementos influyeron en que los amotinados no atentaran contra la vida de Correa, pero los más importantes fueron la capacidad movilizadora del pueblo para defender a la democracia y la reacción internacional a favor de Correa, mientras las instituciones armadas y policiales observaban con sospechosa indiferencia el desarrollo de los acontecimientos. Gracias a ello, varias fuerzas políticas del país, incluidas algunas opositoras, se vieron obligadas a distanciarse de los golpistas.

La posición de una parte considerable del movimiento indígena del país repudiando la intentona golpista, encabezado por la Confederación de las Nacionalidades y Pueblos del Ecuador (CONAIE) y sus filiales ECUARUNARI, CONFENIAE y  CONAICE, quienes se deslindaron de los complotados al declarar, en voz de  Asencio Farinango, dirigente de Comunicación de ECUARUNARI, lo siguiente:  “Porque somos opositores al gobierno nos quieren relacionar con estos hechos, pero como movimiento indígena hoy más que nunca respaldamos el poder democrático y llamamos a fortalecerlo”.

Por su parte, otro de los sectores que se deslindó de los golpistas fue la Cámara de Industrias y de la Producción de Pichincha que, en voz de su presidente, declaró: “Uno de los principios fundamentales que rige la vida democrática es la estabilidad (…) La estabilidad es un requisito indispensable para la inversión extranjera, la producción y el empleo (…) No se puede aceptar el desorden e irrespeto a autoridades”.

La Iglesia Católica, por su parte, sin condenar abiertamente los desmanes y la actitud inconstitucional de los golpistas, pidió al gobierno de Correa la realización de un proceso de diálogo. Inusitadamente, expresó en un comunicado firmado por sus obispos: "Pedimos al gobierno y al Parlamento no imponer sus decisiones en forma unilateral, sino abrir un auténtico proceso de diálogo que conduzca a una convivencia constructiva y participativa". Para ellos, absurdamente, los hechos sucedidos son responsabilidad del gobierno por no atender, supuestamente, los reclamos de varios sectores del país. Su actitud contrastó con la del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, enconado opositor a Correa, quien expresó: “Sigamos altivos, rebeldes y opositores, pero jamás golpistas y contemplativos con la delincuencia”.

Al analizar todas estas declaraciones controvertidas de la oposición, quien no está acostumbrado a la buena fe de la oligarquía, piensa que este intento golpista, o bien no incluyó a todos los opositores, o varios de ellos se dedicaron a la espera dudosa para alinearse a los golpistas y, en último caso, este conato fue un medidor de la situación. Muchos, es cierto, permanecieron agazapados en espera de una orden y un apoyo que nunca llegó. Esta vez no era fácil repetir la aventura hondureña.

La campaña mediática como arma golpista.

Los autores intelectuales de la sonada golpista contra Correa siempre contaron con una sucia campaña mediática orquestada por la Voz de las Américas y la Sociedad Interamericana de Prensa, a los que responden los principales medios privados de comunicación, así como la complicidad de muchas cadenas informativas, para crear las condiciones previas al intento de golpe de estado o para desinformar a la opinión pública sobre la marcha de los sucesos.

En el Ecuador opera la VOA con casi una decena de medios y programas que transmiten su emisión insidiosa contra el gobierno de Rafael Correa, entre los que se destacan La Voz de los Caras. Radio Quito, Bolívar FM. Organización Radio Centro, El Telégrafo y la Prensa, la Voz del Tomebamba, Luz y Vida, Ecos del Oriente. HCJB World Radio, C.R.E. y Melodía, y las Ondas Azuayas de Cuenca.

La VOA y sus emisoras afiliadas en Ecuador trabajan sistemáticamente con vistas de confundir ideológicamente a las masas populares e indígenas, apoyada por el trabajo de zapa que realizan varias ONGs. Como resultado de esta táctica han logrado crear conflictos diversos entre el gobierno y el movimiento indígena mediante el empleo de la mentira, la confusión y la detracción de los objetivos reformadores del gobierno de Rafael Correa.

Es por ello que no resultó extraño que se emplearan en la actividad golpista mediática acciones como:

- El uso la red social Twitter para apoyar el plan golpista o minimizarlo por algunos periodistas de derecha de Venezuela y de otras naciones, tal como lo hizo la directora de la organización no gubernamental Control Ciudadano, Rocío San Miguel.

- Inculpar a Correa y a su gobierno por los sucesos que sacudieron a Ecuador, tal como lo hizo la opositora Globovisión.

- La reaccionaria Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), controladora de los medios de comunicación y agente de la subversión contrarrevolucionaria y anti ALBA, se opusiera a enlazar los medios de radio y televisión a la señal estatal de Ecuador, previsto en el estado de excepción decretado por el Estado. Tácitamente, apoyó el intento golpista contra Correa.

- La transnacional CNN fue empleada para que uno de los autores intelectuales del plan golpista, el ex presidente Lucio Gutiérrez, hiciera campaña contra el gobierno ecuatoriano.

- Otro diario de derecha, La Nación, obvió la represión contra el pueblo y los abusos de los amotinados, dando sobre cobertura a un supuesto atentado contra Fausto Lupera, partidario de Lucio Gutiérrez.

- Otro medio escrito, en este caso el diario uruguayo el País, mintió deliberadamente en un editorial sobre los sucesos en Ecuador, con independencia de apoyar a la democracia en Ecuador, al decir que: “El detonante para la actual situación ha sido la decisión del gobierno de modificar un sistema de beneficios y promociones, que impactarían en el salario de la policía local. Todo en medio de un clima enrarecido, donde el presidente Correa amenazaba con disolver el Parlamento, para destrabar una serie de reformas, que legisladores de su propio partido se negaba a acompañar. Nada extraño en un país donde el propio hermano del presidente se ha convertido en uno de los principales dirigentes opositores a su gestión.”

El mundo a favor de la democracia.

Esta vez el clamor mundial no podía permitir que se repitiera el ultraje cometido descaradamente contra la democracia en Honduras. Esta vez Latinoamérica se creció y declaró al unísono su apoyo a la constitucionalidad. No hubo un solo país que apoyara a los golpistas y la denuncia directa se hizo clamor unánime a pesar de la disparidad ideológica. Unos, es cierto, exigieron el fin de la asonada. Allí brillaron Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Argentina, El Salvador, Colombia, Chile, México, Brasil, Perú, Uruguay, Paraguay, por sus reclamos de diferente acento, pero con las mismas exigencias.

Hasta países distantes como España, Rusia, Japón, Francia, entre otros, manifestaron su repudio a la intentona golpista.

Organizaciones internacionales como la ONU, el ALBA, la OEA, UNASUR, el GRULA, el Grupo de Río, la Unión Europea, el Parlatino, el Parlamento Andino, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), también se sumaron a la condena universal por los sucesos contra el presidente Correa y exigieron la restitución del orden democrático.

Fue otra vez, sin embargo, Fidel Castro quien puso el dedo en la llaga al denunciar en su reflexión “Noticias inverosímiles”, la actitud contemplativa de EE UU, colocándolo contra la espada y la pared, cuando expresó:

“El Presidente Rafael Correa se muestra firme e indoblegable. El pueblo está mucho más organizado. El Golpe a mi juicio está ya perdido.” (…) “Hasta Obama y la Clinton no tendrán más alternativa que condenarlo.”

No fue en balde esta percepción sobre la sospechosa actitud contemplativa de la Casa Blanca. Primero, los EE UU se limitaron solo a declarar que “seguían de cerca” los acontecimientos, en una declaración del vocero de la Secretaría de Estado, Philip Crowley. Luego, ante la demoledora votación dentro de la OEA condenado la violación de la institucionalidad democrática en Ecuador, la represente norteamericana, Carmen Lomellin, se vio obligada a tomar partido por el respeto a la democracia en Ecuador. Posteriormente, la Secretaria de Estado, no tuvo otra opción que condenar al golpismo contra Correa y validar su mandato constitucional. Esta vez, sin poderlo evitar, el poderoso Norte se vio obligado, a pesar de ser el principal manipulador tras bambalinas de la oposición contrarrevolucionaria en Ecuador, a aceptar a la Revolución Ciudadana.

La actividad de la embajada norteamericana.

La Embajada de EE UU en Ecuador, con una exagerada representación diplomática compuesta por 185 funcionarios y ubicada en la Avenida Avigiras E12-170 y Eloy Alfaro, en la zona norte de Quito, en un enorme complejo constructivo donde están representadas casi todas las agencias norteamericanas, entre ellas la CIA y el FBI, es dirigida por la señora  Heather Hodges, como embajadora, y quien fuera en 1991 nada menos que  Subdirectora de la Oficina de Asuntos Cubanos, así como  por Andrew G. Chritton, como ministro consejero. 

Parte esencial de la actividad de espionaje en Ecuador la desarrollan la Sección Política (POL), el  Grupo Militar de los Estados Unidos  (USMILGRP), la Sección Antinarcóticos (NAS), el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE); la USAID, los Cuerpos de Paz, entre otras.

Según un informe del mes de febrero de 2010, titulado “APOYO DEL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS AL DESARROLLO Y A LA SEGURIDAD DEL ECUADOR EN 2009”, aparecido en el sitio web de la embajada de Estados Unidos, éste ha desembolsado ese año un total de $59.767.437 de USD.

La USAID recibió 8,8 millones de dólares para su labor desestabilizadora dentro de Ecuador, bajo la cobertura de un programa denominado “Paz, Seguridad e Inversión en el Pueblo”: Otros cerca de 9,4 millones lo destinó la USAID al programa “Democracia y Gobernabilidad”, supuestamente para favorecer a los “procesos democráticos” dentro de Ecuador, entiéndase financiamiento a la oposición al gobierno de Correa. Otros programas usados bajo la falsa cobertura de “Crecimiento Económico” y “Medio Ambiente”, que han recibido 4,59 y $5,54 millones de USD, respectivamente, han tenido la misma finalidad desestabilizadora.

En cuanto a la Asistencia Militar, los Estados Unidos desembolsaron en el 2009 casi 13 millones de dólares en financiamiento de programas de las FF AA de Ecuador, incluyendo abastecimiento militar, asesoría, capacitación, además de otros 35 millones para la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) y organizaciones “no gubernamentales”. Por otra parte, la Sección Antinarcóticos desembolsó ese año cerca de 8 millones a los cuerpos especializados de la Policía.


Según estudios realizados hace algunos años por las organizaciones norteamericanas Latin América Working Group (LAWG) y el Center for International Policy (CIP), el gobierno norteamericano ayuda a las FFAA y los cuerpos policiacos ecuatorianos con grandes cantidades de recursos militares y financieros, desde los años noventa. Aunque en apariencia estos recursos están destinados al enfrentamiento al narcotráfico y la presencia guerrillera colombiana en Ecuador, muchos de estos recursos se dirigieron a financiar la persecución y espionaje contra las fuerzas progresistas de Ecuador.

Los cuerpos policiales ecuatorianos han sido favorecidos por la sistemática ayuda financiera y logística norteamericana, entre ellos el Grupo Operaciones Especiales (GOE) de la Policía Nacional Ecuatoriana, el Grupo Intervención y Rescate (GIR) de la Policía Nacional Ecuatoriana, la Unidad Lucha Contra el Crimen organizado (ULCO) de la Policía Nacional Ecuatoriana, el  Grupo Especial Móvil Anti-Narcóticos (GEMA) de la Policía Nacional Ecuatoriana y la Unidad Antisecuestros (UNASE) de la Policía Nacional Ecuatoriana. Muchos miembros de estos organismos policiales han establecido fuertes lazos de colaboración, incluidos de pertenencia, con agencias norteamericanas como la CIA, el FBI, la DIA y la DEA durante estos últimos años y se han convertido en fuentes del espionaje estadounidense en Ecuador.

Según un documento aparecido el 5 de noviembre de 2008, elaborado por la Comisión de investigación de los servicios de inteligencia militares y policiales, creada el 15 de mayo de 2008 por el presidente Correa, mediante el Decreto 1080, y titulado “Informe de Penetración de la CIA en las Fuerzas Armadas y Policía Nacional”, existen abundantes pruebas de la actividad de espionaje norteamericana dentro de las FF AA y la Policía Nacional del Ecuador.”

A grandes rasgos, el Informe corrobora:

-  Excesiva autonomía de los cuerpos policiales y su dependencia a intereses indicados por agencias acreditadas en la embajada de EE UU en Ecuador.

- El contubernio entre las FF AA y la US Army para el mantenimiento de la geopolítica norteamericana en la región.

- Empleo de los cuerpos policiales para labores de espionaje de las fuerzas progresistas en Ecuador, como el espionaje electrónico, telefónico y seguimientos, siguiendo instrucciones de agencias norteamericanas acreditadas en la embajada de EE UU en Quito.

- La inteligencia policial dirigida por la Dirección General de Inteligencia y el resto de dependencias especializadas como la Unidad de Investigaciones Especiales (UIES), la Unidad de Antisecuestros y Extorsión (UÑASE), el Comando Operativo Anti Coyotes (COAC) y la Dirección Nacional Antinarcóticos (DNA), son financiadas en gran medida, desde hace años, por el gobierno norteamericano.

- “Existen mecanismos formales e informales de colaboración de los organismos de inteligencia ecuatorianos con las instituciones que dependen de la Embajada de Estados unidos, principalmente con Agregaduría de Defensa (DAO), Agencia Antidrogas (DEA), Grupo Consultivo de Ayuda Militar (MMG), y Agencia Nacional de Seguridad (NSA, National Security Agency), además de la estación local de la CIA.”  (Textual)

- Se han demostrado casos de reclutamiento y control de personal de las principales agencias de inteligencia por parte del FBI y la CIA.

- Los mecanismos formales creados entre la embajada norteamericana y las FF AA y la Policía Nacional, se materializan en abastecimiento logístico, entrenamiento y capacitación, donación de partidas financieras, entre otras.

-  “Esta dependencia vuelve al país vulnerable y menoscaba su capacidad de formular y aplicar políticas soberanas en el control del narcotráfico o de la frontera norte y puede condicionar la continuación de la cooperación a la entrega de información a los organismos de Inteligencia de EE.UU. o a la implementación de sus prioridades en materia de seguimiento y defensa.” (Textual)

- “En el área de inteligencia y desde el año 2001 hasta el 2008, se han capacitado en cursos y seminarios locales en diferentes especialidades, un total de 2.898 elementos de la Policía Nacional. En el área antinarcóticos, entre oficiales y personal subalterno, se han capacitado en el exterior un total de 97 elementos.”  (Textual)

- “Existen indicios sugerentes de que el ataque de las Fuerzas regulares de Colombia a Fuerzas irregulares colombianas en territorio ecuatoriano se hizo en base a una operación combinada entre Colombia y EE.UU., con la participación de una red de inteligencia extranjera operando en el Ecuador, que conocía con antelación del bombardeo y de los pasos subsecuentes que el Gobierno de Bogotá iba a tomar.” (Textual)

- “Las reuniones mantenidas con personal de la CÍA en Ecuador demuestran las relaciones que se han construido con personal de la Policía y las Fuerzas Armadas desde hace muchos años y reafirma la existencia de redes como las que manejaba Leila Hadad Pérez, alias SWAT, así como vínculos con oficiales de organismos especiales y de inteligencia de las dos instituciones.” (Textual)

A manera de conclusiones.

La intentona golpista en Ecuador es la antesala, sin lugar a dudas, del incremento de la labor desestabilizadora de la derecha ecuatoriana. Quisieron probar si existían condiciones para derrocar a Correa, pero no emplearon todos los recursos disponibles y muchos de los responsables de esta intentona se ocultaron en la sombra o se lanzaron, hipócritamente, y, cuando todo el mundo repudió la asonada, a hacer declaraciones a favor de la democracia.

Muchos peligros amenazan a la Revolución Ciudadana impulsada por Correa, entre ellos nuevos intentos por derrocarlo por la vía violenta, ante la imposibilidad de hacerlo en las urnas.

Hoy más que nunca es importante sacar experiencias de estos nefastos acontecimientos. Una de ellas es la necesidad de buscar la unidad de las fuerzas progresistas, perfeccionar los métodos de trabajo con las masas, enfrentar con oportunidad y convicción la desinformación entre las bases populares y los movimientos sindical e indígena, esclarecer más que imponer, y esa será, sin lugar a dudas, la clave del triunfo. Es la hora de rectificar errores y de fortalecer nuestra fe en el pueblo, de depurar a oportunistas y a quienes perjudican el trabajo del gobierno desde adentro.

El verdadero enemigo desembolsa grandes cantidades de dinero de forma descarada y controla desde su complejo de oficinas diplomáticas, las actividades de muchos elementos dentro de la FF AA y la Policía Nacional. Se debe confiar, es cierto, en el soldado honesto y patriota. A la par, se debe ser cuidadoso con aquel que se vende y es capaz de traicionar a la Constitución cuando su protector de la CIA se lo aconseja.

Estos hechos dejaron, sin embargo, a mi modo de ver, la apreciación de que el presidente Correa y su pueblo se crecieron con decoro y dignidad por encima de quienes trataron de tronchar el futuro del Ecuador. Fueron admirados por el mundo y el mundo no les dio la espalda.

La valentía de Correa como líder y hombre probo, quedó demostrada al cerrarse este capítulo bochornoso en la historia del Ecuador. Digno y glorioso dijo a Radio Pública, para que lo escuchara su amado pueblo: “Yo no voy dar marcha atrás, si quieren vengan a buscarme acá, denme un tiro y que siga adelante la República, me matarán a mí, como decía Neruda, podrán cortar las flores pero no impedir la llegada de la primavera”.


Percy Francisco Alvarado Godoy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...