lunes, 3 de noviembre de 2014

AP ve posible acercamiento USA hacia Cuba.


Analistas advierten de una próxima aproximación a Cuba desde EEUU (incluso si ganan los republicanos el Senado)
Barack Obama y Raúl Castro protagonizaron la estampa más saltante del funeral de Nelson Mandela al darse la mano. (AP)

América Latina seguirá siendo una región de baja prioridad para Estados Unidos luego de las elecciones de mitad de término, pero no se puede descartar un nuevo acercamiento a Cuba incluso si los republicanos toman el control de las dos cámaras del Congreso, según analistas.

El 'Grand Old Party', como se le conoce tradicionalmente en inglés, tiene buenas posibilidades de capturar los seis escaños en el Senado en los comicios del 4 de noviembre, lo que les concedería control absoluto del Congreso pues su mayoría en la cámara baja se da por descontada. Esto congelaría cualquier iniciativa legislativa que el presidente Barack Obama impulse en los dos últimos años de su Administración.

Expertos consultados por The Associated Press coincidieron que, en cualquier caso, la región tendrá una prioridad baja para Washington ante la magnitud de las crisis internacionales derivadas del ébola, la aparición del grupo Estado Islámico y la inestabilidad en Ucrania.

Las novedades más importantes de los próximos dos años, dicen, podrían provenir de la Casa Blanca en relación a la política con Cuba.

¿Viajes a la isla?

Tomás Bilbao, director ejecutivo del apartidista Grupo de Estudio de Cuba —el cual busca facilitar un cambio democrático de forma pacífica— afirmó que están dadas las condiciones para que la Casa Blanca anuncie una mayor apertura para viajar a Cuba, incrementar la transferencia de tecnología de telecomunicaciones o interactuar con los empresarios independientes en la isla comunista.

Bilbao indicó que el anuncio debería ocurrir antes de la Cumbre de las Américas, prevista en abril próximo y cuyo anfitrión Panamá ha adelantado su intención de invitar a Cuba pese a que la isla comunista no forma parte de la OEA.

"Si Cuba va a participar, lo mejor es poner en evidencia que Estados Unidos ha dado pasos unilaterales para incrementar el flujo de personas y eso pone a Cuba en evidencia de que les toca a ellos tomar medidas para mejorar la relación", agregó. "También es importante para el legado del presidente Obama".

La Casa Blanca no respondió de inmediato a un pedido de comentarios de la Associated Press.

En 2009, Obama eliminó el límite entonces vigente para que los cubano-estadounidenses pudieran visitar parientes en Cuba cada tres años. Y en 2011, autorizó a los estadounidenses a viajar legalmente a la isla siempre que sean programas que busquen establecer contacto con ciudadanos cubanos.

El embargo

Estados Unidos mantiene un embargo comercial contra Cuba desde 1962 y los dos países no tienen relaciones diplomáticas.

La realidad no es muy diferente en el aspecto comercial.

Ernesto Talvi, director académico del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES), señaló que Estados Unidos se dedicará a culminar las negociaciones de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP por sus siglas en inglés) y del Acuerdo Trans-Pacífico (TPP por sus siglas en inglés).

Debido a que la participación de América Latina en el TPP se limita a Chile, Perú y México, Talvi sugiere que los 11 países que mantienen tratados comerciales con Estados Unidos se dediquen a armonizar esos acuerdos tal como ya lo están haciendo las cuatro naciones que integran la Alianza del Pacífico.

"Eso induciría a que Brasil, Argentina y Uruguay se sumen. Pero esa iniciativa tiene que surgir de América Latina", expresó.

El papel de los republicanos

Kevin Casas-Zamora, secretario para asuntos políticos de la Organización de Estados Americanos, cree que un congreso republicano complicaría aún más las posibilidades de lograr una reforma a las leyes de inmigración, al que calificó como el "único tema con perspectiva clave" para la relación entre Estados Unidos y América Latina.

"Será más difícil porque hasta ahora, los grupos más opuestos están en el partido republicano", indicó.

La minoría republicana en la cámara baja rehusó debatir un proyecto de ley aprobado por el Senado en 2013, que concedía la opción de la naturalización a una parte de los 11 millones de inmigrantes que ingresaron a Estados Unidos sin autorización.

Carl Meacham, director del programa sobre las Américas en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS por sus siglas en inglés) coincidió en que el tema principal para la región será la reforma migratoria y agregó que si los republicanos obtienen el Senado tendrán la "oportunidad de pasar de la retórica a la acción".

"Pero los próximos dos años son conocidos como 'temporada boba'. Será muy difícil lograr cosas y es importante ajustar las ambiciones a la realidad", advirtió.


AP

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...